--------

Jueves 25 de junio de 2015

Chuayffet: sólo costal

de mañas contra CNTE

 

OAXACA, Oax.- Las relaciones de la Secretaría de Educación Pública-PRI-gobierno federal con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación son un juego del gato y el ratón porque ninguno de los dos contendientes tiene capacidad para encontrar soluciones. En este sentido, cada uno de los dos adversarios sólo quiere sacar ventajas y ganar tiempo.

Al final, el gobierno federal siempre tendrá mejores posibilidades porque es el que posee la educación, el sistema constitucional y la chequera de pagos. Pero los maestros disidentes han estado aprendiendo técnicas guerrilleras que han logrado sacar de quicio a la ciudadanía y a las autoridades.

Entre tanto jaloneo hay cuando menos tres puntos clave que son conflicto y que seguirán alargando las protestas:

1.- La CNTE le apuesta al avance de Morena y López Obrador porque ahí han encontrado respuestas a su exigencia histórica: que la política educativa --filosofía y aplicación-- esté en manos del sindicato y no de burócratas de la SEP; y en el largo plazo, el sueño dorado del sindicalismo magisterial desde Jongitud y Elba Esther Gordillo: que el líder del sindicato sea secretario federal de Educación Pública.

2.- La complicidad funcional de la sociedad. Luego del colapso político-social de 2006 en Oaxaca cuando la 22 se fortaleció con la APPO y tomaron por asalto el centro histórico de la ciudad-capital exigiendo la entrega del gobierno estatal para constituir un gobierno plebiscitario, la solución policiaca generó inquietud en los oaxaqueños y ahora prefieren que la 22 siga con sus desmanes a una nueva intervención policiaca. Se trata del síndrome de Estocolmo que explica por qué los secuestrados aceptan las razones de los secuestradores. Al final, en Oaxaca se ha encapsulado la crisis a zonas pequeñas y la gente se  acomoda a la cero vialidad cuando la 22 bloquea la circulación en la ciudad. A diferencia de la lucha 1977-1982, los maestros perdieron la simpatía popular.

3.- Sin agenda de soluciones, los maestros de la CNTE le apuestan al desgaste gubernamental con las marchas y plantones en las ciudades y en el DF y el gobierno federal centra sus esfuerzos en acelerar el pudrimiento del conflicto. El maximalismo de la CNTE exige el absurdo de derogar las reformas constitucionales y el maximalismo del gobierno federal alarga el tiempo en negociaciones absurdas que hacen concesiones que en nada modifican el conflicto. La técnica de “a ver quién se cansa primero” a la larga beneficia al gobierno pero harta a sectores sociales.

El gobierno federal encontró en Emilio Chuayffet Chemor al secretario de Educación Publica mañoso, astuto, malvado, que recibe los golpes y los contesta vía Gobernación. Los maestros no se han dado cuenta que el equipo Chuayffet-Luis Enrique Miranda en Segob juegan al teléfono descompuesto pero forman  parte de una misma estrategia de desgaste.

La verdadera solución es sistémica pero nadie tiene capacidad para reorganizar el sistema. El problema debe empezar a resolverse en el SNTE que es el titular de las relaciones laborales con la SEP y la CNTE está formada por secciones que siguen perteneciendo al sindicato nacional. Pero la SNTE carece de fuerza para retomar el control de las secciones que cedió la maestra Gordillo para mantener su cacicazgo nacional. Y ocurre que antes el SNTE era importante para el PRI y ahora ya no le sirve tanto. Así que todo es cuestión de esperar.

La educación pública fue uno de los aparatos de control ideológico del sistema priísta pero hoy no sirve ya para ello porque la modernización desplazó a la ideología. La educación hoy es funcionalista; por tanto, requiere de mecanismos de administración de la crisis de sectores del viejo régimen priísta de las corporaciones para avanzar en la autonomía relativa del Estado respecto a las formaciones sindicales que fueron vistas hasta hace poco como pilares de sostenimiento del sistema político.

La batalla de esta semana la ganó el gobierno federal porque evaluó a casi el 85% de profesores. La CNTE tiene a la vista su minoría. Y ahora la batalla real se dará en Oaxaca con la sección 22.

 

Famosas últimas palabras: “Mi esposa ya no me aguantó”: Ricardo Monreal, jefe delegacional electo de Cuauhtémoc, al justificar su riqueza familiar producto de arduo trabajo que le provocó un colapso familiar.

Es pregunta: ¿Será cierto que los nuevos tiradores a la presidencia del PAN son parte de un juego político para construir una candidatura presidencial panista ajena al interés de Gustavo Madero y diferente a la de Margarita Zavala?

La crisis que viene: Paulatinamente se revelan datos sobre la situación de colapso en el Metro del DF pero con el dato crítico de que no hay soluciones en el corto plazo y que quizá una tragedia inesperada vaya a tumbar cabezas en el GDF.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

---0---

Imprimir


  Regresar