2020 apocalíptico, 2021 no será perita en dulce

0
97

Un recuerdo con cariño a Mariela Cházaro Argudín, nos la arrebató la méndiga pandemia.

A punto de que cierre este apocalíptico año 2020, no podemos, no debemos darnos el lujo de auto engañarnos con la idea de que la pesadilla ya pasó y que 2021 será una perita en dulce.

Tenemos un escaso margen para la recuperación de la economía después del desplome del PIB a niveles posibles de hasta -10.0 por ciento, así que el año que viene será de una muy complicada cuesta arriba.

Tienen razón quienes advierten que las causas de la pandemia no son internas, pero sí hay responsabilidad directa en el manejo de la crisis que en muchos ámbitos ha dejado mucho que desear.

Increíble, por ejemplo, que sigamos metidos en el absurdo de restarle importancia al uso de cubrebocas; lo peor es que las autoridades de salud sean las que den el mal ejemplo.

Hace unos días supimos que autoridades hacendarias apuestan a que el próximo año la economía se recuperará a niveles de 4.6 por ciento del PIB, gracias a un efecto aritmético, como resultado de un milagroso “rebote técnico”. Ya veremos.

No hay que ser experto para concluir que pasar de un desplome esperado del PIB en 2020 de casi -10.0 por ciento, a números positivos del 4.6 por ciento en 2021 requiere de algo mucho más que un apunte matemático.

Todos sabemos que AMLO prometió que la economía crecería 4 por ciento en su sexenio. Y parece que eso no ocurrirá.

Las cosas no vienen nada bien y si no cheque usted el perfil del gasto presupuestal que se debate en el Congreso y notará que habrá menos recursos en la bolsa global 2021, no se tocarán los programas estrella de la 4T pero un buen número de estados recibirán menos recursos y participaciones que otros años, lo cual anticipa una ríspida relación a nivel federalismo.

El fondo de contingencia 2020 ya lo secaron, nadie sabe qué pasará con los recursos de los 109 fideicomisos eliminados por la mayoría parlamentaria en el Congreso; los remanentes que por 500 mil millones de pesos liberará en abril el Banco Central, están etiquetados, pues por ley tendrán que destinarse a estabilizar las finanzas públicas y garantizar la reducción de la deuda pública; si los usan en otra cosa será ilegal.

Otra bolsa de recursos condenada a desaparecer es la del Fondo de Salud, equivalente a 33 mil millones de pesos, cuyo destino sigue siendo incierto.

 

Los otros datos

Para saber donde estamos parados es muy recomendable examinar la encuesta de octubre 2020, realizada por el Banxico con expertos en economía del sector privado.

El número de trabajadores asegurados en el IMSS al finalizar el 2020 mostraría un déficit de entre 900 mil y un millón de empleos. Y si bien nos va en 2021 se esperarían un superávit de entre 300 mil a 350 mil empleos registrados, pero no compensa lo perdido.

Al cierre de 2020 la tasa de desocupación esperada es de 5.30 por ciento y para 2021 del 4.92 por ciento. Como se aprecia, la diferencia no es mucha.

Otro dato. Un análisis del staff de análisis económico de AltoNivel.com.mx, encabezados por Antonio Sandoval, muestra que gane quien gane en las elecciones de Estados Unidos, Biden o Trump, las expectativas de recuperación de la economía estadounidense no son tan felices como un cuadro de Bob Rose.

“Un impulso del 3.5 y 4 por ciento proyectado para el año siguiente no será suficiente para borrar el -5.0 por ciento que como mínimo se espera que caiga este año la mayor economía del planeta, es decir, Estados Unidos no regresará a los niveles de crecimiento que tenía en 2019 sino hasta el año 2022, siempre y cuando no se cruce algo más en el camino”.

Como sabemos la Inversión Fija Bruta se desplomó a niveles de hasta 38 por ciento la mitad del año 2020, por otra parte, no se ve cómo este indicador pueda recuperar los niveles que tenía hace un año.

La IED llegó en enero de 2020 a niveles de 30 mil millones de dólares y se espera cierre el año en 24 mil 269 millones y en 2021, si bien nos va, subirá a 25 mil 300 millones. Sin avances notables.

Para los expertos, las expectativas no son buenas.

Se espera que el clima de negocios en los próximos seis meses se mantenga sin cambios. Deprimido.

El 100 por ciento de los entrevistados coincidió en que la economía NO está mejor que hace un año y el 74 por ciento considera que la coyuntura actual no es buena para realizar inversiones.

Los obstáculos identificados como las principales causas que impiden hacer negocios en México se concentran principalmente en: Estado de derecho, crimen, corrupción y en el incumplimiento de contratos.

Los principales sectores de la economía con problemas de competencia son, adivinó, el energético (petróleo, gasolina y gas); electricidad, telecomunicaciones e internet y el mercado de crédito bancario.

Es lo que hay. Más vale saber a qué le tiramos y no hacernos guajes con que no pasa nada.

Columnómetro de Aquiles Baeza.

1.- Cómo le ha pegado la pandemia al Congreso.

Senado de la República. Con un total de 182 casos de contagio, de los cuales 22 son senadores y 160 trabajadores. Han fallecido un senador y 26 trabajadores.

Cámara de Diputados. Registra 297 contagios de los cuales 75 son diputados y 222 trabajadores. Han fallecido 14, un diputado y 13 trabajadores.

2.- Trump mandó al diablo a las instituciones. Me suena, me suena.

3.- Por lo visto al único que le tocó salvavidas totalmente Palacio en la inundación de Tabasco fue a Bartlett. El góber y los tabasqueños seguirán con el agua al cuello.

0-0-0-0-0