El Talibán promete un régimen menos severo; adversarios advierten primeros actos de represión

0
565
  • El vocero fue vago cuando le cuestionaron sus promesas, especialmente en el tema de los derechos de las mujeres. “Nadie va a lastimarlos, nadie va a tocar a sus puertas.
  • Unión Europea no descarta diálogo con talibanes, pero precisó que esto no significaba que iban a reconocer rápidamente el régimen talibán.

 El Talibán prometió dar a las mujeres de Afganistán todos sus derechos, bajo la ley de la sharia, y aseguró que no buscará venganza contra sus enemigos, ni permitirá que el país sea usado como base para perpetrar ataques “terroristas” en el extranjero.

El vocero del grupo, Zabihullah Mujahid, habló del “compromiso hacia los derechos de las mujeres bajo el sistema de la sharia”, y aseguró que “el suelo de Afganistán no será usado en contra de nadie”, además de enfatizar que “existe seguridad plena en todo el país”.

Pero mientras el Talibán presentaba su imagen reformada, había reportes de redadas nocturnas y arrestos a sospechosos por parte de hombres armados, lo que produjo trepidación en todo aquel que siente que podría ser blanco de los islamitas.

Mujahid se convirtió en el rostro público del Talibán en las conversaciones diplomáticas con Estados Unidos realizadas en la capital qatarí de Doha; y conservó esta posición a medida de que el movimiento se adueñó de Afganistán en una ofensiva militar sorprendentemente veloz. El vocero fue vago cuando se le cuestionaron sus promesas, especialmente en el tema de los derechos de las mujeres. “Nadie va a lastimarlos, nadie va a tocar a sus puertas”, sostuvo.

Sin embargo, una serie de allanamientos y arrestos por parte del Talibán ha causado grave preocupación entre aquellos que se opusieron al mandato teocrático de los yihadistas. Por lo pronto, las redadas han sido limitadas en número. Se han enfocado, según el Talibán, en criminales y ex funcionarios que podrían tener armas en sus hogares. Pero se cree que han sido detenidos periodistas locales y activistas por los derechos civiles.

Las autoridades talibanes niegan que sus opositores políticos sean su objetivo y dijeron que todos los casos de secuestro serán investigados, aunque aseguran que éstos pudieron ser obra de pandillas criminales. Una de las razones por las que los islamitas ingresaron a Kabul, aseguró Mujahid, fue porque “el gobierno anterior fue tan incompetente que las autoridades no podían hacer nada para garantizar la seguridad. Tuvimos que hacer algo”.

Pese a ello, agencias internacionales aseguran que la población criminal en Kabul se ha incrementado, de hecho, porque el Talibán abrió las rejas de la prisión de Pul-e-Charkhi, cuando entraron a la capital en una táctica que usaron anteriormente en otras ciudades que capturaron. Los reos liberados se unieron a las filas de los insurgentes, pero también dejaron sueltos a hombres peligrosos en un lugar repleto de armas de fuego.

Ante la ola de escepticismo, el portavoz de la Organización de Naciones Unidas Stéphane Dujarri indicó: “Necesitamos ver qué es lo que en realidad sucede y pienso que tendremos que ver en los hechos esas promesas”.

En tanto, la Unión Europea anunció que suspenderá todo pago de ayuda para el desarrollo destinado a Afganistán.

Después de la toma de Afganistán protagonizada por los talibanes, varios países “saludaron” al nuevo gobierno en declaraciones públicas tras la primera rueda de prensa de los insurgentes. Sin embargo, también hay otros que están vigilantes de sus actos y promesas.

Los talibanes parecen beneficiarse de una mejor acogida internacional que durante su anterior régimen, de 1996 a 2001. Rusia, China y Turquía son algunos de los gobiernos que ya tuvieron un primer acercamiento con este grupo.

Otro bloque de naciones, con Estados Unidos a la cabeza, se mantienen vigilantes de las acciones del grupo talibán. Washington insiste en que espera que los talibanes respeten los derechos humanos, y en especial los de las mujeres.

Canadá por otro lado, indicó que no piensa reconocerlos, lo aseguró el primer ministro Justin Trudeau. “Cuando estaban en el poder hace 20 años, Canadá no reconocía su gobierno. Derrocaron y sustituyeron por la fuerza a un gobierno debidamente elegido, y son un grupo terrorista según la legislación canadiense”, dijo en rueda de prensa de la campaña legislativa en Ontario.

Por otro lado, Berlín anunció el lunes la suspensión de su ayuda al desarrollo de Afganistán que preveía el desembolso de 430 millones de euros este año, 250 millones para el desarrollo.

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrel explico que “Los talibanes han ganado la guerra, así que tendremos que hablar con ellos”, sin embargo, precisó que esto no significaba que iban a reconocer rápidamente el régimen talibán.