--------

Miércoles 24 de junio de 2015

Sección 22: la

agenda de la disputa

 

En el conflicto magisterial entre la Secretaría de Educación Pública con las secciones magisteriales de Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán existe un trasfondo de lucha por el poder entre el viejo régimen corporativo priísta que los maestros disidentes quieren regresar y la modernización del gobierno con un Estado sin dependencias ideológicas y con autonomía relativa de las fuerzas sociales.

Paradójicamente, las secciones magisteriales de la CNTE quieren regresar a los tiempos pasados en los que los sindicatos eran instrumentos de poder del Estado, del gobierno y del PRI; es decir, que las radicales secciones de lucha magisterial extrañan al PRI y su dependencia como trabajadores del partido del Estado.

En este sentido, existen algunos puntos conflictivos en el conflicto magisterial:

1.- En 1993, el gobierno estatal entregó a la Sección 22 de maestros el control del Instituto Estatal de Educación del Estado. Por tanto, los líderes sindicales controlan la oficina de pago de cheques a maestros. Este modelo fue prometido por López Obrador en las recientes elecciones estatales en Guerrero: cederle a la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación --la CNTE de Guerrero-- el manejo de la SEP estatal.

2.- La responsabilidad de la autonomía de las secciones sindicales de maestros fue culpa de la maestra Elba Esther Gordillo. Para mantener el cacicazgo centralizado en el SNTE, cedió a las secciones sindicales disidentes el manejo de la educación en sus plazas. Así, las secciones de la CNTE manejan sus plazas igual al estilo Gordillo: corrupción y represión.

3.- La evaluación es irrelevante. La lucha es por el sentido político e ideológico de la educación como aparato de dominación ideológica. Y en las zonas de la CNTE hay dos opciones: la educación para la producción (versión del Estado actual) y la educación para la revolución (disidentes).

4.- Los maestros fueron instrumentos del cardenismo para dominar ideológicamente a la sociedad desde la educación; así, los maestros fueron los apóstoles de la Revolución Mexicana. Cárdenas fundó las normales rurales para formar maestros para el proyecto de la Revolución. Los maestros fueron extensionistas de la Revolución.

5.- La lucha de la CNTE contra el gobierno, el Estado y el sistema político priísta forma parte de la agenda de López Obrador para la restauración del modelo caciquil cardenista.

6.- La crisis de la 22 en Oaxaca fue política: en 1992 la élite dirigente excluyó el reparto del poder y la disidencia priísta se fue a refugiar a la oposición. En el 2006 se firmó un pacto secreto de la 22 y aliados de la APPO con la disidencia priísta encabezada por Gabino Cué para las elecciones de gobernador del 2010. La coalición opositora le arrebató la gubernatura al PRI. Pero cinco años de yerros rompieron la alianza y el PRI emergió como partido dominante y puede recuperar la gubernatura. La crisis de la coalición es responsabilidad de López Obrador y su odio al PRD.

7.- La salida de la crisis magisterial en Oaxaca es fácil: una controversia constitucional para invalidar la minuta que le entregó la SEP estatal a la 22 y regresar la educación al gobierno estatal. Fuera del Instituto de Educación, la 22 quedará sin instrumento de poder. Los precandidatos de Morena y el PRD están garantizándole a la 22 el control de la educación.

8.- El problema real con la CNTE en cuatro entidades tiene que ver con la reorganización de las relaciones obrero patrones entre un empleador público --el gobierno federal-- y empleados laborales --los maestros--. La CNTE no quiere que el Estado sea el empleador y exigen la balcanización educativa: que cada sección defina el rumbo educativo, aunque no en función de un proyecto nacional sino de la estructura de poder sindical.

Mientras el gobierno federal no busque soluciones a los aspectos políticos y sindicales, la crisis magisterial seguirá pudriéndose porque al final de cuentas el Estado nunca pierde y los trabajadores pagarán el costo de la intransigencia de sus dirigentes radicales.

 

Famosas últimas palabras: “El Piojo necesita un loquero”: traducción en lenguaje martinoliano de la sugerencia de los dueños de la Federación Mexicana de Futbol sobre la necesidad de ponerle un psiquiatra a Miguel Herrera para controlar su ira.

Es pregunta: ¿Se estará acercando la hora final de las secciones magisteriales de Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas por la exigencia del congreso a imponer orden en la anarquía?

La crisis que viene: Derrotados en todos los frentes, la disidencia magisterial de la CNTE va a pasar a escalar la violencia como una forma de tratar de doblegar al Estado, acercándose de nueva cuenta al escenario de diciembre del 2006 cuando la policía federal recuperó a sangre y fuego la ciudad de Oaxaca tomada por los maestros.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

---0---

Imprimir


  Regresar