Cisma en el OPL Oaxaca

0
227

 En pleno proceso electoral para renovar la gubernatura y teniendo pendiente las elecciones extraordinarias de por lo menos seis municipios de sistemas de partidos políticos, el Organismo Público Local (OPL) denominado Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) entró en crisis.

Aludiendo a palabras de mismas personas que ejercen consejerías en el OPL “llama poderosamente la atención” que a estas alturas del proceso se genere un encontronazo entre quienes integran el máximo órgano de decisión del árbitro electoral oaxaqueño.

¿Cuál ha sido el motivo de las diferencias? Habría que hurgar en la entraña del OPL para saberlo a ciencia cierta. Pero de las varias sesiones extraordinarias consecutivas celebradas en cuestión de horas en los últimos días, se desprende que ha sido la “ratificación” del Secretario Ejecutivo, Luis Miguel Santibáñez Suárez, y de la mayoría de las personas titulares de las Direcciones Ejecutivas.

¿Por qué? El fondo es un misterio.

Se dijo que la nueva consejera presidenta, Elizabeth Sánchez González, acusó al Secretario Ejecutivo de violencia política en razón de género al ponerle obstáculos para el desempeño de su función. Cosa similar con el resto del funcionariado.

Eso en la forma; el fondo puede ser otro.

Tanto el Secretario como los Directores (as) Ejecutivos terminaron presentando su renuncia antes de concluir la sesión convocada para su “ratificación”; cosa que en principio no procedió en una votación de tres contra cuatro Y la consejera presidenta convocó a otra sesión extraordinaria para ese mismo y único punto.

Renuncia oportuna, pues ¿para qué permanecer a la fuerza cuando existen diferencias al parecer profundas, las cuales, queriendo o no, impactan en las funciones del OPL? Por el momento, habla bien de las personas la dimisión voluntaria, y tienen a salvo sus derechos para proceder en caso de considerar transgresión a sus derechos.

Antes de las dimisiones, el bloque de cuatro consejeros y consejeras y el bloque de tres, se enfrascaron en una larguísima discusión sobre la legalidad o ilegalidad de la “ratificación” de funcionarios que apenas un año y meses antes habían sido o ratificados o designados.

Hubo quienes argumentaron, invocando precedentes, que no se podía cambiar, destituir, a funcionarios electorales en pleno proceso electoral; en todo caso, debían discutirlo una vez concluido éste. También hubo quien argumentó asistir todo el derecho a la consejera presidenta de someter a consideración del pleno esa “ratificación”.

Por cierto, la consejera presidenta la mayor parte del tiempo permaneció en silencio escuchando las posturas de consejeros, consejeras y representantes de partidos políticos.

Quizá el órgano electoral no estuviera viviendo la actual crisis, si hubiesen dejado los nombramientos para cuando hubiera nueva persona titular de la presidencia del Consejo General del IEEPCO. Pero se hicieron antes para evitar encargados en las respectivas áreas. Quizá.

Cada nuevo o nueva titular de la presidencia de OPL tiene un estilo diferente y es hasta lógico que quiera tener el control (por decirlo de algún modo) de las diferentes áreas y de todo el manejo del órgano electoral.

En fin, el OPL oaxaqueño enfrenta un cisma…¿o no es cisma?

LO GRAVE 

El conflicto entre las personas que desempeñan consejerías en el OPL de Oaxaca no parece un pleito superficial, sino profundo, de fondo, que puede repercutir negativamente en las funciones del árbitro electoral en pleno proceso electivo para la elección de gobernador, cuyas precampañas iniciarán ya en los primeros días de enero. 

Eso es lo grave.

Incluso, preocupa lo externado por la consejera Jessica Hernández quien manifestó haber cierto atraso en tareas propias tanto para el desarrollo del proceso ordinario en marcha como para la organización de las elecciones extraordinarias municipales.

Como bien lo dijo el representante del Partido del Trabajo (PT), Noel García Pacheco, preocupa que el pleno del máximo órgano de decisión del OPL oaxaqueño protagonice discusiones al estilo “Bronx” cuando la democracia permite el debate y es sano que las consejeras y los consejeros debatan.

Preocupa, como lo señaló (al parecer) el representante de Morena, Geovany Vázquez Sagrero, que el órgano garante de los derechos político electorales de la ciudadanía haga procedimientos similares a juicios sumarios. Palabras más, palabras menos.

Preocupa la existencia de dos bloques de consejerías.

ALGO SE DEBE DE HACER 

El pleito en un Instituto Estatal Electoral no es algo nuevo, y seguramente no es exclusivo del OPL oaxaqueño; se da en diversos órganos electorales locales, sobre todo cuando ocurre el cambio de la persona titular de la presidencia del Consejo General.

Algo deben hacer en el INE, o cuando el órgano legislativo realice una reforma electoral, para evitar las fracturas de los OPL en ocasión de la transición de la presidencia del árbitro electoral, o en cualquier momento.

Correo: rosyrama@hotmail.com