--------

Martes 25 de julio de 2014

Liderazgo o ridículo

de Cárdenas en PRD

 

Luego de utilizarlo para consolidarse, la tribu “Aguilar Talamantes”-Los Chuchos ha decidido darle una patada a Cuauhtémoc Cárdenas para hacerlo a un lado en el PRD.

Para Cárdenas hoy será día decisivo: si la dirigencia de Los Chuchos no renuncia como lo pidió el líder moral, entonces Cárdenas estará obligado a salirse del partido. Por lo pronto, la dirigencia talamantiana-chuchista ya repudió los liderazgos morales.

Pero el problema de fondo no radica en un choque en las élites sino en la responsabilidad política, moral y hasta judicial del PRD en la desaparición y asesinato de 43 normalistas por órdenes del alcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa y precandidata perredista y consejera perredista, María de los Ángeles Pineda.

Por lo demás, la existencia y definición del PRD va mucho más allá del choque entre Cárdenas y Los Chuchos y luego de la salida de López Obrador para fundar un partido espejo del PRD. Se trata de saber si México contará con un partido de izquierda o si seguirá el PRD formado por tribus y no ideologías y por intereses y no por compromisos éticos.

El riesgo de las definiciones involucra al propio Cárdenas: si su grupo ya no da para algo más que otra versión de la Corriente Democrática como oferta ideológica neopopulista y neocardenista --cualquier cosa que ello signifique--, entonces el PRD carecerá de destino histórico. La ausencia de ideas de izquierda de la Corriente Democrática llevó a la configuración de un partido-franquicia.

En este sentido, la principal responsabilidad del futuro del PRD se localiza en Cárdenas y no en la tribu “Aguilar Talamantes”-Los Chuchos porque ésta no hace sino comerciar con las candidaturas. La reunión el viernes de Cárdenas con sus seguidores dejó una mala impresión porque tratará de reconstruir la Corriente Democrática un cuarto de siglo después y en un escenario de crisis ideológica.

Si Cárdenas quiere regresar al PRD del brazo de Porfirio Muñoz Ledo, en realidad poco tendría que ofrecer: Muñoz Ledo ha brincado por todos los partidos y todas las ideologías y es la imagen misma del oportunismo ideológico al mejor postor.

En la reunión de hoy martes el PRD sólo encontrará una salida si los viejos militantes del Partido Comunista Mexicano que le cedieron el registro a Cárdenas para fundar el PRD exigen la cédula de regreso para crear una organización de izquierda con ideología de izquierda. De poco le serviría al país regresar el reloj un cuarto de siglo para seguir lidiando con Muñoz Ledo y aliados.

La otra clave del fututo del PRD radica en la asunción de las responsabilidades por la desaparición y asesinato de 43 estudiantes normalistas. De manera que sólo puede calificarse de hipócrita, el PRD se ha hecho el distraído de cara a las marchas nacionales e internacionales de protesta que culpan al Presidente de la República de la crisis de Iguala. Con el alcalde perredista en la cárcel y su esposa perredista, el PRD tiene que asumir sus culpas.

Al PRD le ha salvado hasta ahora el juego político perverso que le ha endosado al gobierno federal el caso de Iguala. Por tanto, la dirección del PRD debe renunciar por Iguala y rehacer los mecanismos de designación de direcciones nacionales. El PRD no puede, como insiste Jesús Ortega, desentenderse del caso Iguala que debe ser conocido como “El tlatelolcazo de la izquierda perredista”, por los ciudadanos y jóvenes asesinados por funcionarios perredistas.

Cárdenas puede hoy reactivar al PRD entendiendo la lógica política de la circunstancia actual o puede terminar de hundirlo tratando de reconstruir la Corriente Democrática del PRI con Muñoz Ledo a su lado. O el PRD, como tercera opción podría quedar en manos del grupo de René Bejarano.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

---0---

Imprimir


  Regresar