La política y las ciencias

0
110

En el diseño e implementación de las políticas públicas convergen la Constitución,
el Plan Nacional de Desarrollo y los Programas Sectoriales de cada secretaría de
Estado y complementado por la legislación federal vigente y en su conjunto
constituyen los documentos rectores de la gran política nacional.
La Constitución establece los anhelos del pueblo mexicano, que han sido la
interpretación del Constituyente Permanente surgidos de los movimientos sociales
que han cismado las estructuras de este país, desde la conquista, pasando por la
colonia, la independencia, la intervención francesa y la historia del
presidencialismo mexicano.
El Pan Nacional de Desarrollo es un documento de cuarenta años, implementado
en la administración del presidente Miguel de la Madrid, en el cuál se refleja la
visión de Estado que cada ejercicio de gobierno le imprime a su administración y
los Programas Sectoriales constituyen el plan de trabajo de cada dependencia.
En todos estos documentos se reflejan las políticas públicas de las funciones de
Estado así como de las funciones de gobierno que realiza cada rama de la
administración pública, por conducto de las secretarías, en lo individual, o de los
gabinetes especializados, en lo general.
Todas estas funciones de Estado y de gobierno que realizan, no serían posible sin
la aportación que realizan los centros de investigación implementados por la vía
de los fideicomisos públicos que se han constituido desde años atrás.
Su aportación se refleja en el conocimiento de nuevos escenarios de políticas
públicas, de investigación científica en la medicina, la tecnología, biología y otros
campos del conocimiento humano.
La extinción de los fideicomisos que dan vida a los centros de investigación es una
decisión de política pública desacertada, porque se corta el flujo de investigación y
aportación científica que realizan investigadores mexicanos a las distintas
disciplinas de políticas públicas que tienen impacto en las funciones de Estado o
de gobierno a quienes sirven.
El decreto del Ejecutivo Federal que los extinguió señalaba que es con la finalidad
de destinar más recursos públicos para la atención de la pandemia ocasionada por
el Coronavirus, continuar con los programas y proyectos prioritarios del Plan
Nacional de Desarrollo 2019-2024. Hoy se supone que fue levantado el periodo de
emergencia.

Justo en el peor momento en que se requirió investigación científica en medicina
para encontrar una vacuna contra el virus SARS-Cov2 es cuando se extinguen los
recursos para hacerlo.
A corto plazo esta decisión traerá desempleo y en el largo plazo será más difícil
volver a implementar las estructuras de investigación que comenzará su
desmantelamiento a partir su promulgación.
Lo peor es que se manda el mensaje de desinterés en la ciencia y tecnología que
producen investigadores mexicanos y, con ello, se da un retroceso en la
academia, la docencia y la investigación mexicana.

*Es Maestro en Seguridad Nacional por la Armada de México
Correo electrónico: [email protected]
Twitter: @racevesj