--------

Martes 10 de diciembre de 2013

+ Reforma energética: fracaso del PRD

+ Oposición de adversarios y no política

 

Demasiado tarde se dio cuenta el PRD que su salida del Pacto había sido un error: la redacción final del anteproyecto de dictamen de reforma energética la hicieron el PRI y el PAN.

Arrastrado por López Obrador a una oposición sin espacios de negociación, el PRD no ha entendido que la lucha en los espacios parlamentarios institucionales es un modelo de suma positiva con visos de suma cero: en la primera se trata de que casi todos ganen y en la segunda lo que pierden los obstinados lo ganan los negociadores.

En el debate en el Senado el domingo los perredistas se desgañitaron con acusaciones, maldiciones, mentadas de madre y algunos argumentos interesantes, pero el sistema de funcionamiento del congreso no toma decisiones en los discursos sino en las negociaciones. Y ahí el PRD se aisló por presiones de López Obrador.

Pero el asunto es mucho más grave para el PRD porque su derrota en la reforma energética llevará a evaluar su disolución para la creación de un nuevo partido. Nacido como oposición a Carlos Salinas de Gortari y formados en el venero del PRI, la dirigencia principal del PRD ha cometido tres errores estratégicos en estos veinticuatro años de existencia que explicarían su derrota y fracaso en la reforma energética:

1.- Se fracturó entre caudillos, tribus y lucha por el poder. Por tanto, nunca tuvo una estructura real de partido. Aún ahora hay suspicacias que impiden la alianza entre los cuatro liderazgos dominantes: los Chuchos, Cuauhtémoc Cárdenas, López Obrador y Marcelo Ebrard.

2.- La lucha por el poder dilapidó primero la herencia socialista de los militantes del antiguo Partido Comunista Mexicano que participaron en la fundación del PRD, y en un cuarto de siglo el partido fue incapaz de forjar un pensamiento político antineoliberal y revolucionario, se agotó en el neopopulismo asistencialista que daba votos pero no militancias. Ninguna de las cuatro corrientes dominantes le dio fuerza ideológica al partido.

3.- El PRD se salió del Pacto después de haber sido un pivote en su fundación; aunque lo hizo por la presión de López Obrador, de todos modos fue un error estratégico porque le dejó el espacio de las negociaciones al PAN con el PRI. El PRD pudo haber logrado, como el PAN, introducir algunos candados a la reforma pero dentro del Pacto, por más que fuera pueda tener algunos argumentos impecables de crítica hacia la reforma.

Lo que viene serán protestas simbólicas, además de que los acarreados ruidosos que protestan en estos días afuera del senado son pocos, carecen de un discurso político coherente, dependen de la CNTE y del SME y ni siquiera provocan embotellamientos viables. Una de las razones de la desorganización radicó en el hecho de que López Obrador se apoderó de la protesta, excluyó a los perredistas y sólo anda en busca de militantes para registrar su partido.

El PRD nunca ha sido una oposición política, sino una oposición de adversarios, una caracterización que se usa para señalar a los partidos que se oponen a todo, que quieren imponer sus propias condiciones aún sin contar con votos o porcentajes, y asumir a los demás como contrincantes. Por eso el PRD se opone a todo lo que va en contra de sus propuestas, aunque a costa de desvirtuar el mecanismo parlamentario de las negociaciones.

Al final, el PAN ha sido el beneficiario de los berrinches políticos y radicales del PRD y de su insolvencia para constituirse en oposición de alternativa nacional. Por su vertiente cardenista, por el liderazgo del hijo del general Cárdenas y por su origen socialista vía el adn del PCM, el PRD era la instancia de acotamiento de la reforma energética pero se salió del Pacto y le dejó todo el espacio al PAN.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar