La confianza empresarial crece

0
103
  • Desmiente que haya divorcio gobierno-empresarios
  • Mucho menos que sea un asunto de chairos y fifíes

Contra la opinión de los opositores del presidente Andrés Manuel López Obrador, la confianza empresarial no sólo se mantiene, sino que se incrementa, desmintiendo, con su comportamiento, a quienes afirman estar seguros de que, entre el gobierno y quienes invierten en actividades productivas, no existe más que un permanente divorcio, desconfianza y desprecio. Que es un asunto entre “chairos” y “fifís”.

Aunque no lo crean los opositores, o busquen desmeritar al gobierno de Morena y de la Cuarta Transformación, la mayoría del empresariado -hombres y mujeres-, no solamente vive confiado en su vida personal en la situación política, sino que continúa inyectando opíparas dosis de dinero, particularmente en actividades privadas no financieras, en la actividad comercial, en la industria manufacturera (ramo importantísimo del aparato productivo, porque es una fuente de bienes para la exportación), así como en la llamada industria de la construcción.

En febrero pasado, en comparación con febrero de 2021, el Indicador de Confianza Empresarial (ICE) registró el siguiente comportamiento: El ICE de los Servicios Privados no Financieros avanzó 11.3 puntos; el del Comercio, 9.8 puntos; el de las Manufacturas, 8 puntos, y el de la Construcción se incrementó 7.5 puntos. Porcentajes muy positivos que podrían causar escándalo a los ojos de la oposición política que, si no encuentra un flanco presidencial expugnable, lo sigue buscando donde no hay hasta inventarlo. Y el dato contundente: Con cifras originales, el Indicador Global de Opinión Empresarial de Confianza (IGOEC), construido por los expertos del INEGI (Instituto de Estadística y Geografía), que es el promedio ponderado de los indicadores de los cuatro sectores económicos que lo integran, se ubicó en 52.8 puntos, un alza de 9.9 puntos, en febrero de 2022, frente al mismo mes del año 2021.

Solamente en febrero de 2022 sin comparación anual y con cifras desestacionalizadas, el ICE de las Manufacturas creció 1.8 puntos respecto de enero, el de los Servicios Privados no Financieros aumentó 1 punto, el de la Construcción creció 0.4 puntos y el del Comercio subió 0.1 puntos. Es muy necesario explicar y aclarar que los Indicadores de Confianza Empresarial (ICE) se elaboran con los resultados de la llamada Encuesta Mensual de Opinión Empresarial (EMOE), levantada por el INEGI.

Los resultados de este ejercicio permiten conocer, casi inmediatamente después de terminado el mes de referencia, la opinión de los dirigentes empresariales de los sectores mencionados: Manufacturero, Construcción, Comercio y de los Servicios Privados no Financieros, sobre la situación económica que se presenta, tanto en el país como en sus empresas. Los Indicadores Agregados de Tendencia y Expectativas Empresariales tampoco dejan dudas.

En febrero de 2022 y con cifras desestacionalizadas, el Indicador Agregado de Tendencia (IAT) del sector Manufacturero se estableció en 52.7 puntos, lo que representó un incremento mensual de 1.9 puntos.

En la Construcción, el IAT con datos desestacionalizados se colocó en 54.2 puntos en el segundo mes de este año, cifra igual que la de enero pasado.
Por su parte, para febrero de 2022, el IAT del sector Comercio se situó en 51.6 puntos, un aumento de 0.3 puntos en comparación con el mes anterior.

Con cifras ajustadas por estacionalidad, el IAT de los Servicios Privados no Financieros se ubicó en 55.4 puntos, un alza mensual de 7 puntos en febrero del presente año.

Con datos originales, en febrero de 2022 el Indicador Global de Opinión Empresarial de Tendencia (IGOET), que es el promedio ponderado de los indicadores de los cuatro sectores que lo integran, se estableció en 51.1 puntos, un crecimiento anual de 1.4 puntos.

Los mitos en la imaginación de un rabioso opositor.