López-Gatell desestima cierre de fronteras como ante variante Ómicron

0
236
  • Secretaría de Salud indicó que se encuentra actualizando protocolos de vigilancia genómica para la búsqueda intencionada de dicha variante.
  • Esta semana el país sumó 17 semanas consecutivas de descenso en los contagios tras una tercera ola que alcanzó su pico entre julio y agosto.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de México, Hugo López-Gatell, dijo que hasta ahora no se ha demostrado que la variante de la covid-19 ómicron «sea más virulenta ni que evada la respuesta inmune inducida por las vacunas».

En un mensaje en Twitter, López-Gatell, encargado de gestionar la pandemia en el país, señaló que algunos datos sugieren que la variante «tiene mayor transmisibilidad» que las previas.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, señaló que hasta el momento no hay evidencia de que ómicron, la nueva variante de coronavirus, sea más virulenta que las previas existentes.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el funcionario de la Salud explicó que si bien algunos datos indican que es más transmisible, no la hay en el sentido de su intensidad.

“Algunos datos sugieren que tiene mayor transmisibilidad que las previas. No se ha demostrado que sea más virulenta”, escribió.

Aunque recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la califico como “variante de preocupación” el pasado viernes, López-Gatell apuró en decir que tampoco hay evidencia para que ésta evada la respuesta inmune que provocan las vacunas contra coronavirus.

Asimismo, desestimó las restricciones de viajes o cierres de fronteras como acciones para evitar la propagación del virus, pese a Estados Unidos, Canadá y gran parte de Europa han cerrado sus fronteras a viajeros de los países africanos donde se ha detectado casos provocados por la variante ómicron.

“Las restricciones de viajes o cierres de fronteras son medidas poco útiles; afectan la economía y el bienestar de los pueblos”.

Y agregó: “La información difundida sobre los riesgos de la nueva variante es desproporcionada respecto a lo que muestra la evidencia científica existente”.

Por otra parte, la aparición de la variante del coronavirus ómicron recientemente identificada se siente como una prueba de nuestro instinto pandémico.

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que el mundo vería emerger variantes de coronavirus. Los virus mutan constantemente.

Pero cuando el ministro de Salud de Sudáfrica anunció el pasado jueves el descubrimiento de la variante B.1.1.529, que parece estar extendiéndose rápidamente en algunas partes del país, fue el recordatorio más fuerte hasta ahora de que la pandemia no ha terminado.

En las horas posteriores al anuncio del jueves, varias naciones —incluyendo a Estados Unidos y el Reino Unido— prohibieron los viajes desde Sudáfrica y los países africanos circundantes.

Las nuevas restricciones de viaje anunciadas por el presidente Joe Biden el viernes le darán al gobierno federal de EU más tiempo para investigar la nueva variante ómicron que ha surgido en Sudáfrica, dicen los funcionarios. Pero no mucho.