EEUU investiga a presidente hondureño por narcotráfico; gobierno acusa campaña negra

0
389

Oficialmente, el gobierno de Estados Unidos investiga por narcotráfico al presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, según un documento presentado la noche del viernes en el Distrito Sur de Nueva York, que lleva el caso.

El presidente Juan Orlando Hernández estaría involucrado de alguna manera con el narcotraficante Geovanny Fuentes Ramírez, junto con otros funcionarios “de alto rango”. Sin embargo, el gobierno de Honduras señala que se está creando una nueva historia falsa sin sustento, basada solamente por declaraciones de delincuentes.

Incluso, el mandatario centroamericano espera que una “segunda instancia” judicial en Estados Unidos revise el caso de su hermano, Juan Antonio Hernández, exdiputado hallado culpable de narcotráfico por un tribunal de Nueva York. El mandatario confía que jueces percibirán que las acusaciones contra su hermano responden a una venganza de jefes de cárteles de droga que su Gobierno desarticuló.

El hermano de Juan Orlando Hernández fue hallado culpable por un jurado de Nueva York por los cargos de narcotráfico y posesión de armas, delitos que el juez castigaría con al menos 40 años de cárcel. Las represalias, dice el presidente de Honduras, lo envuelven también a él porque narcos presos aseguran que apoyaron con dinero su campaña presidencial a cambio de inmunidad.

El escrito de la Fiscalía se enmarca en el caso contra Fuentes Ramírez y en él no se nombra explícitamente al presidente hondureño, al que se identifica como cómplice o coconspirador número 4 (CC-4), pero su identidad es fácilmente reconocible por las referencias a su cargo y a su hermano Juan Antonio «Tony» Hernández, que fue declarado culpable de narcotráfico en Estados Unidos.

Según los fiscales, Fuentes Ramírez mantuvo encuentros en 2013 y 2014 con Juan Orlando Hernández y le pagó grandes sumas de dinero para que aceptase usar a las fuerzas armadas como protección para sus actividades de narcotráfico.

Hernández, además, animó al supuesto narcotraficante a trabajar con su hermano y le mostró interés en tener acceso a su laboratorio de drogas por su cercanía a Puerto Cortés, señala el documento.

Gobierno Honduras acusa venganza y conspiración de narcos

Luego de darse a conocer la acusación desde Estados Unidos, la presidencia de Honduras insistió en que narcotraficantes hondureños conspiran para «socavar al gobierno» de Juan Orlando Hernández.

De forma oficial, mediante un comunicado, se dijo que, «Nuevamente los narcotraficantes acuden a la misma táctica para desacreditar al único gobierno que los ha enfrentado con valentía para desarticular sus imperios del crimen e impunidad, creando una nueva historia falsa sin sustento basada solamente por declaraciones de delincuentes, sin pruebas y sin respaldo».

«Lo que estamos viendo ahora es el capítulo II del mismo guión del año pasado (…) Se trata de una conspiración para socavar al gobierno, motivado por un deseo de venganza de los 23 narcotraficantes que han sido extraditados o que han tenido que huir del país y entregarse a Estados Unidos para evitar ser capturados en Honduras», aseguró la Presidencia hondureña.

Los narcotraficantes, señala la Casa Presidencial, están «confabulados, además, con miembros de la oposición política en Honduras y grupos internacionales del crimen organizado».

Sij embargo, la Fiscalía estadounidense asegura que la evidencia presentada durante el juicio a Hernández evidenció que desde 2004 varias organizaciones de narcotráfico en Honduras y en otros lugares trabajaron juntas con el apoyo de prominentes políticos hondureños.

Dentro del proceso contra «Tony» Hernández, fiscales y testigos del juicio apuntaron, además, a un supuesto «narco Estado» en Honduras, algo que el presidente ha rechazado totalmente.