--------

Martes 15 de octubre de 2013

+ Derrota magisterial, victoria pírrica

+ Sobran en Oaxaca 15 mil maestros

 

La crisis educativa detonada por la Sección XXII de Oaxaca y la organización de un frente nacional de antisistémica exhibe la situación magisterial en Oaxaca como laboratorio de la creación de nuevos escenarios sociales de lucha política: desde el alzamiento hasta la insurrección, fuera de los espacios legales.

1.- La XXII dejó en el DF 15 mil maestros para mantener la lucha, lo que significa que el sistema educativo en Oaxaca tiene un excedente justamente del 20% del total de los profesores. Si el sistema educativo oaxaqueño puede funcionar sin 15 mil maestros, entonces debería darse un ajuste laboral. Y pese a esa cifra, son menos los maestros que militan en activo: las carpas de la XXII repiten el plantón de López Obrador del 2006: tiendas de campaña vacías.

2.- Los maestros en lucha contra la SEP, el gobierno federal y el sistema político, utilizan recursos públicos porque el gobierno oaxaqueño panista-perredista-lopezobradorista-aliancista de Gabino Cué se ha negado a circunscribir el pago de quincenas a la relación clase-salario.

3.- Así, 15 mil maestros oaxaqueños están cobrando salarios no para dar clases --como lo establece obligatoriamente el contrato de trabajo-- sino para la lucha social contra su empleador, el gobierno federal. La SEP está pagando a miles de maestros para que la critiquen y exijan la renuncia del titular Emilio Chuayffet.

4.- La XXII reanudó ayer lunes las clases, luego de paro de 40 días-clase. Y anunció que el programa educativo estatal no es el oficial de la SEP sino el Programa de Transformación Educativa de Oaxaca (PTEO) que carece de validez oficial. Oaxaca corre el peligro de que los estudiantes que se eduquen con el PTEO no obtengan los diplomas reconocidos oficialmente por la SEP.

5.- La recuperación de los 40 días o 200 horas de clase perdidos por los paros se hará a costa de los niños y sus familias, por la extensión de horarios y labores en descanso. La XXII ha decidido autoritariamente ignorar que las familias no están al servicio de los caprichos de los maestros y extender horas y días de clase provocarán desajustes familiares. Como no todos los niños podrán asistir, al final habrá una pérdida real de formación educativa.

A nivel nacional, la XXII ya impuso su agenda:

1.- El jefe político de la CNTE es Andrés Manuel López Obrador. En San Cristóbal de las Casas, en medio de una protesta de la sección sindical de la CNTE, el tabasqueño convocó antier domingo a la unidad CNTE-SNTE contra el gobierno federal y reiteró su apoyo al movimiento magisterial de protesta. “Vamos a seguir apoyando la lucha de los maestros”, afirmó. Otro dato: el gobernador oaxaqueño le debe la gubernatura a López Obrador, lo que explica la alianza AMLO-XXII.

2.- Por la conformación de la protesta, el movimiento magisterial criminalizó la lucha social por la forma autoritaria y no democrática de su plantón, de sus marchas, de su violencia y de la afectación de la vida productiva en la zona centro del DF. Al usar métodos no democráticos e imponerlos por la fuerza de la violencia de masas, la XXII transformó la protesta social en violencia social anónima. La XXII elevó el tolete al rango de argumento institucional.

3.- Comandados por López Obrador, la CNTE y la XXII están a un paso de convertirse en una organización tipo Bloque Negro que opera actualmente en Brasil y Europa como grupo destructivo y antisistémico. Así, los maestros serán el grupo de choque del lopezobradorismo contra la reforma energética que se discute en el Congreso. El cerco que prepara el tabasqueño a las dos cámaras se hará con los cuadros de la XXII, la CNTE y los anarquistas.

Así que la lucha del CNTE-López Obrador-XXII apenas comienza y va por las presidenciales del 2018.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar