Axiomas de mi alma

0
36

Freddy Darino

Nunca me había planteado, la necesidad de abordar este aporte reiterando “los axiomas de mi alma”, que custodio en mi más íntimo relicario…

Me han regalado por Amor la maravilla de la vida y los axiomas de mi alma, han motorizado mi existencia, otorgándole a mi vida un verdadero sentido…

Ese fervor, ese convencimiento, ese resplandor interior, esa esperanza, que anidan en mí, ese trepar repechos hasta con viento en contra sin detener mi caminar hacia las cumbres, ese remar mar adentro incansable en la búsqueda de la cosecha, luchando contra corrientes turbulentas dispuestas a engullirme, ese sacrificado aguante e indomable voluntad de mi vivir por conquistarlo todo…, no me pertenecen, no me aportan mérito alguno, no vienen de mí, dado que estoy convencido que son valores que me han dado, para que siempre responda a las pruebas y llamados que me convoquen y mantenga encendida e inextinguible, la fragua del Amor…

Y si ahora siento necesidad de abordar este tema de los “axiomas de mi alma”, de verdades que valen por sí mismas sin necesidad de ser demostradas, y de profundizar en ello, es porque esa certeza axiomática puede no ser suficientemente entendida por quienes necesitan procesos racionales para entenderla, o precisan “introducir sus manos y tocar las llagas para creer…”

Admito que haya quienes no piensen como yo y no los cuestiono, pues todos tienen el legítimo derecho a mantener sus ideas, ni me propongo convencerlos con las mías…, lo cual no me impide compartir mis conceptos…

Considero, sí, ilegítimo, tratar de imponer ideas personales atropellando conta los límites, la prudencia, y las normas que regulan la convivencia, cuando se “actúa de cualquier modo”, como algunos que no son pocos lo han hecho…

Por ello, mis rebeldías me sacuden por dentro y me conducen a no silenciarme…

Desde los “axiomas de mi alma” abordo ahora el presente de este mundo que soporta el martirio de diferentes pandemias, que está torpedeado de manipulaciones para embriagarnos y no dejarnos pensar, que nos pone a merced de redes tendidas arteramente para capturarnos y luego explotarnos de diferentes modos, al influjo de bajos instintos…

Es muy clara la terca tendencia de satisfacer la inmediatez del “yo”, desplazando al superior “nosotros” …

Permanentemente se nos acecha con extrañas ideologías globalistas que pretenden someternos a determinadas formas de pensar, consumir y vivir, que van marchitando nuestra libertad…

Se nos explota con arteras intenciones, subestimándonos, propiciando un materialismo salvaje, de modo que ahuyente toda espiritualidad…

Pretenden confundirnos con “cuotas nada inocentes ni santas del sistema financiero”, pactando con las salvajedades del mercado, que encierran por sus porcentajes de intereses, un verdadero despojo, que alientan un consumismo sin norte, repleto de intereses por demás mezquinos…

Muchos medios televisivos e impresos abundan sometidos a intereses sesgados, a una pornografía que campea a sus anchas, con la malvada explotación de niños, jóvenes y no tan jóvenes, poniendo en riesgo sus vidas, atrapándolos en las redes que tienden los miserables…

Los genocidios no sólo han quedado en el ayer, sino que hoy están presentes cuan pandemias malditas, aunque se manifiesten de otras formas, por parte de narcotraficantes, dictadores y explotadores, a quienes no les conviene el despertar de sus pueblos, sino capitalizar el oscurantismo cultural…

Pobreza extrema y chatura cultural, a la que son condenados tantos pueblos, engañados de la forma más inhumana y mezquina, hasta caer en los barros de la desesperanza que lanza contingentes humanos a los mares, buscando un resplandor de esperanza para lo que les quede de vida, pagando el precio de tan tremenda maldad y arriesgándose a quedar a merced de los tiburones

Los “axiomas de mi alma” no me permiten silenciar estas tragedias y una señal de peligro, de alarma, se enciende en mi interior, para denunciar tanta maldad.

