¿Qué hay detrás del asedio y asesinato de políticos?

0
197

El ascenso de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia, significó un cambio radical en el combate al narco y al crimen organizado. De ir contra capos se pasó a la política de besos y abrazos a los malos.

La orden directa a la tropa y sus jefes medios desde que llegó AMLO es: no respondan a las agresiones de grupos de ciudadanos. Y llevamos más de dos años en que soldados ven cómo los iracundos pobladores los rodean, apedrean, insultan, retienen y hasta les confiscan sus armas.

La vejación psicológica, mediática y social ha sido brutal. La deserción se ha incrementado notablemente en el Ejército. No así en la Marina.

Los informes de la poca inteligencia que opera en el país indican que los ciudadanos que agreden a la milicia, son la mayor de las veces enviados por jefes locales del narcotráfico o de la delincuencia.  Y que eso lo saben desde AMLO, hasta los titulares del ramo y las cúpulas de la Guardia Nacional y de Seguridad Pública.

A pesar de todo, AMLO no cede porque no quiere que exista el menor signo de represión dentro de su sexenio.

Subyace en no pocos dentro de las Fuerzas Armadas, en sectores académicos, de oposición, de la crítica y el análisis de dentro y fuera del país, de que pudiera existir un acuerdo del actual Gobierno con algunos cárteles -es fácil ver quienes son los beneficiarios de la actual política de seguridad-, para obtener beneficios a través de inversiones con recursos negros.

Para los centros de Inteligencia de EU es claro que AMLO ha generado toda una estrategia dentro de este contexto: reducir la capacidad de maniobra de la DEA en México vía una nueva Ley de Seguridad y el impulso a una reforma a la Ley de Banco de México para que éste absorba los dólares que corren por México en efectivo.

Ponerle trabas a la DEA y abrir la bolsa del Banxico a dinero oscuro sólo beneficia a los malos. Y, obviamente, al Gobierno si estos pagan una cuota.

EJECUCIONES POLÍTICAS

Y es justo en este contexto en que no sorprende conocer el informe a medios dado a conocer estos días por Rubén Salazar, director de Etellekt, una agencia que da seguimiento a la violencia contra políticos, en que se informa que tan sólo en el actual proceso electoral -de junio pasado a la fecha-, han sido ejecutados 10 candidatos o aspirantes a un cargo de elección y 36 militantes de partidos.

Las ejecuciones más recientes fueron cometidas apenas hace 3 días en Cosoleacaque, Veracruz contra la exdiputada local priísta Gladys Merlín Castro y su hija Carla Enríquez Merlín de 27 años de edad quien aspiraba a ser la candidata a la alcaldía de Cosoleacaque por la alianza Morena-Partido Verde Ecologista de México.

De acuerdo al informe de Etellekt, los hechos de violencia contra políticos ocurridos entre el 7 de septiembre al 16 de febrero de 2021, sumaron 151 agresiones con un saldo de 46 víctimas de homicidio doloso y 7 lesionados. En estos hechos fueron asesinados 12 familiares de políticos.

Este análisis indica que el 53.6 por ciento de las 151 agresiones fueron con armas de fuego.

De los 10 candidatos o precandidatos ejecutados, 7 pretendían una alcaldía, 1 una regiduría, y 2 una diputación. De estos 6 asesinatos ocurrieron en Veracruz; 3 en Guerrero y 1 en Guanajuato.

Veracruz es la entidad donde se dan el mayor número de ejecuciones y atentados contra políticos.

Como en el resto de los casos de violencia en el país, estas ejecuciones y agresiones no generan prácticamente ningún castigo

La obviedad indica que en cada uno de estos casos existe una trama delincuencial que supone que las víctimas no tranzaron con carteles locales, regionales o nacionales, o que los capos de estos grupos ordenan estas ejecuciones para propiciar cambios de candidatos y colocar a quienes les son afines a sus intereses.

Es obvio, indican enterados, que el crimen coloca sus candidatos y voto a través de las balas y el derramamiento de sangre.

EL COVID SE LLEVÓ AYER AL PERIODISTA JUAN ARVIZU

Considerado por sus pares como uno de los mejores periodistas políticos y todo un cronista parlamentario, el fallecimiento por Covid del reportero Juan Arvizu de El Universal causó ayer una fuerte conmoción en el gremio.

Apreciado por su bonhomía y su calidez, seriedad y profesionalismo, Juanito (como la mayoría se refería a él) recibió un reconocimiento por los plenos de el Senado y en San Lázaro, donde senadores y diputados guardaron un minuto de silencio a su memoria luego de que desde las dos tribunas recordaron su trayectoria.

En las salas de prensa de ambas cámaras, sus compañeros le dieron a su vez un minuto de aplausos.

En el Senado, el zacatecano Ricardo  Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política y líder de la mayoría de Morena, dio a la familia de Juan sus más sinceras condolencias junto a las de todos los senadores.

“Los reporteros y reporteras de los medios de comunicación normalmente padecen, sufren y perciben poco; lo que hacen es mucho, el amor a la profesión y también el amor a la camiseta o al medio en el que han escrito por años…

“Me ha tocado convivir con reporteras y reporteros que cubren la fuente, fundamentalmente del Poder Legislativo. Y es una tarea difícil, ingrata y hasta incomprendida; al final lo que queda es el prestigio, además del talento y la honestidad”, dijo Monreal.

Reconoció la amistad personal que tenía con el periodista fallecido desde hace ya varios años.

“Un buen periodista, un hombre honrado, honesto, buen redactor y con olfato e intuición en el periodismo. ¡Vaya que será una pluma que le hará falta al diario, al gran diario de México, El Universal!

“No sólo era responsable, atento, honesto, sino que siempre  estaba redactando la nota más importante”, recordó.

Envió un abrazo a su esposa, a sus hijos.

“Que descanse en paz nuestro amigo JuanitoJuan Arvizu”, dijo el zacatecano.

SECTOR SESIBLE, SE CONGRATULA POR LA INICIATIVA

Sin duda están muy contentos todos quienes pertenecen al gremio cinematográfico en México.

Y es que, dicen algunos de ellos, al fin “alguien dentro del poder”, por fin los escucharon en sus demandas para fortalecer y apoyar al cine mexicano.

Todo porque en el Senado Monreal presentará una iniciativa para expedir la Ley Federal de Cinematografía y el Audiovisual, cuyo fin es el de promover al cine mexicano y buscar devolverlo a la llamada época de oro.

La propuesta contempla otorgar estímulos fiscales para la promoción de cintas realizadas en México. Y además obliga a las salas de cine a que destinen el 15% de su tiempo total de exhibición para la proyección de obras cinematográficas nacionales y de igual manera a las plataformas digitales respecto de su catálogo de producciones, entre otras acciones.

En un comunicado, los cineastas destacaron que, durante décadas, este sector “ha pugnado por un marco regulatorio que adecúe la Ley a las nuevas circunstancias y necesidades de la producción y promoción del cine mexicano, al tiempo que equilibre las condiciones de mercado para que más mexicanos accedan a contenidos nacionales independientes y de calidad”.

Hoy, dicen, esto está a punto de ser una realidad y por eso la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC), la Asociación Mexicana de Productores Independientes (AMPI), la Asociación Mexicana de Sonido Cinematográfico (AMSC), Directoras Cinematográficas, el Gremio de Animación Mexicana, los Guionistas Cinematográficos, el Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte en México (MOCCAM), la Red de Distribuidores Independientes, la Red de Documentalistas, la Red Mexicana de Festivales Cinematográficos, la Red Nacional de Cinematografías Estatales, las Salas Alternativas de Exhibición y la Unión de Productores Mexicanos de Audiovisual (UP), no tuvieron empacho en celebrar la propuesta, al igual que miles de mexicanos que nos gusta apreciar del buen cine y si es nacional, mejor.

 

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa