El Proyecto de Nación del FAM es Atacar permanentemente a AMLO

0
168
  • Con todo, quien le impone la agenta es el Presidente
  • ¿Sabrá Xóchitl Gálvez Ruiz qué es el neoliberalismo?

Ahora habrá que preguntarse qué proyecto de nación tiene la Derecha, concretamente la Derecha mexicana, representada electoralmente por lo que se denomina Frente Amplio por México, integrado por el prd, el pri y el PAN, o PRIAN, aparte de apoyar a la empresa capitalista y al sistema de libre mercado. Hasta el momento, la virtual candidata a la Presidencia de la República, Xóchitl Gálvez Ruiz, no ha hecho ni ha dicho nada al respecto, más que atacar al presidente Andrés Manuel López Obrador, como lo hace todo ciudadano que se confiesa #antiAMLO, y quejarse de las críticas que, él, su destapador, dice y hace “en contra” de ella.  ¿O esta política será, como siempre lo ha sido, el proyecto de nación del PRIAN?

Me temo, por tanto, que quien marca, quien impone la agenda de la Derecha es el presidente López Obrador, y que la Derecha, conformada por panistas, priistas, perredistas, las clases dominantes, y los sin partido, pero que se declaran #antiAMLO, con el total apoyo de los mass media, como se les llama, en el mundo capitalista, a la prensa escrita, a la radio, a la televisión corporativos, que inclusive usan el trabajo de informar, comentar, analizar la realidad como medio para garantizar otros grandes negocios, que nada tienen que ver con la información, como hospitales o cárceles, entre otros.

O sea que el prianismo lo que intenta es la venganza contra AMLO, que con poco más de 30.000,000 de votos, los hizo trizas en la elección de 2018. No se trata de instaurar el neoliberalismo. Los opositores generalmente son neoliberales, defensores de la libre empresa, de la corrupción como forma de negociación en todos los terrenos, desde lo sindical hasta lo judicial; desde lo clerical hasta lo anticlerical; desde lo empresarial a lo sindical; desde todo ángulo que representa un peligro para la estabilidad de una sociedad de consumo-desperdicio.

Pero, más que nada, el proyecto de la Derecha se encierra en lo que  decíamos anteriormente: en el ataque permanente a López Obrador, a quien se denosta cotidianamente, a quien se calumnia permanentemente, a quien se quisiera desaparecer y hasta mediante la violencia de una arma de fuego. Y, sobre todo, se le asesina diariamente con el arma de la mentira y la calumnia.

Y a los derechistas no les importa ningún otro proyecto de gobierno. Hasta este momento, la vocera del PRIAN, rebautizado como Frente Amplio por México, la indígena millonaria, política, panista, trotskista, feminista etc., Xóchitl Gálvez Ruiz, calla en torno a su proyecto de nación, a qué va a hacer con este país al tomar posesión de La Silla. Ni siquiera  ha pronunciado la palabra neoliberalismo, que en realidad sólo es parte del gravísimo problema de las sociedades occidentales, porque se sigue aplicando en ciertos aspectos de la gobernanza, como el manejo de las políticas que norman al sistema financiero, bancario, bursátil, con todo lo que estos significan. Aspectos de la política económica del gobierno nacionalista de López Obrador, como la política cambiaria, la política monetaria, la política antiinflacionaria etc de las autoridades hacendarias, crediticias, bancarias, del Banco de México, que no pueden dejar de ser neoliberales, en un modelo capitalista, que sólo se derrumban cuando ponen en primerísimo lugar la corrupción, la impunidad, el cinismo, simulación.

Pero el pripanismo, encarnado en la Señora X, pareciera que desconoce que su papel, como opositor del nacionalismo, es imponer el neoliberalismo como forma de control, con la desaparición de la política social, de los apoyos económicos a los pobres, a los adultos mayores. Quizá el único personaje de la derecha que ha dicho públicamente, hasta lo ha exaltado, ha sido Vicente Fox, quien exigió, inclusive, la devolución de las millonarias pensiones que eliminó el presidente López Obrador a los expresidentes, empezando por él, pero insistió, con emoción, en la desaparición de los apoyos a los ancianos y pobres, advirtiendo: ¡Que trabajen huevones!

El proyecto económico de la Derecha es el neoliberalismo, sin embargo, aunque la Señora X no haya hablado de él. Pero no necesita saberlo porque quien se lo dictará será el Ángel de la Dependencia, José Ángel Gurría Treviño, que fortaleció sus convicciones en la burocracia de la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico, cuya membrecía está integrada por los más ricos. Además de que fue importante privatizador cuando fue Secretario de Hacienda y es un vividor del Erario.