Acuerdan en G20 facilitar a países pobres acceso a vacunas

0
36
  • Pfizer y BioNTech se comprometieron a poner a disposición de los países más pobres mil millones de dosis a un precio reducido este año.
  • OMS subrayó la necesidad de progresar en una cobertura sanitaria universal para hacer frente a nuevas pandemias.

Los líderes de las principales 20 economías del mundo y ejecutivos de grandes farmacéuticas prometieron hacer más para ayudar a acabar con la pandemia del Covid-19, con un incremento de los suministros de vacunas en las regiones más pobres del planeta, las más afectadas por la enfermedad.

Hasta la fecha se han administrado unos 1 mil 530 millones de dosis en todo el mundo, pero sólo alrededor del 1% de ellas en África, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Deberíamos bajar la cabeza de vergüenza», dijo el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa, uno de los líderes que intervino en una cumbre especial del Grupo de los 20 sobre la pandemia, organizada por Italia y la Comisión Europea.

Si bien las campañas de inoculación avanzan velozmente en muchas naciones ricas, lo que ha contribuido a provocar un descenso dramático de los nuevos casos, muy pocas vacunas han llegado a los países menos desarrollados, donde el virus sigue haciendo estragos.

«Estamos en una guerra global contra una pandemia. Cuando se está en una guerra y todos son aliados, hay que utilizar todas las armas sin esconderse detrás del beneficio a costa de las vidas», agregó.

Sin embargo, pero a la propuesta de abrir las patentes de los antígenos, los líderes pidieron transferencias voluntarias de licencias y tecnología para permitir un rápido aumento de la producción de vacunas, es decir, no hubo consenso, ante la presión de Estados Unidos y otros países sobre el tema.

En respuesta, Pfizer y BioNTech se comprometieron a poner a disposición de los países más pobres mil millones de dosis a un precio reducido este año. Otros mil millones de vacunas se suministrarán en 2022, dijo el jefe de la compañía, Albert Bourla.

Johnson & Johnson prometió 200 millones de dosis a Covax, un programa de reparto de vacunas codirigido por la OMS, mientras que la UE prometió mil millones de euros (mil 200 millones de dólares) para levantar centros de fabricación de vacunas en África.

«Mientras nos preparamos para la próxima pandemia, nuestra prioridad debe ser garantizar que todos juntos superemos la actual. Debemos vacunar al mundo, y hacerlo rápido», afirmó el primer ministro italiano, Mario Draghi, en su discurso de apertura.

En tanto, el presidente de China, Xi Jinping, prometió este viernes 3 mil millones de dólares durante los próximos tres años para ayudar a los países en desarrollo a recuperarse de la pandemia y propuso la creación de un foro internacional sobre cooperación en materia de vacunas.

El gobierno de Biden apoyó a principios de mayo los pedidos de muchos países en desarrollo para que se renuncie a las patentes de las vacunas para el Covid-19, con la esperanza de que eso impulse la producción y permita una distribución más equitativa de las dosis en todo el mundo.

Para la OMS «los países del G20 tienen los medios necesarios para vacunar al mundo»

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió en el G20 de Sanidad de Roma que las grandes economías intensifiquen sus esfuerzos para una mejor distribución global de las vacunas anticovid, ya que, opinó, tienen los medios para garantizar que éstas lleguen a todo el planeta.

El director general de la OMS dio la bienvenida a los compromisos de ayuda futura expresados por los gobiernos del G20 y otras economías en la actual cumbre sanitaria, pero aseguró que «deben traducirse en acciones en el presente, porque solo en el día de ayer murieron 13 mil personas de COVID-19 y otras tantas lo harán hoy».

«La gente seguirá muriendo mientras persista el desequilibrio en el reparto de vacunas. El desarrollo de estas fue un triunfo de la ciencia, pero su dispar distribución es un fracaso de la humanidad», subrayó Tedros.

«Solo podemos terminar con la pandemia si todos tienen las herramientas necesarias para detenerla», insistió el máximo responsable de la OMS, quien pidió también al G20 que aumente sus inversiones en el Acelerador ACT, el programa multilateral de desarrollo de terapias, vacunas y diagnósticos contra la COVID-19.

Tedros también reiteró su apoyo a un posible tratado internacional de preparación contra pandemias actualmente a debate, «que brindaría un marco para la responsabilidad política y redefina la forma en la que los países enfrentan las emergencias sanitarias».

Finalmente, el director general de la OMS subrayó la necesidad de progresar en una cobertura sanitaria universal para hacer frente a nuevas pandemias que puedan llegar en el futuro.

«Esta pandemia ha mostrado que la salud no es un lujo sino la clave de la estabilidad política, y no será la última», señaló Tedros.

«Hacer como si no hubiera pasado nada tras la pandemia producirá un mundo inseguro, insuficientemente preparado e injusto», concluyó.