Asimetría

0
280

Sobrevivimos en un país altamente extraño. No somos capaces de construir y operar una rueda de la fortuna turística en la CDMX como la que se encuentra en Puebla o en Londres, pero gastamos millonadas en un tren turístico que produce ecocidio, daños arqueológicos y perjuicios económicos fuertes.

Las 3 construcciones faraónicas con que intenta AMLO sellar su gobierno son absolutamente desproporcionadas para un presupuesto nacional que exige otras prioridades. Se necesita viajar, conocer pistas aéreas como en Turquía, Marruecos, estados Unidos, China o Londres para entender que no tenemos una mínima competencia.

Aún con esto las cifras manejadas por el gobierno en la inyección de recursos no encajan. Por ejemplo, en la refinería Dos Bocas, El director del proyecto, Leonardo Cornejo puntualiza que se desembolsarán 13 mil 700 millones de dólares, incluidos los impuestos. Pero al parecer el monto alcanzaría por los menos 16 mil millones de dólares.

La Sra. Rocío Nahle hizo circular información entre los consejeros de Pemex pormenorizando los costos de la refinería, de las obras asociadas y de la operación/arranque, con impuestos incluidos en los tres rubros según cifras de julio.

En lo referente a “contratos formalizados” (incluidos impuestos), estima 13 mil 835 millones de dólares. Las “Obras Asociadas”: mil 825 millones de dólares, para sumar un total de dos mil 117 millones en ese rubro.

El “Costo de Operación/Arranque” que incluye catalizador, químico y mano de obra, en 735 millones de dólares más 118 millones de impuestos, para hacer un total de 853 millones de dólares.

Por lo pronto la cifra acaricia los 17 mil millones de dólares. Considerando que falta por lo menos un año de construcción la cifra sería de 20 mil millones de dólares, un dineral que vale decir va en contra de las expectativas mundiales de generación de energías baratas.

Las auditorías practicadas a Dos Bocas dan miedo y la Sra. Nahle lo sabe y si de esto está enterado el presidente podría significar una enorme y monumental estafa. Y todo esto no contempla los enormes riesgos de estar siendo construida en una zona receptora de fenómenos naturales como los huracanes.

AMLO al alcanzó parte de su popularidad comprometiéndose a bajar los costos de los combustibles combatiendo a la corrupción, acabando con el huachicoleo y finalmente produciendo galones de gasolina que por lo pronto en este sexenio no se verán. En los tres rubros ha fracasado. El dinero que se está inyectando al AIFA, Dos Bocas y el Tren Maya tendrían que ser aplicados a una población reducida en salud, maltratada por la violencia y muy, pero muy rezagada en educación.

Todavía me pregunto si se trataba de atraer el turismo a México, la cantidad destinada a un trenecito no hubiese sido mejor para descubrir nuestras raíces mayas en las ciudades ocultas en la selva aún sin descubrir y que guardan una historia única en el mundo.

Ahí se hubieran abierto centros de investigación y acceso turístico sin paralelo en el mundo, pero la preferencia ha sido devastar todo eso para un proyecto grotescamente absurdo.

Conductor del programa VaEnSerio mexiquense tv canal 34.2 izzi 135 y mexiquense radio.

@cramospadilla