--------

Viernes 30 de agosto de 2013

+ Maestros con gobernadores cómplices

+ AMLO: CNTE, ¿marcha sobre Roma?

 

El conflicto magisterial está llegando a la hora decisiva:

1.- Fracasó el uso del estrangulamiento sólo al DF para obligar al Congreso a abrogar la reforma educativa y entregarle la rectoría de la educación pública a la minoría de la CNTE.

2.- Se abrió el tema de la revaloración de la relación laboral entre algunas secciones del sindicato de maestros con la educación pública como empleadora por la decisión de colocar la militancia por encima de las clases.

3.- Con todo, la crisis magisterial mostró la necesidad de entender que las reglas de la convivencia política son vitales para la estabilidad y que las reformas sistémicas deben profundizarse pero siguiendo un procedimiento institucional.

Como corte de caja, el conflicto magisterial tiene escenarios muy claros:

1.- El gobierno federal como titular de la conducción educativa y laboral estableció nuevas reglas para los maestros. Hasta ahora, sólo una parte del magisterio está en desacuerdo, en tanto que la mayoría de las secciones del SNTE han aceptado la evaluación.

2.- La relación laboral gobierno-maestros está regulada por procedimientos; para empezar, es ilegal el paro de labores porque implica abandono de trabajo. Los cambios en las reglas educativas tienen su mecanismo y sus espacios institucionales y una minoría no puede arrodillar al Estado.

3.- Una clave del conflicto está en los gobernadores de los estados donde operan las secciones de la CNTE. Destacan cuatro: Oaxaca (del PRD-AMLO), Chiapas (del Verde-PRI), Guerrero (del PRD) y Michoacán (del PRI). Si el conflicto magisterial es contra una decisión federal, el abandono de trabajo es estatal: por tanto, los gobernadores tienen la obligación de darle prioridad al contrato de prestación de servicio de los maestros y no a la militancia.

4.- La única manera de poner orden en el conflicto es la legal: los gobernadores deben levantar actas de abandono, si los maestros no regresan a cumplir su contrato entonces rescindirlos y llevar a maestros suplentes. Si los gobernadores se niegan a cumplir con su tarea, serán incapaces de seguir en el cargo. De todos modos, el gobierno federal también podría retenerles participaciones para que atiendan la prioridad educativa.

5.- La crisis vial en el DF por los maestros no necesita el uso de la fuerza sino el ejercicio de la autoridad: la policía debe de garantizar la protesta social pero impedir el bloqueo de 100% de vialidades: el zócalo debe ser desalojado cuando menos en la mitad, las marchas no deben impedir la circulación en la mitad de las vialidades, la autoridad debe impedir el sitio a instalaciones públicas y privadas. Se trataría de replegar a los maestros a cuando menos la mitad de sus espacios.

Como la exigencia inflexible de la CNTE es prácticamente incumplible porque representa la minoría de maestros y las reformas fueron aprobadas por mayorías legislativas y la provocación magisterial quiere sólo la represión para convertirla en bandera política, entonces el camino podría ser el legal: llevar el debate al contrato colectivo y aplicar los reglamentos que prohíben que la protesta social afecte a terceros.

De otra manera, el plantón magisterial modelo Oaxaca 2006 puede convertirse en la marcha sobre Roma de Mussolini para instaurar el fascismo, sólo que ahora bajo el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador, quien va a capitalizar la violencia del CNTE en su mitin en el zócalo la próxima semana para frenar en las calles las reformas estructurales, bandera de la CNTE.

La historia sindical de México está plagada de derrotas acreditadas a maximalismos revolucionarios. Y la CNTE y las facciones políticas radicales no han entendido que en el conflicto magisterial se juega el futuro institucional del PRD y de la izquierda.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar