--------

Domingo 31 de agosto de 2014

Oaxaca CNTE

Todo o nada: la batalla final

 

Nacida formalmente en 1979 en Chiapas pero con el detonador en Oaxaca, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación enfrentará este año la batalla final por la conquista de la política educativa. La ley estatal de educación que el gobernador Gabino Cué Monteagudo negoció con la Sección 22 de maestros fue entregada formalmente al congreso local el jueves 14 de agosto.

Lo que viene es un escenario de últimas instancias: si la ley es rechazada en el congreso, la Sección 22 y el CNTE se quedarán sin nada porque la aduana legislativa es la última instancia; si la ley es aprobada, la reforma educativa del presidente Peña Nieto avalada por PAN, PRD, PRI, Panal y Verde en diciembre de 2012 habrá sido abrogada en los hechos.

Si el escenario de la disputa es político y de movilizaciones, el contenido es el que se encuentra en discusión es el meollo de la lucha: la 22 quiere tener el control de la educación en todas sus fases, desde la orientación ideológica hasta el control de los maestros, pasando por la definición de los planes de estudio por parte de la organización sindical. Al responder la educación, en la lógica de la 22, a las consideraciones regionales de cultura y organización social, entonces el sentido final de la exigencia de la sección magisterial no es otro que el de la balcanización de la educación, rompiendo con toda la historia política de la educación en México como una política de nacionalización del conocimiento.

La lucha de la CNTE comenzó en 1979 cuando se fundó como organización disidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. En 1989, con la destitución de Carlos Jongitud Barrios como líder caciquil del sindicato y la imposición por el presidente Carlos Salinas de Gortari de Elba Esther Gordillo como líder sustituta, el SNTE pasó a una nueva fase de organización: a fin de evitar disidencias internas, Gordillo autorizó la autonomía de las secciones radicales de Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán para funcionar para sí mismas, incluyendo el cobro de cuotas. Con ello, la CNTE obtuvo licencia política y recursos económicos; a ello se agregó la doble negociación salarial: la de la SNTE y la de la CNTE.

La lucha de la SNTE a lo largo de varios años logró poner en el tapete de debates el salario magisterial y las condiciones de vida de los maestros, pero también el proceso de liquidación de su papel político como estructura de dominación ideológica del sistema político priísta y del PRI en particular. Los maestros fueron el escudo político y el aparato de control ideológico del sistema, reproducir los planes educativos como mecanismos de reforzamiento de la hegemonía priísta y su representación de la Revolución Mexicana.

Pero cuando la Revolución Mexicana fue archivada en el cajón del pasado durante el gobierno de Salinas de Gortari y modelo de modernización neoliberal y globalizadora, los maestros dejaron de ser funcionales al sistema y al aparato ideológico. Ahí se dio la ruptura entre el SNTE gordillista que se quedó sin discurso político y se convirtió en fuerza electoral para los interés políticos no priístas de Gordillo y las secciones ideologizadas que han querido la educación para la formación de mentes sociales, revolucionarias, antisistémicas y antineoliberales.

La lucha de la 22 y secciones afines ha sido no sólo por la autonomía sindical sino por la facultad de definición de la política educativa. El sentido de la ley educativa de la alianza 22-Cué va en ese sentido: regionalizar la educación, circunscribirla al contexto histórico indígena y darle un sentido de organización social comunitaria.

A lo largo de treinta y cinco años, desde su fundación a finales de 1979, la Sección 22 y la CNTE han ido ganando espacios de poder. En 1992 el gobernador oaxaqueño Heladio Ramírez López desapareció la Secretaría estatal de Educación Pública del gabinete local y creó el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca pero a través de una minuta especial le cedió a la Sección 22 la facultad de autorizar los nombramientos de funcionarios estatales de educación. Ahora la 22 quiere la totalidad del proceso educativo.

El debate sobre la iniciativa 22-Cué será tenso porque se requiere de mayoría absoluta para aprobarla y se lograría vía los diputados de la alianza PAN-PRD, pero con el dato adicional de que el PAN y el PRD a nivel nacional aprobaron la reforma educativa del presidente Peña Nieto y no podrían aceptar ahora votar a nivel estatal por una ley que establecería normas contrarias.

El sistema político estatal estará a prueba: si funcionan los equilibrios democráticos, la ley puede ser aprobada o desaprobada, pero obligaría a los proponentes --Sección 22 y el gobernador Cué-- a aceptar sin condiciones el resultado; sin embargo, la estrategia de la 22 es la de ganar-ganar y cuando pierde arrebatar.

De ahí que el fantasma de la inestabilidad del 2006 pueda reaparecer en este 2014. Hace ocho años, la Sección 22 se apoderó del centro histórico, se propuso la meta de derrocar al gobernador Ulises Ruiz e instaurar un gobierno de comuna, autogestionario, hegemónico y de ruptura del pacto federal; la violencia llegó al grado de que el gobierno federal mando policías para reprimir el movimiento y arrestar a los dirigentes en diciembre del 2006.

La disputa por la educación es parte de la reorganización del sistema político que provocó la entronización del modelo neoliberal de desarrollo desde diciembre de 1982. El PRI que representaba el viejo régimen ha podido transitar a un partido de propuestas concretas y ya no del modelo histórico. Por eso el sistema priísta desarticuló el sindicalismo corporativista y de paso liquidó los acuerdos históricos con el SNTE.

Localmente, la crisis de Oaxaca llegó al umbral de las decisiones: o gana la 22 y el gobierno federal le entrega la educación o gana el gobierno y tendrá que usar la fuerza contras las movilizaciones violentas de las 22 y de la CNTE que vendrían al votarse en contra de la ley.

En Oaxaca ya no habrá términos medios.

 

www.noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

- - 0 - -

Imprimir


  Regresar