--------

Miércoles 8 de julio de 2015

Jacobo: la verdad

de las mentiras

 

A partir del hecho de que Jacobo Zabludovsky fue una pieza menor de la verdadera estructura de dominación de la TV como aparato de control ideológico del Estado y sus intereses, lo que queda es mantener el rigor en el análisis y no dejarse llevar por el pánico social en redes donde las mentiras se vuelven verdad a fuerza de compartirlas.

La frase que más se repitió sobre Zabludovsky fue la que supuestamente dijo en su noticiero en Canal 2 la noche del 2 de octubre del 68: “hoy fue un día soleado”. Y alrededor de esta expresión se construyó un andamiaje crítico contra el conductor del noticiero pero poco se dijo de la estructuras de poder de Telesistema Mexicano: ese consorcio había sido armado desde el poder por Miguel Alemán y Ruiz Cortines, y Miguel Alemán Velasco, priísta y coordinador editorial de noticieros, era el responsable de aprobar los guiones.

Pero vale aclarar qué ocurrió con los noticieros de Telesistema Mexicano ese de octubre del 68. Y los datos comprobables los aporta la investigadora Celeste González de Bustamante, de la Universidad de Arizona, en su libro circulado en edición de Fondo de Cultura Económica: “Muy buenas noches”. México, la televisión y la guerra fría.

En su investigación académica, la autora tuvo acceso a los guiones de noticiario de la televisora. El noticiero Diario Nescafé de Zabludovsky pasaba de 7:30 a 8:00 de la mañana y un boletín informativo de quince minutos a las 7:15 de la noche. De acuerdo con la investigadora, la violencia comenzó a las 6:10 de la tarde, el noticiero de las 7:15 excluyó cualquier referencia a Tlatelolco y Zabludovsky nunca dijo lo del día soleado. Como dato adicional añade que Telesistema difundía, aunque amañadas, las protestas de ferrocarrileros; es decir, que nunca excluyó información escondiéndola. El noticiero de Telesistema de las 11:30 pm, conducido por Jorge Saldaña y Guillermo Vela, destinó una página y media de texto sobre Tlatelolco, cuando la media sobre sucesos era de tres o cuatro frases. La información fue amplia y precisa.

Al día siguiente, el noticiero matutino Diario Nescafé de Zabludovsky dedicó tres hojas del guión de las siete del total con el conductor leyendo las primeras planas de los diarios y haciendo comentarios noticiosos, nada de opinión. Inclusive, leyó la petición de legisladores de derogar el artículo 145 bis de disolución social que exigía el pliego petitorio de los estudiantes.

La consecuencia hacia el interior de Telesistema de la crisis de Tlatelolco y la culpa que Díaz Ordaz y Echeverría le endosaron a la televisión como reproductora de violencia, llevó a tres decisiones de la empresa: crear un departamento de noticias para controlar enfoques editoriales, nombrar a Miguel Alemán Velasco --socio de la empresa y funcionario de prensa y propaganda del PRI y de la presidencia de la república-- como director y fundar un noticiero central --24 Horas-- que difundiera el enfoque editorial de los dueños y sus intereses políticos.

Lo importante en el análisis de la televisión privada debe radicar en la estructura de poder de una empresa, en el papel de la televisión como constructora de lo que la autora González Bustamante llama teletradiciones y en la televisión como aparato (Louis Althusser) de control ideológico del Estado. Telesistema, por ejemplo, atacó a los ferrocarrileros en sus conflictos en 1958-1959 pero avaló y apoyó a la guerrilla de Fidel castro en Cuba.

Zabludovsky fue una pieza de la maquinaria; él lo supo siempre y decidió también convivir con esa parte de su biografía profesional. En todo caso, salvo los estudios del investigador Raúl Trejo Delarbre, la comunidad académica suele criticar en opiniones los comportamientos de algunos conductores pero sigue sin indagar la estructura de poder que representa la televisión como confluencia de intereses de los dueños y --sobre todo-- de las empresas patrocinadoras que han llegado a coartar libertades de expresión del periodismo televisivo. Con todo y su carga negativa, Zabludovsky forjó una importante generación de periodistas de televisión que después ocuparon algunos espacios en prensa escrita en diferentes trincheras de la crítica y el gobierno.

La investigación de González de Bustamante llega a ocupar una parte pequeña del vacío analítico sobre la televisión; y muchos de los que critican a Zabludovsky por lo que no dijo bien podrían comenzar una historia crítica de los noticieros de televisión como aparato ideológico, desde 24 Horas hasta el presente.

 

Famosas últimas palabras: “El gobierno federal dice sí al diálogo con los maestros, pero que quede claro: sin emplazamiento ni amenazas”: Miguel Osorio Chong, secretario de Gobernación, ante las nuevas amenazas de la CNTE.

Es pregunta: Ahora sí, se repite de nuevo aquí esta pregunta, ¿se ejercerán órdenes de aprehensión contra dirigentes de la CNTE por la violencia?

La crisis que viene: primero como conflicto político, luego como protesta social y después como efecto recesivo, el recorte presupuestal y el presupuesto cero van a afectar la estabilidad nacional a lo largo de este año y el próximo.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

---0---

Imprimir


  Regresar