--------

Martes 22 de abril de 2014

Otra vez Yunes Linares

 

A la memoria de Emmanuel Carballo

 

El círculo del poder comienza a cerrársele otra vez a Miguel Ángel Yunes Linares por los primeros datos que han comenzado a filtrarse aún sin procesar del interrogatorio al capo Joaquín El Chapo Guzmán Loera, capturado hace dos meses en Mazatlán.

Uno de los temas centrales del interrogatorio tiene que ver con su fuga en enero de 2001, con el apoyo de las autoridades penitenciarias. Y sin duda que uno de los más interesados en saber lo ocurrido es el hoy procurador general de la república, Jesús Murillo Karam, porque en 1998 designó a Miguel Ángel Yunes Linares como director general de prevención y readaptación de las prisiones federales.

El poco tiempo que duró como funcionario encargado de las prisiones, Yunes Linares ayudó a Raúl Salinas de Gortari a salir de Puente Grande, permitió que El Chapo se hiciera del control  de ese penal de alta seguridad y dejó en su cargo a su incondicional Enrique Pérez Rodríguez, señalado como uno de los contactos en el gobierno de la gente de El Chapo. Pérez Rodríguez y otros personajes del área de seguridad en el periodo 1998-2001 aparecieron luego en cargos responsabilidad con Yunes Linares.

Aunque Murillo Karam dejó la Subsecretaría de Seguridad Pública de la Secretaría de Gobernación en el 2000 para incorporarse a la campaña presidencial del candidato priísta Francisco Labastida Ochoa, de todos modos él fue el que designó a Yunes a cargo de las prisiones federales. Por tanto, podría ser el primer interesado en saber si Yunes y por tanto la dirección de prisiones de la Segob tuvieron algo que ver con el control de El Chapo en Puente Grande. Al margen de las explicaciones rocambolescas de su fuga la tercera semana de enero de 2001, el hecho fue que El Chapo no pudo haberse fugado sin el apoyo de las autoridades del penal designadas por Yunes Linares.

El expediente judicial de Yunes Linares acaba de ser desempolvado también por su relación con Jean Succar Kuri y la red de pederastia en Cancún.

Político forjado en el PRI, las sospechas por relaciones peligrosas con el narco no fueron sólo de 1998-2001, sino que venían de muy atrás, sobre todo cuando fue el secretario general de gobierno y en los hechos gobernador en funciones de Veracruz en el periodo 1992-1997 porque el gobernador Patricio Chirinos operaba como secretario político del presidente Carlos Salinas de Gortari; y en esos años se consolidó en Veracruz un corredor de trasiego de droga en el sexenio de Felipe calderón fue el más importante porque involucró a Tamaulipas.

Repudiado en el PRI, Yunes Linares formó parte de los activos políticos de la maestra Elba Esther Gordillo y sus relaciones políticas con Fox; en el sexenio foxista Yunes Linares fue director del ISSSTE y ahí se aglutinaron los funcionarios del área de seguridad de Gobernación en el periodo 1998-2001 que tenía la responsabilidad de Puente Grande.

Yunes Linares ha carecido de escrúpulos para alcanzar sus objetivos políticos, de manera especial su obsesión por ser gobernador de Veracruz. La nominación de su candidatura en el 2010 no reparó en humillaciones, entre ellas el espectáculo de payaso que escenificó en Los Pinos, en el tiempo político de la designación de candidaturas, cuando el presidente Calderón celebró el aniversario del ISSSTE con un pastel y metió el rostro de Yunes Linares en el pastel, haciendo reír a la concurrencia. Yunes Linares salió de Los Pinos con la candidatura en la bolsa porque el poder justifica cualquier payasada.

De ahí la importancia de los datos que están recopilando las autoridades sobre la fuga de El Chapo en el 2001, sin duda punto culminante de las complicidades del poder político y estatal con los capos del crimen organizado.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar