--------

Lunes 11 de noviembre de 2013

+ CNTE-XXII: lucha-presión-repliegue

+ No educación, sino privilegios-poder

 

Los negociadores de Gobernación cayeron en la trampa que les puso la CNTE y sobre todo la Sección XXII de Oaxaca: la estrategia del desgaste.

Hasta ahora las autoridades parece que no han comprendido el juego de poder de los maestros disidentes. La experiencia de movimientos anteriores ha mostrado los mecanismos de presión de la CNTE:

--El temor de las autoridades al uso legítimo de la fuerza.

--El alargamiento del conflicto. Si bien la protesta se pudre, los maestros en realidad no se preocupan por ello sino por el logro de sus demandas.

--El apoyo de movimientos radicales rupturistas. En Oaxaca fue la APPO. En el DF son los anarcos, López Obrador y grupos antisistémicos.

--El lenguaje social para ocultar solamente la lucha por privilegios de gremio a costa de deteriorar otros presupuestos sociales.

--La negociación de temas paralelos a la educación, aunque usando la educación como argumento; sólo buscan dinero no educativo, mantener el control de las plazas, consolidar su poder en las estructuras burocráticas de la educación y recursos para hoteles, centros de recreo y algunos contratos y concesiones de servicios públicos.

Las autoridades federales no han analizado el estilo de negociar de la CNTE-XXII y carecen de apoyo real del gobierno estatal de Oaxaca, toda vez que el gobernador Gabino Cué Monteagudo ganó las elecciones gracias a acuerdos secretos con la XXII.

A favor de las autoridades federales hay algunos puntos:

--La CNTE y las secciones de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas carecen de  apoyo social y han concitado el repudio popular.

--Los maestros disidentes desde cuándo que han rebasado la lucha civil pacífica y han estallado la violencia en las calles y han afectado la vida comercial y cotidiana en las zonas de protesta y de asentamiento.

--El desalojo del zócalo el viernes 13 de septiembre recibió el apoyo social por el chiquero que los profesores habían instalado en un espacio público y hubo también consenso en aplicar órdenes de aprehensión contra los dirigentes. Sin embargo, los gobiernos federal y del DF recularon y perdieron el espacio de victoria política.

--La aplicación de la ley debe llevar a órdenes de aprehensión de líderes que han rebasado la lucha social; las experiencias anteriores han revelado que las órdenes de aprehensión desactivan el movimiento en su componente social y obligan a los líderes a negociarlas a cambio de levantamiento de plantones.

--El apoyo social al no pago de salarios a maestros plantonistas ha sido desaprovechado por las autoridades federales y estatales. Mientras los maestros sigan cobrando sin trabajar y sin cumplir con el contrato colectivo de trabajo, las protestas estarán paradójicamente subsidiadas con dinero público fiscal.

Si se analizan a fondo las banderas de lucha, la CNTE y sus secciones beligerantes saben perfectamente que será imposible la derogación de la reforma educativa y por eso se centran en la congelación de los puntos que implicarían la pérdida de poder sindical hacia su interior: tráfico de plazas, controles de salarios y educación para la protesta.

Y los disidentes aceptarían negociar mayores privilegios para su sección a fin de acrecentar su poder. Ahí es donde las autoridades federales se han enredado. En Oaxaca en el 2006 la negociación de dinero directo al líder Enrique Rueda Pacheco --hoy disfrutando sus millones en Canadá-- sacó a la XXII de la APPO y permitió la acción policiaca.

La CNTE y sus secciones seguirán teniendo poder en tanto mantengan el plantón; sin ese cuartel político, estarían obligadas a negociar en desventaja. Pero para el plantón cuentan con el apoyo del gobierno perredista del DF como una manera de desestabilizar también al gobierno federal priísta.

 

www.grupotransicion.com.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar