La mediocridad aumenta

0
81

Mal y de malas para quienes pensaron aprovechar el primer fin de semana largo del 2022 buscando el buen clima de Acapulco. Ahora para ir hay que averiguar cuáles serán las acciones en Guerrero de los criminales organizados en cárteles de droga, tráfico de armas y  personas e incluso los pandilleros de la “escuela” normal de Ayotzinapa, conflicto iniciado durante un gobierno de perredistas, cuya relación con los delitos no es un secreto como tampoco la impunidad de funcionarios, maestros y alumnos ¿Estaría usted dispuesto a arriesgar su integridad si en la búsqueda de apoyo debe enfrentar a una presidenta municipal que culpa a “la calor” por los desmanes? Y para la reparación de su daño, seguro tendrá dificultades procesales debido al criterio de dicha “presidenta” al considerar que la acción causada por un tráiler robado, vandalizado, aunque sin chofer no constituye un delito. ¿arrollar soldados y civiles o dañar propiedad ajena deja de ser un acto punible porque una “autoridad” -sin competencia por cierto pues no es juez- lo considera de esa manera?

Pero la incompetencia rebasa el territorio guerrerense y la encontramos, en Michoacán, Baja California, Veracruz, Chiapas, Oaxaca y muchas ciudades de la mayoría de los estados de la república. Hoy la democracia y la manera de organizarla que fue un orgullo, ha llevado al poder a personajes famosos que sin recato salen fotografiados con delincuentes, confiesan su pasado de consumo de droga, maltrato de parejas, señalamientos violentos de colegas. ¿Tienen esos cantantes, actores, deportistas, conferencistas improvisados y hasta “líderes religiosos” la capacitación necesaria para gobernar? Las encuestas que los dieron como candidatos y los votos pagados que validaron su postura poco nos dicen acerca de los conocimientos concomitantes a su anhelo de poder. ¿Saben qué hacer con migrantes, niños recluidos en casas de cuna o escolares, menores infractores, ciudadanos sujetos a investigaciones delictuosas recluidos en cárceles? ¿Tienen algún plan laboral para los comerciantes informales, los profesionales y profesionistas que han desempleado los actuales usufructuarios de nuestros impuestos? ¿Entienden lo que son las energías limpias?

Es por demás preocupante que las nuevas generaciones –hijos, nietos, sobrinos, alumnos- empiecen a normalizar en su consciencia, la disposición vital de seres humanos –colgados en puentes o bodegas, enterrados en fosas clandestinas, decapitados, desmembrados y tirados en carreteras o predios rurales- casi de la misma forma en que se tira la basura. Si el ejemplo es una de las formas educativas más simples y efectivas ¿Qué garantiza que estas personas no lleguen a ser “muchachos” y adultos delincuentes o cuando menos muy deficientes en su educación? El hijo de un líder pervertido, cuyo negocio fue la disposición de la basura, finalmente está en una cárcel[1] quedó impune por años y hoy se especula si ¿su detención fue por un principio de justicia o se trata de conflictos de interés con quienes hoy manejan en la ciudad tan lucrativo negocio?

El tema de la basura es tan universal como lo es la delincuencia. Los japoneses se vanaglorian de que son muy limpios, sus estudiantes desde niños evitan botar lo que ya no les sirve; pero en la mayoría de los conglomerados humanos de américa Latina y algo de Asia y África, además llegan a ser asuntos de contaminación ambiental –provocando inundaciones, incendios, explosiones por lixiviados, enfermedades, proliferación de fauna nociva como cucarachas y ratas- y rencillas tan feroces como lo fueron las guerras civiles y hasta las internacionales. ¿Los nuevos gobernantes de México conocen a fondo este problema o sólo lo ven como un asunto de ingresos tan amplio que pueden repartir moches? Si por el chantaje se convierten en socios de los gobernantes, la basura puede quedarse en las calles –venganza- acumularse como una forma de amenaza, disponerla mal, aunque ello sea en contra de las personas. En los años sesenta y setenta, se empezaron a dar permiso para confinar basura muy contaminante –atómica- ¿en que terminó esta tendencia? ¿Estás seguro de que no hay una fuente de basura contaminante cerca de dónde vives?

Así como los japoneses son educados para la limpieza, hay otras poblaciones que se han educado para hacer hasta de los negocios sucios algo bueno, por ejemplo, Atacama[2], es una población a norte de Chile, a donde se lleva ropa usada, que en vez de convertirla en simple basura se arregla y rehúsa por poblaciones muy afectadas en su economía. ¿Qué hacen nuestros “muchachos” además de estirar la mano a fin de recibir una limosna social o tomar sin derecho: casetas, autobuses, y tráileres, para mejorar su sustento? ¿Qué esperan estos noveles gobernantes para impedir este tipo de delitos? ¿Saben lo que es robo, abuso de confianza, pillaje etc. ¿Por dónde empezar para que sea cuando mal visto el ignorante, abusivo, holgazán, mentiroso, y hasta mediocre?

Muy difícil a respuesta si tenemos funcionarios –de los tres poderes- que sin empacho se apropian de los que no s de ellos -la universidad de las américa por ejemplo- o manipulan la inercia espiritual y anhelo de religarse de los humanos, para abusar de mujeres y niños –un líder de la “luz del mundo está encarcelado- y el deseo solidario de ayudar para defraudar a los grupos religiosos –un ex líder de la sociedad bíblica de México recién fue ingresado al reclusorio oriente- y sobre todo imponer una relación de abuso con quien de buena fe los apoya. Continuemos con el ejercicio de auténticos valores inherentes a las familias y amigos sanos en este me de febrero. Ejerzamos la defensa de todo, evitando la división y la violencia entre los que tenemos en común el ser ciudadanos mexicanos.


[1] El llamado príncipe de la basura o basureitor, que, al infiltrarse en el PRI, agredió a mujeres como María de lso Ángeles Moreno, sin que autoridad alguna les diera curso a las decenas de denuncias que iniciamos, sin que llegaran a imputarlos pues chantajeó a personas cuasi feminicidas. ¿aprendió lo que le permitía ufanarse fuera de su hogar y su escuela?

[2] 59 mil toneladas de ropa usada o nueva no vendida de todo el mundo llegan a este desierto chileno, Contamina, pero se encuentra la manera de ayudar y dar trabajo. La producción de ropa en el mundo se duplicó entre 2000 y 2014, lo que ha dejado en evidencia que se trata de una industria “responsable del 20% del desperdicio total de agua a nivel global”. Además, la fabricación de ropa y calzado genera el 8% de los gases de efecto invernadero.