--------

Martes 3 de diciembre de 2013

+ #PeñaAño1: la reforma energética

+ PRD, Pacto, AMLO y Poniatowska

 

Las prácticas políticas de Andrés Manuel López Obrador suelen ser trampas para ingenuos. El domingo realizó un mitin con decenas de miles de asistentes sólo para dar una imagen de déjà vu, algo visto o reciclado.

La reforma energética pudiera ser la propuesta reina del presidente Peña Nieto por su efecto reorganizador del proyecto nacional de desarrollo. De ahí que esa propuesta sea un detonador político entre el viejo régimen populista priísta que paradójicamente encabeza con fervor el PRD de López Obrador y el modelo de modernización productiva.

Pero en el fondo el lopezobradorismo se agota en el no a la reforma y su alternativa es, como parte de la del gobierno de Peña Nieto, una nueva relación con el sector privado en el sector. En su proyecto alternativo de nación de 2012, López Obrador estableció: “tampoco deberíamos descartar que inversionistas nacionales, mediante mecanismos transparentes de asociación entre el sector público y el privado, participen en la expansión y modernización del sector energético o actividades relacionadas, siempre y cuando lo permitan las normas constitucionales”.

Con una presencia mínima en el congreso y sin la subordinación del PRD al movimiento lopezobradorista, el tabasqueño convocó a cercar las dos cámaras federales y los congresos estatales aunque no dijo para qué: un cerco no detendría la votación ni cambiaría su sentido, por lo que sería un acto mediático de fotos de calles con protestas y pancartas.

Pero se trataría de una protesta inútil que ya probó su ineficacia. En el 2008 el Frente AMLO en la Cámara tomó por asalto la tribuna de los diputados, amenazó con suspender la vida parlamentaria y obligó a usar recintos alternos para debatir las leyes energética de gobierno panista de Felipe Calderón. El propio tabasqueño encabezó los cercos a las dos Cámaras. Por cierto, en octubre del 2008, el entonces jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard, se deslindó de la lucha de López Obrador y respetó la decisión institucional del Senado.

Las leyes fueron votadas el 24 de octubre de 2008, pese de la convocatoria entonces del tabasqueño a la resistencia civil que nunca realizó más que como mítines y discursos tronantes; las reformas se aprobaron con el voto de senadores perredistas. La votación en el Senado se dio bajo vigilancia policiaca por el cerco de los lopezobradoristas y la presencia entonces de las Adelitas, un grupo de choque femenino del tabasqueño.

De ahí que la propuesta reciclada de López Obrador de otro cerco al Congreso tendrá el mismo fin de 2008: el fracaso. En todo caso, el movimiento lopezobradorista tiene más bien la intención de crear un discurso para la consolidación de su partido político y no precisamente la defensa del petróleo.

Y entre las protestas del domingo pasado apareció nuevamente Elena Poniatowska, quien no pudo estar en el mitin pero envió un mensaje radical con un párrafo inexplicable, para decir lo menos: “aquí estamos los que dimos a doña Amalia Solórzano de Cárdenas nuestros tesoros para pagar la injusta deuda petrolera”.

Sólo que las fechas no cuadran y exhiben, de nueva cuenta, las mentiras de Poniatowska: la princesa Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowski Amor, hija del príncipe Jean Joseph Evremond Sperry Poniatowski, nació en 1932 y la expropiación petrolera fue en 1938, cuando era una niña de apenas seis años y vivía en Polonia, ni siquiera sabía la existencia de la señora Amalia. La familia Poniatowski llegó a México en 1942, años después de la expropiación.

Así que fue imposible que Poniatowska participara en la recolección de fondos para pagar a las empresas petroleras, aunque bien pudiera ser una licencia literaria digna del premio Cervantes de literatura.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar