Atribuyen inundaciones en China y Europa al cambio climático

0
40
  • La ONU asegura que las torrenciales lluvias en China sugieren que en 24 horas cayó el equivalente de la lluvia de 8 meses.
  • La humanidad está inmersa en un enfrentamiento “implacable y autodestructivo contra la naturaleza” y que por ello es necesario hacer las paces con nuestros ecosistemas, advierten.

Los contrastes meteorológicos en el mundo, según la autoridad internacional, son impactantes. Países como Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo y Suiza han sufrido fuertes lluvias. Mientras que Escandinavia, Siberia, Canadá y Estados Unidos soportan olas de calor intenso e incendios forestales.

En los últimos días, las redes sociales se han llenado de imágenes de fuertes inundaciones causadas por la lluvia en diferentes partes del mundo y, en contraste, otros países que se encuentran en verano también han reportado fuertes olas de calor. La respuesta, según la Organización de Naciones Unidas, es el cambio climático.

En el caso más reciente, el de China, ya se han reportado cerca de 12 víctimas mortales debido a las fuertes inundaciones que afectaron grandes instalaciones como el metro de Zhengzhou, una ciudad en el centro del país donde la ONU advierte que en 24 horas ha caído el equivalente de la lluvia de 8 meses. Las autoridades locales califican las inundaciones como un acontecimiento “único en 1000 años”.

Los contrastes climáticos en el mundo, según la autoridad internacional, son impactantes. Por un lado, países como Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo y Suiza han sufrido fuertes lluvias. Mientras que en lugares como Escandinavia, Siberia, Canadá y Estados Unidos soportan olas de calor intenso e incendios forestales.

“Si bien los estudios de atribución rápida han demostrado el vínculo claro entre el cambio climático inducido por el hombre y los episodios de olas de calor sin precedentes registrados en el oeste de Estados Unidos y Canadá, los patrones climáticos en todo el hemisferio norte han mostrado patrones ondulados planetarios inusuales en este verano. Esto ha traído condiciones de calor, sequías, frío y humedad sin precedentes en varios lugares. Es necesario investigar la conexión de esta perturbación a gran escala de la temporada de verano con el calentamiento del Ártico y la acumulación de calor en el océano “, dijo a la ONU Omar Baddour, director de División de Políticas y Vigilancia del Clima de la OMM.

Inundaciones en Europa

Tal y como indica la ONU, algunas partes de Europa Occidental recibieron lo equivalente de hasta 2 meses de lluvia en tan solo dos días (14 y 15 de julio). Las regiones más afectadas fueron Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Alemania.

Tan solo en Alemania y Bélgica, las autoridades reportaron, al menos, un centenar de personas que murieron atrapadas en derrumbes o arrastradas por el agua. Según el servicio meteorológico nacional alemán, DWD, entre el 14 y el 15 de julio se produjeron entre 100 y 150 mm de precipitación en 24 horas.

Olas de calor

Mientras que en Europa central las inundaciones causaron desastres, el norte de Europa y Norte América Europa del Norte se ha visto afectada por una ola de calor. Lugares como Finlandia registraron su junio más cálido en la historia.

Por su parte, en el oeste de Estados Unidos y Canadá también se batieron récords con la ola de calor. En Las Vegas, por ejemplo, se registraron 117 ° F (47.2 ° C), al igual que en Utah. El Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU. emitió el pasado 16 de julio advertencias sobre el calor excesivo en el noreste del Pacífico.

La influencia del cambio climático en los cambios meteorológicos ya se ha advertido en ocasiones anteriores. El informe especial del IPCC sobre calentamiento global de 1.5 ° C mencionó los cambios que ya se han observado en los sistemas climáticos del mundo.

La degradación de tierras socava el bienestar de 3 mil 200 millones de personas

La humanidad está inmersa en un enfrentamiento “implacable y autodestructivo contra la naturaleza” y que por ello es necesario hacer las paces con nuestros ecosistemas.

“La biodiversidad está disminuyendo, la concentración de gases de efecto invernadero está aumentando y las huellas de nuestra contaminación se pueden encontrar hasta en las islas más remotas y las cumbres más altas”, alertó António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas

Por ello, el titular de la ONU afirmó que la degradación de tierras ya sea a consecuencia del cambio climático o de la expansión de la agricultura, las ciudades y las infraestructuras, mina el bienestar de 3 mil 200 millones de personas, perjudica la biodiversidad y comporta la aparición de enfermedades infecciosas como la COVID-19.

Guterres explicó que, una opción sencilla, barata y accesible para todo el mundo, contribuye a eliminar el carbono de la atmósfera, a ayudar a las comunidades vulnerables a adaptarse al cambio climático y a aumentar la producción agrícola cada año en 1.4 billones de dólares.

“De hecho, es una de las formas más democráticas y favorables a los pobres de acelerar el progreso hacia la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, resaltó.

Coincidiendo con el inicio del Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas, el titular de la ONU emplazó a todo el mundo a comprometerse a colocar la salud de los suelos en el centro de las iniciativas de planificación.

Los compromisos adquiridos por más de un centenar de países con motivo del inicio del Decenio concretan la restauración de cerca de 800 millones de hectáreas -un tamaño comparable a la superficie de China- a lo largo de los próximos 10 años.