--------

Viernes 31 de julio de 2015

Por qué la 22 fue derrotada

y por qué perdió fuerza

 

A pesar de haber llegado a paralizar la ciudad de Oaxaca, tomado el Zócalo de la Ciudad de México y estrangulado la vialidad en el DF, la Sección 22 de maestros oaxaqueños y alma de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación perdió su poder por una estrategia milimétrica del Estado.

Hacia el interior de la 22 existen grupos radicales que quieren revivir la crisis del 2006 que estuvo a punto de derrocar al gobernador priísta Ulises Ruiz Ortiz, pero una cosa es el discurso de guerra u otro que las circunstancias y condiciones han dejado a la 22 sin defensas ni posibilidades de ofensivas.

Los instrumentos de poder de la 22 eran fuertes pero ya no los tiene:

1.- La Minuta de 1992 por medio de la cual los gobiernos estatales le entregaban a la 22 el “banco de plazas” y los principales cargos en el Instituto Estatal de Educación quedó sin efecto al disolver el IEEPO. Además de las plazas, la 22 tenía maestros como funcionarios de educación, entre ellos los que pagaban las quincenas; así, el modelo de “no marchas, no cobras” era parte de la fuerza política.

2.- El principal aliado de la 22 era el gobernador Gabino Cué Monteagudo --un expriísta perteneciente al cacicazgo del expriísta y neopanista Diódoro Carrasco Altamirano-- fue el brazo político de la 22 en el 2006, había perdido la elección de gobernador en el 2004 contra Ruiz Ortiz y en el 2010 llegó con el aval y fuerza electoral de los maestros de las 22.

3.- El gobernador Cué firmó la iniciativa de ley electoral de agosto del año pasado que era el Plan de Transformación Educativa de Oaxaca, el PTEO de la 22, para expropiarle la rectoría educativa al Estado y entregársela a los maestros. La 22 y Cué perdieron porque esa ley no se aprobó. Medroso y temeroso, Cué justificó ante el gobierno federal esa ley que rompía el federalismo educativo diciendo que aprobándola se satisfacía la principal demanda de la 22 y que luego esa ley se tumbaría con una controversia constitucional en la Corte. Pero en los hechos, Cué fue el cómplice de la 22 y todas sus trapacerías.

4.- En el 2006 la 22 multiplicó su fuerza con la fundación de la APPO (Alianza Popular del Pueblo de Oaxaca), una coalición de centenas de pequeñas organizaciones radicales antisistémicas. A pesar de su número, nunca pudieron construir una hegemonía dominante; Cué como líder de la oposición, la 22 y la APPO buscaron en el 2006 modificar el régimen de gobierno e instaurar en Oaxaca un gobierno estatal autogestionario, popular, de mano alzada en la plaza, un modelo que no era más que instalar en Oaxaca una Comuna revolucionaria.

5.- Otra alianza estratégica de la 22, la APPO y Cué fue el papel activo de los medios de comunicación alentados por la alternancia del 2000, quienes convirtieron la crisis de Oaxaca en una oportunidad para la transición: la 22 y Cué fueron elevados a la condición de salvadores de Oaxaca contra el demonio priísta. Cuando Cué llegó al gobierno estatal y la 22 aumentó su apetito de beneficios, los medios que alentaron a Cué y a la 22 se hicieron los desentendidos. Sólo hasta finales del año pasado algunos columnistas se dijeron decepcionados de Cué y la 22 pero sin enfoques realmente críticos.

6.- Como brazo político de la 22, Cué logró la alianza del PAN-PRD-Convergencia-PT para ganar las elecciones con un programa de transición democrática; pero en el gobierno, Cué sólo obedeció a López Obrador, a Marcelo Ebrard y a Diódoro Carrasco; así, la coalición quedó destruida y los errores de Cué y la 22 permitieron el regreso del PRI al poder municipal. El golpe federal contra Cué y la 22, y al deslindamiento del PAN-PRD-MC ocurrió a un año de la elección de gobernador en Oaxaca.

Ahora que el gobierno federal amenazó a Cué con destituirlo si persistía en su afán de mantener el IEEPO y la Minuta, con el PRD-López Obrador dividido, sin una APPO que fortalezca la lucha revolucionaria y con los medios en contra, la 22 perdió la batalla y la guerra. La SEP federal ya dejó claro lo que se había venido diciendo desde 1979 en que nació la CNTE y desde 1989 en que la 22 asumió la autonomía como sección sin salirse del SNTE; que el titular de la relación laboral es el SNTE y que ya no habrá negociaciones estatales con secciones. En unos cuantos días, la 22 se quedó sin apoyos y sin instrumentos de control sindical porque el SNTE asumió el control de la sección.

Y como en diciembre de 2006, el Estado federal asumirá sus facultades de autoridad para encarar las agresiones de violencia, sólo que ante una 22 sin la APPO, sin recursos para la lucha, sin el gobernador a su lado y con los medios de comunicación en contra. En estas circunstancias, a lo mejor no será necesario ejercer las órdenes de aprehensión porque los líderes radicales estarán pronto fuera del magisterio.

 

http://noticiastransicion.mx

carlosramirezh@hotmail.com

@carlosramirezh

 

---0---

Imprimir


  Regresar