El fin del carbón está a la vista; anuncian iniciativas en la COP26

0
393
  • Países anuncian plan para abandonar el uso de combustibles fósiles de manera gradual a los que se ha llegado en la cumbre del clima de Glasgow.
  • Estudio demostró que entre 2018 y 2020, los países industrializados del G20 invirtieron cerca 188 mil millones de dólares en proyectos de extracción en el extranjero.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático COP26, organizada por el Reino Unido en colaboración con Italia, parece que dar los primeros acuerdos, en busca de remediar la afectación al medio ambiente y el calentamiento global.

Como muestra, el presidente de la COP26, Alok Sharma, resaltó los compromisos para abandonar el uso de combustibles fósiles de manera gradual a los que se ha llegado en la cumbre del clima de Glasgow (Escocia) y aseguró que «el fin del carbón está a la vista».

«Los países están dando la espalda al carbón y avanzan hacia fuentes de energía más baratas y renovables», afirmó Sharma durante la jornada de la COP26 dedicada a la transición energética.

Cerca de 42 países se han adherido a una declaración que defiende el final de la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón y apuesta por el impulso de las fuentes energéticas limpias. En total, unos 190 gobiernos nacionales, regionales y empresas han firmado ese compromiso.

Sharma destacó que durante la COP26 se han movilizado en torno a 18 mil millones de dólares en nuevos fondos para financiar esa transición energética.

«Sabemos que la transición debe ser justa. Están surgiendo nuevas herramientas para llevarla a cabo. Bancos de desarrollo, iniciativas filantrópicas y el sector privado la están respaldando y ayudando a países en todo el mundo», afirmó.

Desde la firma del Acuerdo de París, en 2015, se han reducido en un 76 % los proyectos de nuevas plantas de carbón a nivel global, indicó el exministro británico de Empresas y Energía.

El presidente de la cumbre climática indicó que las negociaciones técnicas de las delegaciones nacionales en Glasgow continúan elaborando los primeros borradores de las conclusiones que se presentarán al término del encuentro, dentro de semana y media.

«Están surgiendo algunos retos», admitió Sharma, quien sin embargo recalcó que esos escollos son «parte del camino» y se mostró convencido de que «los consensos van a comenzar a salir a la superficie».

Los compromisos anunciados en el ámbito de la energía contribuirán de manera decisiva a que se cumplan las condiciones para mantener «a la vista» el objetivo de limitar el calentamiento global a 1.5 grados centígrados, manifestó.

Acuerdo para dejar de financiar combustibles fósiles en el extranjero

Una veintena de países e instituciones, entre los que se encuentran EEUU, Costa Rica, Etiopía y el Banco Europeo de Inversiones, se comprometieron a dejar de financiar combustibles fósiles en el extranjero para finales de 2022.

«Pondremos fin al nuevo apoyo público directo para el sector internacional de energía de combustibles fósiles para fines de 2022, excepto en circunstancias limitadas y claramente definidas que sean consistentes con un límite de calentamiento de 1.5 °C y los objetivos del Acuerdo de París», señala la declaración.

El documento, que no cuenta con el apoyo de países como China, Japón, Rusia o Australia pero sí de Italia, Canadá, Albania, Portugal, Eslovenia o el Reino Unido, llama «a implementar compromisos similares en la COP27 y más allá».

«Daremos prioridad a nuestro apoyo por completo hacia la transición de energía limpia, utilizando nuestros recursos para mejorar lo que puede ofrecer el sector privado», añade la declaración, que subraya que ese compromiso debe procurar «no causar un daño significativo» a «los objetivos del Acuerdo de París, las comunidades locales y los entornos locales».

«Invertir en proyectos relacionados con la extracción continua de energía fósil implica crecientes riesgos, sociales y económicos», explicó el comunicado, divulgado durante la COP26 de Glasgow.

La iniciativa, impulsada por Gran Bretaña, provocó la adhesión rápida de otros países. «Tenemos que poner a la financiación pública del lado correcto de la historia», declaró el viceministro de Negocios y Energía británico, Greg Hands.

La medida representa «la próxima frontera crítica que debemos cruzar si queremos mantener en pie +1.5 ºC», indicó Hands, en alusión al límite del calentamiento del planeta adoptado como objetivo por la comunidad internacional en el Acuerdo de París sobre el clima.

Una investigación reciente de la organización Oil Change International demostró que entre 2018 y 2020, los países industrializados del G20 invirtieron unos 188 mil millones de dólares en proyectos de extracción en el extranjero, principalmente a través de bancos de desarrollo multilaterales. Estas instituciones no están cubiertas por este compromiso, que las organizaciones no gubernamentales recibieron con reservas.