--------

Miércoles 28 de enero de 2015

Ayotzinapa: ganadores,

perdedores y errores

 

La manifestación del lunes para recordar cuatro meses del secuestro de 43 estudiantes activistas de la Normal de Ayotzinapa fue el punto culminante de un asunto político. El martes la PGR cerró el expediente con el anuncio de que los estudiantes fueron secuestrados, asesinados, incinerados y sus cenizas tiradas a un río.

Cuatro meses de movilizaciones agotaron los ánimos, sobre todo porque los padres, familiares y amigos de los estudiantes basaron sus protestas sólo en manifestaciones en las calles y en su declaración de que no le creen a los dictámenes oficiales. Pero como la PGR informó que ya no habrá nada qué hacer.

Sin embargo, los mensajes de la sociedad no deben ser desdeñados:

1.- La prensa escrita diluyó la marcha del lunes y en sus portadas la información fue menor y sólo alcanzó fotos. Sólo dos diarios le dieron el espacio principal y los dos coincidieron en resaltar la declaración de que el voto el próximo 7 de junio será un voto por el narco (Milenio) y por el crimen (Ovaciones).

2.- La responsabilidad del crimen fue endosada contra el Presidente de la República, cuando el que dio la orden de detener a los estudiantes fue el alcalde perredista José Luis Abarca, para proteger a su esposa como precandidata perredista a sucederlo, quien entregó a los estudiantes al cártel de Guerreros Unidos fue el jefe de policía al servicio del alcalde perredista y uno de quien los asesinó fue el sicario El Cepillo, miembro del grupo Guerreros Unidos articulado al gobierno municipal perredista.

3.- El gobierno federal y el Presidente de la República fallaron en la elaboración de una estrategia de comunicación social para neutralizar las acusaciones y en los dos se vieron en estos cuatro meses sólo reactivos, nunca pudieron elaborar una agenda y menos consiguieron tomar la iniciativa. Así, la crisis política fue mediática, no estructural.

4.- Los padres de los 43, sus aliados en la guerrilla, los grupos antisistémicos y la CETEG, disidente magisterial, tampoco elaboraron una agenda política, sólo agotaron su ofensiva en la estridencia del grito; ganaron la batalla mediática pero perdieron la lucha sistémica.

5.- El PRD tendrá que cargar con el costo moral de los estudiantes secuestrados y asesinados porque sus gobiernos, municipal en Iguala y estatal en Guerrero, fueron los responsables criminales y el PRD se hizo a un lado. El PRD colaboró en endosarle la culpa mediática al gobierno federal, pero la culpa política y moral será del PRD. El mensaje fue claro: como el PRI, la izquierda también reprime cuando su poder está en peligro. Es la hora en que los reprimidos en Tlatelolco --del Partido Comunista Mexicano-- siguen guardaron un silencio criminal y cómplice por el secuestro en Iguala.

6.- El caso seguirá en el pantano de las certezas: los padres insistirán en no creerle al gobierno y el gobierno abrirá sus expedientes científicos de la investigación y las declaraciones de algunos de los inculpados. Seguirán las marchas, las declaraciones y las presiones, pero los padres habrán de lamentar que su protesta fue sólo con gritos y no con organismos coadyuvantes del ministerio público. El gobierno tendrá a su favor la apertura de los expedientes y los padres sólo la ira de sus acusaciones. Al final, los padres perdieron la oportunidad de participar en el proceso para desvirtuarlo desde dentro.

7.- Los únicos que salieron ganando fueron los maestros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero porque se apropiaron de la bandera de los 43 estudiantes normalistas justo cuando sus demandas de abrogación de la reforma educativa estuvo derrotada. Pero como en Oaxaca en el 2006, de nada les servirá ante la respuesta de autoridad del Estado.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

---0---

Imprimir


  Regresar