A cazarlos

0
275

En las reuniones de “primer nivel” en la Casa Blanca con nuestros enviados especiales se están abriendo carpetas muy delicadas de un gobierno, el nuestro, inestable y corrupto. Las advertencias han sido constantes y las respuestas a las bravatas de AMLO inmediatas.

Allá en Washington con la participaron México, Canadá y Estados Unidos, se llegó a negociaciones ausentes de transparencia.

El fiscal general Merrick Garland formalizara 28 órdenes de aprehensión directamente contra los integrantes, cabecillas, del cártel liderado por los hermanos Iván Archivaldo, Jesús Alfredo y Ovidio Guzmán. Son acusados de los delitos de tráfico de fentanilo, crímenes, portación de armas y blanqueo de dinero, entre otros. El cartel de Sinaloa es el principal sospecho del manejo, comercio y distribución del fentanilo. Y así lo ha corroborado el Departamento de Justicia en los Estados Unidos.

Según sus cifras más de 107.000 estadounidenses fallecieron por consumo y sobredosis de drogas en ese país sólo en 2021. Hoy se sabe que los órganos de inteligencia de Estados Unidos se infiltraron durante año y medio en el Cartel de Sinaloa para obtener información sobre su logística incluso, se presume, implicando a funcionarios mexicanos del actual gobierno federal.

La jefa de la Administración para el Control de las Drogas, Anne Milgram, declaró en rueda de prensa que “Mata a más estadounidenses de 18 a 45 años que los accidentes de coches, que el cáncer, que la Covid. Y el número de niños de menos de 14 años que mueren ha aumentado a un ritmo alarmante. A la red de los chapitos la hemos seguido por todo el mundo.

Desde China donde los chapitos se asociaron con compañías chinas y con intermediarios para adquirir precursores de fentanilo, hasta Centroamérica donde los chapitos trabajaron con intermediarios que los ayudaban a transportar precursores de fentanilo de China a México. Dinos con laboratorios donde la droga la transformaban en pastillas o polvo y lo contrabandeaban a Estados Unidos”.

Algunos legisladores estadounidenses ya califican a la administración mexicana como “narcoestado” y pretenden implementar mecanismo para, considerando terroristas a los narcotraficantes, actuar con gente armada en nuestro territorio.

Estiman qué hay un pacto con los delincuentes y esto inquieta aún más por la visita de AMLO a Badiraguato el 20 de marzo de 2020, fecha del cumpleaños de Ovidio Guzmán. Ahí quedó el testimonio del saludo a la mamá del Chapo y la presencia entre otros de Quirino Ordaz entonces gobernador hoy embajador de México en España. El 17 de octubre de 2019 el presidente ordenó la liberación.

De Ovidio sin permitir entonces el cumplimiento de una petición de extradición formulada por Estados Unidos. El 6 de enero de este año, se informa de una sospechosa detención de Ovidio (que no ha sido presentado a la opinión  pública) muy próxima a la vista del Joe Biden a México para asistir a la Cumbre de Líderes de Norteamérica. No es gratuito entonces que AMLO agreda a la Suprema Corte e intente dejar “inoperable” al INAI para frenar cualquier tipo de investigación y/o información.

Y hay quien asegura que podría estar en serio problemas Horacio Duarte, antes director de aduanas hoy coordinador de campaña de Delfina Gómez en el Estado de México. Hace prácticamente dos el Comando Norte de Estados Unidos acusó que el 35 por ciento del territorio nacional está controlado por las organizaciones criminales y no por el gobierno.

El fiscal general de Estados Unidos declaró: “estamos atacando todos los aspectos de las operaciones de los cárteles. Hay un corredor con sede en Guatemala que compra los precursores químicos en nombre de los operadores del cártel de los laboratorios clandestinos en México”.

Los secretarios de Estado, Antony Blinken y de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, han detectado 9 cárteles por el Departamento de Justicia, la DEA y el FBI, que se disputan las plazas, principalmente los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación. Las acciones actuales y futuras de los estadounidenses ponen a temblar a la 4aT por la fallida y ridícula estrategia de “abrazos no balazos”.

De darse a conocer los cómplices del gobierno mexicano con pruebas y datos ciertos la fractura del sistema político sería demoledora y se menciona constantemente a Mario Delgado con una larga lista de gobernadores y legisladores.

Conductor del programa VaEnSerio mexiquensetv canal 34.2 izzi 135 y mexiquense radio.

@cramospadilla