Disculpe usted

0
93

Lo que parecería un confuso capítulo cerrado se está tornando en un conflicto internacional, me refiero a la detención/liberación del General Salvador Cienfuegos. Una sorpresa la aprehensión, una extraña investigación, contundencia en los cargos, carga mediática, desestimación de las acusaciones, libertad en México, su exoneración y molestia del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Este sería un muy apretado resumen. Pero como en todo lo que toca la 4aT hay dudas y sospechas desde los señalamientos del gobierno federal de no haber estado enterado del operativo, la ironía del AMLO afirmando que esto se trataba de una muestra más de la corrupción del neoliberalismo, la intervención de Ebrard asegurando que no se trataba de un mecanismo electoral en favor de Trump, el festín mediático de agresiones por parte de los miembros de Morena hacia el militar y al “neoliberalismo” y la contundencia de la Fiscalía anotando que seguiría la carpeta de investigación de la DEA.

Allá en Estados Unidos hubo una creciente inconformidad por haber desechado los cargos al militar que le imputaban los delitos más graves vinculados al narcotráfico y crimen organizado. Sin más procedieron a guardar los archivos y autorizar el regreso del acusado a tierra mexicana en donde se determinaría su libertad.

Pasaron las semanas y resulta que sin más la 4aT exonera al General, le limpia el expediente, no ofrece disculpas públicas pero concluye que no hay elementos, argumentos o pruebas para incriminarlo. Por esto saltaron varias autoridades estadounidenses y en la DEA contradiciendo su propio indulto y diciendo de manera contundente que existen grabaciones del General negociando con capos, mismas que no han sido expuestas a la opinión pública pero que forman parte del intercambio legal/informativo con al Fiscalía mexicana.

El Departamento de Justicia en Estados Unidos publicó un comunicado mostrando su desacuerdo con la determinación legal mexicana además de acusar que se ha violentando el mutuo acuerdo, “Tratado de Asistencia Legal” entre ambas naciones. Apuntan que el caso no ha sido prefabricado.

Hasta dónde entiendo, por lo menos en México, Salvador Cienfuegos no puede ser acusado dos veces por el mismo delito, pero no acabó de comprender si aquí en tierra nacional hay una acusación formal y de denuncia acerca del vínculo del castrense con grupos del narcotráfico.

Estados Unidos se dice dispuesto, de ser necesario a abrir testimoniales que pondrían en ridículo a la justicia mexicana pero consideraría que también destaparía la cloaca en su propio país y desnudaría la posibilidad de arreglos de altísimo nivel entre los dos gobiernos para manejar a su antojo, en tiempos electorales, los eventos más delicados y peligrosos de la seguridad nacional de aquí y de allá. Mucho se afirma que la DEA determinó aprehender al General como respuesta al gobierno de México por haber liberado a Ovidio Guzmán cuando las investigaciones y solicitud de extradición estaban muy adelantadas y mucho ayudó la captura de Joaquín Guzmán y Genaro García Luna para dar un duro golpe al cartel de Sinaloa.

Tomaron como afrenta además la reunión de AMLO con la madre del Chapo y permitir que Durazo, luego del fiasco, se presente como candidato a gobernador por Sonora. Ahora se habla de posibles videograbaciones que colocarían en una quiebra absoluta a varios funcionarios y personajes de alto poder en nuestro país y que la moneda de cambio es Cienfuegos a razón de negociar impunidad, protección a los corruptos burócratas y más aún, seguridad de operación a los narcotraficantes.

Pero mientras y luego de los agravios al General y al Ejército Mexicano por lo pronto ninguno de los valentones gritones de Morena y del gobierno le han ofrecido a él y a la sociedad una disculpa, o qué ¿el escándalo seguirá alimentándose en este caso? Y que conste que es pregunta.

Conductor del programa Va En Serio MexiquenseTV canal 34.2