Consumo de tabaco baja en el mundo, pero requiere más inversión

0
369
  • Empresas tabaqueras seguirán utilizando todos los trucos de manual para defender los gigantescos beneficios, advierten.
  • Se calcula que 38 millones de niños entre los 13 y 15 años en el mundo son consumidores de tabaco.

El consumo de tabaco a nivel mundial sigue disminuyendo y pasó de 1,320 millones de fumadores en 2015 a los 1,300 millones actuales, con una previsión a la baja para 2025 que proyecta una cifra de hasta 1,270 millones, así lo indica el último informe de la Organización Mundial del la Salud.

El estudio destaca que hay sesenta países que ya están en camino de alcanzar el objetivo mundial voluntario de una reducción del 30% en el consumo de tabaco entre 2010 y 2025. Esa cifra era de solo 32 naciones dos años atrás.

El organismo destacó que se han salvado millones de vidas gracias a las políticas eficaces y exhaustivas del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco y de la iniciativa MPOWER, un paquete de medidas a nivel nacional destinado a reducir la demanda de tabaco.

El director general de la Organización, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, aplaudió el menor consumo de tabaco y el aumento del número de países alineados a alcanzar las metas voluntarias mundiales de consumición, aunque cree que hay margen de mejora.

«Todavía nos queda un largo camino por recorrer, y las empresas tabaqueras seguirán utilizando todos los trucos de manual para defender los gigantescos beneficios que obtienen con la venta de sus productos letales. Animamos a todos los países a utilizar mejor las numerosas y eficaces herramientas disponibles para ayudar a la gente a dejar de fumar y salvar vidas», destacó.

El informe también insta a los países a acelerar la aplicación de las medidas previstas en el Convenio Marco en un esfuerzo por reducir aún más el número de personas que corren el riesgo de enfermar y morir por una enfermedad relacionada con el tabaco.

Invertir menos de 2 dólares, puede reportar 152 millones menos de fumadores

Un nuevo estudio de la OMS sobre inversión mundial en la lucha contra el tabaquismo pone de relieve que destinar 1.68 dólares al año per cápita en medidas para el abandono del tabaco con base científica, como las líneas telefónicas gratuitas y el apoyo por SMS para dejar de fumar, podría contribuir a que 152 millones de consumidores de tabaco abandonasen su consumo para 2030, una acción que salvaría millones de vidas y contribuiría al crecimiento económico a largo plazo de los países.

Para facilitar este proceso, el organismo de la ONU ha creado un consorcio para el abandono del tabaco, que reunirá colaboradores para apoyar a los países en la ampliación del abandono del tabaco.

Tanto el informe como el estudio de inversión se publican justo después de la novena sesión de la Conferencia de las Partes (COP9) y durante la segunda sesión de la Reunión de las Partes (MOP2) del Protocolo para la Eliminación del Comercio Ilícito de Productos de Tabaco.

Los delegados se reúnen para combatir las intenciones de la industria tabacalera de mantener a millones de personas enganchadas a sus productos, ya que las pruebas recientes demuestran que ese sector utilizó la pandemia del COVID-19 para ganar influencia con los gobiernos de 80 países.

Alertan que alrededor de 38 millones de niños entre 13 y 15 años consumen tabaco: OMS

Se calcula que 38 millones de niños entre los 13 y 15 años en el mundo son consumidores de tabaco, según estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud sobre las tendencias mundiales del tabaquismo.

A pesar de que acceder a productos relacionados con el tabaco está prohibido para los menores de edad en la gran mayoría de los países, el número de niños fumadores es alarmante, con 14 millones de niñas y 25 millones de niños que consumen tabaco regularmente.

Esta conclusión está basada en el análisis del resultado de mil 728 encuestas nacionales realizadas en 190 países y que han cubierto al 97% de la población mundial.

El experto de la OMS, Ruediger Krech, criticó duramente a la industria tabaquera, a la que acusó de hacer esfuerzos «criminales» para captar a mujeres y niños, y de usar la pandemia del COVID-19 para establecer vínculos de influencia con los gobiernos de ochenta países.

«La industria del tabaco trata de aparentar que son parte de la solución, donan mascarillas, respiradores, cuando claramente el tabaco es causante de multitud de enfermedades respiratorias. Incluso proponen desarrollar una vacuna. Su objetivo es influir en los gobiernos y esta situación debe revertirse puesto que están ayudando a que la gente muera», denunció en una conferencia de prensa.