--------

Miércoles 25 de septiembre de 2013

+ CNTE: privilegios, politburó, AMLO

+ Conflicto durará al menos 120 días

 

Luego de que las bases desaprobaron los acuerdos tardíos y en lo oscurito entre el gobierno federal y la CNTE, el conflicto magisterial marcó su nueva etapa de movilizaciones mientras los gobiernos estatales de Oaxaca y Michoacán le temen a no pagar salarios a los profesores que se han negado a dar clases.

El nuevo espacio político de la lucha magisterial durará lo que restan de los 120 días que dio de plazo el presidente Enrique Peña Nieto en su primer informe para sacar las reformas estructurales. Y si bien esas reformas saldrían en el Congreso, la inestabilidad tratará de quitarle atención pública y de marcar el dato de que serán poco viables ante el conflicto político en las calles.

La apuesta oficial parece estar sentada en el criterio de que la inestabilidad es política, lopezobradorista y antisistémica, y hasta ahora no se ha acercado ni con mucho a las protestas europeas y árabes ni ha podido reventar las reformas. Pero eso no quita que la masa magisterial y de grupos violentos vaya escalando provocaciones, aunque la derrota del viernes 13 en el zócalo le quitó explosividad social a las protestas y las redujo a simple y llano vandalismo político.

En su nueva fase, el movimiento magisterial se moverá en cuatro vertientes:

1.- La protesta magisterial busca mantener los privilegios laborales y sindicales que los gobiernos del viejo PRI y su propuesta corporativista le habían dado aún a los disidentes. El mensaje de la reforma educativa es claro: los trabajadores regresan a su condición proletaria y dejan de ser aliados-cómplices sistémicos del Estado. Con todo, la CNTE es un movimiento de privilegios corporativistas priístas: salarios, concesiones, contratos, permisividad de radicalismos, comisionados, propiedad de plazas.

2.- Las bases y los grupos radicales rebasaron a la dirigencia sindical. La Sección XXII de Oaxaca es el pivote de la protesta, pero su líder Rubén Núñez Ginez --un moderado que llegó con el apoyo del gobernador oaxaqueño Gabino Cué Monteagudo-- es considerado un traidor por sus acuerdos secretos en Gobernación. La dirección de la masa pasó a un politburó tipo soviético formado por Los Magonistas, los zapatistas, la Liga Clasista Magisterial, los Independientes, los lopezobradoristas y los de la guerrilla del EPR. La dirigencia formal logró mayores privilegios, pero perdió el control de la masa.

3.- La articulación de la CNTE con el movimiento de López Obrador ayudará al movimiento lopezobradorista a consolidarse como partido, pero convertirá a los maestros en la masa orgánica de la protesta social permanente. Este liderazgo informal de López Obrador afectó a Oaxaca donde el gobierno federal estaba presionando al gobernador Cué a detener pagos salariales a maestros faltistas, pero ahora valdrá más la alianza política de Cué con López Obrador. La falta de rapidez gubernamental en la solución del caso magisterial de Oaxaca fue aprovechado por López Obrador.

4.- La inestabilidad magisterial afecta a la franja del pacífico: Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, estados donde existen problemas de gobernabilidad, oposición fuera de control, presiones indígenas, guerrilla, organización social para la protesta, narcotráfico y pobreza, un cóctel explosivo en términos sociales. Hasta ahora, el gobierno federal no ha podido desarticular problemas de geografía política ni logró quitar a los maestros disidentes de la dirección política de la protesta en el D.F.

La nueva fase del movimiento magisterial, con sus aliados sociales, violentos, estudiantiles y ahora lopezobradoristas, no modificará las leyes educativas aprobadas ni bloqueará las reformas energética y hacendaria, pero sí instalará la inestabilidad política casi permanente en el DF.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar