Máynez sí es una opción adecuada y Gálvez es una pésima

0
105

Es acertado el reclamo de Movimiento Ciudadano alzando la voz ante el INE en la deficiente y sesgada cobertura de medios a sus actividades y las de Máynez. No es nuevo ni es inocente el proceder de tales medios. Esta vez exaltando a Gálvez, cuyas tonterías matan todo intento de lavarle la cara, porque es una pésima candidata y en medio, queda Máynez, ignorado. Por eso es acertado su reclamo. Exhibe a esos medios. Otra cosa es que de cuando en cuando el candidato Máynez anuncie actividades privadas o no tenga, lo cual imposibilita la cobertura. No revolvamos temas.

 

La queja presentada ante el INE es puntual, la ley es clara y exige cobertura equilibrada y eso va por la ofrecida siempre en otras ocasiones, sesgada y manipulada a favor del PRI en campañas anteriores. Para evitarlo, hay reglas desde 2014 valederas para toda elección y no hace falta reformularlas ni reinventarlas en cada oportunidad. Que los medios y los defensores abiertos o encubiertos del PRI se hagan lo songos, es otra cosa. La ley siempre es la misma y exige cobertura equitativa para todos.

 

Sí, eso de tener que pedir que efectúen una cobertura equitativa, equilibrada por no hacerlo, no debería de ser problema, pero lo es, porque solo cubrir al PRI o darle mejor cartel que a quien no piense como tal solo demuestra perder el tiempo, pues el putrefacto PRI nada ofrece, ni siquiera candidato propio a la presidencia, ya que no tuvo un priista presentable qué ofrecer. Sí, todos los priistas están quemados, todos señalados de corrupción e incapacidad, como todo lo sabemos y el priismo perdería el tiempo negándolo, pues sabe muy bien que es verdad y por eso no es opción votar PRI en 2024, por ser la muestra de la peor opción abrazando a la pésima candidata que es Xóchitl Gálvez. Votar Gálvez es permitir el regreso del PRI y ella es un salto al vacío. El PRI significa siempre un retroceso.

 

Veamos, las reglas electorales de cobertura equitativa de los medios no son nuevas y se ha peleado cumplirlas en cada elección. Las vigentes son de 2014. Las reglas de cubrir equitativamente a los candidatos no están sometidas a replantearse en cada elección. Valen en todos los procesos electorales. Así que en este como en otros, es acertado exigir de los medios tal cobertura, si se les detecta fallones, como siempre suelen serlo. No es lo mismo no cubrir, a negarse a atender llamados de medios públicos como los están rechazando Gálvez y Taboada. Son dos cosas bien diferentes, también.

 

En el extremo, las gracejadas de Fox reclamándole a Máynez su candidatura. ¿Qué le reclama quitarle votos a Xóchitl Gálvez? Pues que se lo reclame a Gálvez no retenerlos.  ¿Con qué derecho lo insulta? Fox ya está más para decir sandeces que sensateces. Igual que el PAN. Nunca lo tuvo fácil decir sensateces, hoy lo tiene imposible. Es la viva imagen del PAN. Qué desgracia.

 

Como nota al margen destaquemos que mientras en sus embusteros spots, el PRI sostiene que entiende que es la hora de cambiarle el rostro a la política (siempre sus frases huecas, rimbombantes) en un programa de radio intervenía un representante priista diciendo que Gálvez estaba asesorada por los mejores. ¿Cuáles? increpó la conductora y la respuesta atropellada era patética: Enrique de la Madrid, Ildefonso Guajardo, Beatriz Paredes, ¡bingo! pura renovación y juventud. Lo más decrépito del priismo, muestra a su vez de incapacidad de renovarse. Alito, ofrecen en contrarrespuesta, si se les cuestionan tales personajes altamente cuestionables. Estamos hechos con la paupérrima oferta priista. Y el chantaje de Alito a tomarle la palabra a Máynez de renunciar a su pluri en oferta antidemocrática que es el sello del PRI que de siempre aborrece la democracia, solo demuestra la desesperación opositora. Gálvez va perdiendo.

 

Sí, dudosamente Máynez desplazará a Gálvez, a menos que Gálvez siga igual de mal como hasta ahora (Diosito, que siga así, porfis), pero si es verdad que Máynez es mucho mejor opción que Gálvez –la eclipsa y sí trae propuesta, no como ella– y en segundo lugar, si está siendo un catalizador antiGálvez es porque ella no levanta ni lo hará y Gálvez merece aplauso, apoyo y total reconocimiento. Es un derecho de los ciudadanos no votar por Xóchitl Gálvez, le duela a quien le duela en el PRI. Pues entonces y si eso frena al PRI, que Máynez ascienda y ahí siga capitalizando los votos de Gálvez, pues gana México. ¿A que pierde el PRI? Ese es problema del PRI.

 

Al día de hoy, solo encuestas burdas similares a las que le gustan al PAN, ponen a Máynez encima de Gálvez. Las serias no reflejan eso y la distancia entre Gálvez y Máynez es enorme, pero eso sí, con votos suficientes para que Gálvez no los tenga y pierda la elección presidencial. Si pierde el PRI que la candidatea, gana México y eso deben tenerlo clarísimo los electores. Es mentira la campaña del PAN pintándola solo de independiente ciudadana o panista. Votar Gálvez sí es votar PRI. Gálvez si es candidata del PRI que la postula. El PRI siempre es retroceso. Los priistas son maletas gobernando y lo saben. En una playera ponen que son “resolver con carácter”. ¡Ja! así llama a la represión priista del 68 o del 71. Carácter, dicen.

 

Pues bien, en esta columna hemos denunciado cómo en la presente campaña y desde sus etapas anteriores –siguiendo el comportamiento de estos años– no es casual, sino perfectamente una estrategia bien apuntalada aquella donde se menciona más a Sheinbaum, sí, pero de manera más negativa que positiva, sin contar a los “opinólogos” que insisten obtusos, en atacar a López que ya se va, que ya no es candidato y con una lógica muy absurda no lo sueltan para, supuestamente, generar odio contra Sheinbaum y le dan juego a Xóchitl Gálvez tratando de inflarla, aunque siga cometiendo burradas que la descalifican solita y por ser candidata priista con logo priista en sus mantas, la gente sigue rechazándola por priista, en grado superlativo. Ahora se callan que la suma de Sheinbaum y Máynez supera a Gálvez y los indecisos. Que ni con ellos, ganará Gálvez. Eso, si atendemos a la mayoría de las encuestas, no las cuchareadas que le encantan a los panistas contándose un cuento chino.

 

Y efectivamente, es innegable que en el golpeteo a Sheinbaum va el dirigido Máynez. Bajarlo a como de lugar en la peregrina idea opositora de que eso le dará y no quitará más votos a Gálvez, va siendo exactamente al revés. Si el PRI persiste, que es el más interesado, pues Alito es el que más da la cara en el tema, si insiste en sacar a Máynez se le revertirá porque la gente dejó claro que no votará Sheinbaum, pero rechaza al PRI de todas formas y eso quiere decir que no le dará el voto a Xóchitl Gálvez que viene con el PRI, la sigla rechazada ampliamente por los electores. La estrategia es puntual: sígase dejando claro una verdad, Xóchitl Gálvez es abanderada del PRI y eso no es positivo para México.

 

Y si ven perdida la presidencial, los del frente opositor se creen que entonces hay que apuntalar al Congreso, pero eso implica llevar a sus sitiales a Anaya, Alito, Beltrones o Marko “Nodoyuna” Cortés. Es evidente que la pobreza de la oferta opositora es brutal, no son mejores que Morena y es asaz anticiudadana y vetusta. ¿Cómo esperan que la gente se anime a votarles? podrá no gustarle Morena al ciudadano, pero la gente no es idiota como la creen PRI y PAN para darles votos nada más porque sí, ya que mejores no lo son.

 

Mientras el PAN a ver si nos da alguna explicación de porqué persiste en seguir traicionando la democracia aliándose al PRI y no postulando un candidato serio, y del porqué persiste en colocarse en el lado equivocado de la historia, del que ni se sale ni se quitará, invitando así a negarle el voto en 2024, Máynez avanza lo suficiente como para, en efecto, cerrarle el paso a la priista Gálvez. Pero la culpa no es de Máynez y tratar de sacarlo de la contienda no ha sido posible para el antidemocrático PRI y para el Señor X vapuleado en su vocera ociosa, Casar, que persiste en decir que nada la detendrá. Es que señora, nadie quiere detener su labor ni callarla, solo está usted deslegitimada para señalar la corrupción de nadie, por dos razones: 1) porque la apunta usted y 2) usted misma ha incurrido en actos cuestionables, nada más es eso y solo por eso.

 

La cantada marea rosa que marea, puede cometer otra ilegalidad: hacer un acto de campaña desde su falso apartidismo, desde su mentira de ser “sociedad civil” apartidista sin serlo. Si Gálvez acude no es cosa de que reporte al INE, es solo quitarse la máscara y  ver que la gente de esa marea rosa apoya a Gálvez. Qué bueno y deje de simular, dejándose ya de monsergas falsamente apartidistas. ¡Basta! de secuestrar colores, que ya es bastante que el PRI tenga secuestrada la bandera nacional en su logo.

 

Una campaña robustecida de Máynez, ayuda a México. Merece todo el apoyo, se lo ha ganado.