Con las drogas van muriendo muchos, poco a poco, cada día, y hasta se percibe el colmo de conductores políticos que sólo piensan en ellos comandados por su ambiciones sin límites, adoptando comportamientos bochornosos, aferrándose a hipocresías y a falsedades por su ambición sin límites, mostrando falta de respeto hacia las tradiciones conquistadas, cegados por el poder, y por todo cuanto significa respaldar a quien se sienta en el apetitoso sillón de la Moncloa…

En tantos casos, cómplices que se arrodillan al super poder global que les otorga mayores beneficios personales, sin importarles arrodillarse ante los poderosos que los utilizan, actuando como cobardes amanuenses, vendiendo su honor y no por miserables treinta dineros, por cierto…

El actual timonel de la gran Nación que es y ha sido España, principal responsable de la deriva conductiva, ha hecho y hará cualquier cosa: ha pactado con separatistas, con etarras, con comunistas trasnochados, que al fin le dieron la investidura formal, pero a mi juicio ilegítima, dado que sus votantes no los votaron para hacer lo que han hecho y harán, atentando contra la libertad de este pueblo, no queriendo arriesgar el cetro del poder, utilizando con insanía, mentiras y más mentiras para que no se interrumpa la legislatura, arrodillándose también suplicantes ante quienes han insultado, amenazado, y chantajeado a quienes habitamos en esta gran Nación…

He dicho y reiterado que en España no hay presos políticos, sino políticos presos por cuanto han dicho y obrado para merecer ser juzgados y condenados.

Comparto y proclamo desde los “axiomas de mi alma,” desde las trincheras de la resistencia, sin desfallecer, que muchos se están cavando su propia sepultura política, y que la Verdad de un modo u otro siempre se hará presente, para poner en el banquillo de los acusados a quienes lo merecen, para que respondan por sus responsabilidades civiles, políticas y/o penales, cuando la Justicia de Verdad, sin sesgos ni influencias políticas negativas se ponga de nuevo en acción…

Estoy convencido de que “algo tiene que ocurrir”, desde adentro mismo de las fronteras de España, por parte de quienes se movilicen para actuar dentro de los parámetros legales para frenar este drenaje, este sangrado que puede resultar fatal, o desde afuera, desde Bruselas, para cortar los víveres financieros que tanto necesita la actual conducción para manejarlos a su antojo.

Los “axiomas de mi alma”, que proclamo y difundo en mis registros escritos me han sido dados por el Señor para llenarme de su Amor e iluminarme por dentro despejando mis tinieblas.

Yo apenas pretendo ser una débil llamita de un resplandor que no me pertenece, sino que viene de ÉL.

Apenas he podido llegar a ser una pequeña y frágil luciérnaga, como humilde portador de una Verdad, por la que no debo, no puedo, ni quiero silenciarme, para vivir en esta fugacidad de la existencia, comprometido e involucrado en favor de mis semejantes, crean o no en ÉL…, que está antes, durante y después de todo y de todos…

Los “axiomas de mi alma”: Amor, sencillez, humildad, sacrificios, superación, coraje, determinación por conquistarlo todo…, aquí en la tierra que todo es temporal y efímero, como en el cielo, en el más allá que nos espera en la eternidad…, me conducen a un destino soñado, a un reencuentro con los seres queridos, en medio de la luminosidad donde ya no necesitaremos, ni siquiera de nuestras esperanzas…

Los “axiomas de mi alma” me conducen a no torcer el rumbo, a no desfallecer, a no dejar de soñar, pero con los pies en la tierra y donde sea que me lleve la vida, como ha sido hasta ahora, cruzando fronteras, y sintiendo la certeza que intuyo y deseo, de que aquí en España, donde resido desde hace casi diecisiete años, le llegará el turno a mi último suspiro…para luego renacer, convencido de no haber pasado en vano por la existencia, y habiendo dejado testimonios para los míos y para aquellos que deseen detenerse a dialogar conmigo, prolongándome la vida, evitando que el olvido ponga sobre mí su pesada lápida…

Escritor

Publicado originalmente en elimparcial.es