Golpe a la administración de Joe Biden; Corte ordenó reactivar programa ‘Quédate en México’

0
61
  • Juez federal del distrito de Texas nombrado por Donald Trump, ordenó la reinstauración del programa al remarcar que el gobierno de Biden.
  • Más de 70 organizaciones firmaron una carta abierta en la que pidieron al gobierno de López Obrador que se oponga al restablecimiento del programa.

 La Suprema Corte de Estados Unidos rehusó bloquear el fallo de un tribunal menor que ordena al gobierno del presidente Joe Biden reinstaurar una política del gobierno de Donald Trump que obliga a los solicitantes de asilo a esperar en México a que llegue la fecha de las audiencias para su caso.

Con el disenso de los tres jueces liberales, el tribunal señaló que es posible que el gobierno violara la ley federal en su intento de rescindir del programa conocido informalmente como Quédate en México, cuyo nombre oficial es Protocolos de Protección al Migrante (PPM).

El Protocolo de Protección de Migrantes (MPP), nombre oficial del programa, fue una de las primeras políticas trumpistas derribadas por la administración demócrata de Biden, un gesto que pretendía apuntar hacia una nueva dirección en materia migratoria y que había permitido a más de 13 mil personas seguir sus trámites en Estados Unidos.

A mediados de agosto, sin embargo, Matthew Kacsmaryk, un juez federal del distrito de Texas nombrado por Donald Trump, ordenó la reinstauración del programa al remarcar que el gobierno de Biden había desestimado los beneficios de esa política. También se habían iniciado acciones en el mismo sentido en Misouri, otro estado republicano.

Se desconoce cuántas personas resultarán afectadas y qué tan pronto. Según el fallo del tribunal menor, el gobierno debe realizar un “esfuerzo de buena fe” para reiniciar el programa, que ha obligado a miles de personas a quedarse en México mientras esperan a que llegue la fecha de sus audiencias de asilo en Estados Unidos.

Samiel Alito, juez federal en Texas, había ordenado previamente la reinstauración del programa en respuesta a una demanda de los fiscales generales de su estado y de Misuri. Tanto Alito como la Corte Federal de Apelaciones del quinto circuito rechazaron la solicitud de la administración de Biden de suspender el fallo que emitió.

El magistrado ordenó una breve demora para otorgar al pleno de la corte el tiempo necesario con la finalidad de considerar la apelación del gobierno central.

“La solicitud de suspensión presentada al juez Alito y por él referida a la Corte es denegada. Los solicitantes no han demostrado en el reclamo que el memorando (que suspende el programa) no fue arbitrario”, se afirma en la orden judicial.

Kacsmaryk dictaminó a principios de este mes que la administración de Biden no proporcionó una razón adecuada para deshacerse de la política y que sus procedimientos con respecto a los solicitantes de asilo que ingresan al país eran ilegales.

La decisión del tribunal hizo referencia a su fallo de 2020 que frustró el intento de Trump de poner fin a un programa presentado por el ex presidente Barack Obama que protege de la deportación a cientos de miles de inmigrantes, especialmente de los llamados dreamers, que ingresaron sin documentos migratorios a Estados Unidos cuando eran niños.

Biden, que ha buscado desde que asumió el cargo en enero revertir muchas de las políticas de inmigración de línea dura de Trump, hizo retroceder el programa PPM. Texas y Misuri, liderados por los republicanos, desafiaron la decisión del presidente demócrata.

El actual gobierno recurrió a la Suprema Corte después de que el magistrado Kacsmaryk dictaminó que la política de Trump tendría que ser restablecida y la Corte de Apelaciones del quinto circuito, con sede en Nueva Orleáns, denegó el 19 de agosto la solicitud del gobierno de una demora.

La decisión sostiene que la administración de Biden debe implementar el MPP de “buena fe”, lo que deja al gobierno cierta discreción sobre cómo seguir adelante.

Demócratas y defensores de migrantes criticaron el programa al señalar que la política sometía a los indocumentados –principalmente los llegados de Centroamérica– a condiciones peligrosas en las ciudades fronterizas mexicanas.

La administración de Trump argumentó que había una “crisis de seguridad y humanitaria” a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México al negarse a permitir que los migrantes que buscan asilo, debido al temor de persecución en sus países de origen, ingresen a Estados Unidos antes de las audiencias ante los jueces de inmigración.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Biden afirmó que «lamenta que la Corte Suprema se haya negado a conceder una suspensión» y aclaró que «mientras continúa el proceso de apelación, el DHS cumplirá con la orden de buena fe».

ONG’s piden a AMLO impedir retorno del plan

Más de 70 organizaciones de México y Estados Unidos firmaron el martes una carta abierta en la que pidieron al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que se oponga al restablecimiento del programa de devolución de solicitantes de asilo implantado por el ex presidente Donald Trump y conocido popularmente como Quédate en México.

La misiva, suscrita por ONG como Amnistía Internacional u Oxfam, colectivos religiosos y departamentos de varias universidades, se hizo pública en vísperas de que la Corte Suprema de Estados Unidos se pronuncie sobre la reinstauración de esta política que para los firmantes “impuso barreras infranqueables al debido proceso y causó daños extremos» a los solicitantes de protección internacional.

Más de 70 mil migrantes fueron devueltos a México por la administración Trump en 2019 para que esperaran aquí sus procesos de asilo, una política que decenas de colectivos denunciaron duramente porque dejaba a los migrantes a merced de los cárteles y en condiciones de vulnerabilidad iguales o mayores a las que les habían hecho huir de sus países.