--------

Viernes 18 de octubre de 2013

+ Obama-republicanos: rumbo económico

+ Condena social a políticos y legisladores

 

A Juan Carlos, en sus 30, la edad de las realizaciones

 

El choque Obama-republicanos en torno al gasto y a la deuda fue llevado al tema ideológico en economía, cuando el fondo real se localizó en la eficacia-ineficacia de la estrategia de la casa Blanca para salir de la crisis económica estallada en el 2008.

Los republicanos quisieron obligar al gobierno de Obama a reducir el gasto y Obama y los demócratas quisieron forzar a los republicanos a mantener el aumento del gasto como detonador de la demanda y punto de reactivación del mercado.

Obama heredó auge, aunque con la crisis de las corporaciones en 2008. La tendencia de crecimiento de los EU en el periodo 2000-2007 --los dos periodos de George W. Bush y antes del colapso de las corporaciones-- fue de 2.6%, un poco debajo de la media de los tres últimos lustros del siglo XX. El auge de las dos administraciones de Clinton ascendió a un promedio anual del PNB de 3.8%.

La crisis de 2008 afectó el primer gobierno de Obama 2009-2012: 2009: el promedio anual del PNB en ese periodo fue de 1%. El pasivo de la Administración Obama radica en el hecho de que en cuatro años el gobierno utilizó el gasto público para reactivar la economía pero con resultados no sólo pobres en crecimiento económico sino con evidencias de que el gasto no ha podido reactivar la dinámica productiva.

Tres datos pulularon como mosquitos en las salas de sesiones del congreso, en la Oficina Oval de la Casa Blanca y del Sistema de la Reserva Federal: la deuda se triplicó y llegó a 100% del PNB, el déficit presupuestal llegó a 12% y el desempleo tocó el 10%. La política de gasto no reactivó la economía en cuatro años. Obama se negó a reconsiderar su estrategia de gasto para estimular la demanda y los republicanos presionaron para regresar a la disciplina fiscal.

Esquemáticamente, el conflicto Obama-republicanos se resume en la tensión dinámica entre neokeynesianos y neoliberales. El gasto no logró la meta de 3.5% de PNB y el desempleo se ha convertido en el foco que resume la crisis: promedio de 8.2% en 2008-2012, contra 4.9% en 1997-2007.

El escenario de corto plazo 2013-2018 de los EU es nebuloso: PNB: 2.6%. Deuda: más de 100% del PIB. Déficit fiscal: 4%-6%.

De ahí que Obama haya tenido tanto escepticismo de los mercados y de las cifras, no de la ideología de los republicanos. El aumento de gasto impactó en deuda y déficit y fracasó en su objetivo de sacar a los EU de la crisis recesiva en que los metieron las corporaciones especuladoras.

Al margen del neopopulismo de Obama, la sociedad también ha calificado negativamente a Obama y al congreso, de acuerdo con las encuestas procesadas por el sitio Real Clear Politics:

--La aprobación de Obama ayer jueves fue de 43.3%, contra una desaprobación de 51.4%. En enero del 2009, al tomar posesión, el entusiasmo por Obama llevó la aprobación a 65% promedio, contra una desaprobación de sólo 20%.

--La aprobación del Congreso fue ayer de 10%, contra una desaprobación de 82.5%, los niveles más bajos de opiniones críticas de la sociedad.

--La opinión social sobre el rumbo del país también es condenatoria: sólo el 18% de estadunidenses cree que hay un buen rumbo, en tanto que el 75% considera que se va por mal camino.

En la guerra presupuestal perdieron Obama y los republicanos y los estadunidenses siguen esperando el bienestar que no llegará ni con el gasto de Obama ni con la austeridad republicana.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar