¿Por qué centenas de colombianos tomaron las calles?

0
46
  • Reforma presidencial buscaría subir los impuestos para recaudar más ingresos en favor del estado, acumulando un estimado de 6 mmdd
  • Población en general salió a protestar el aumento del IVA en productos de primera necesidad, desatando fuertes disputas con autoridades.

 

Con casi 20 personas fallecidas y más de 800 heridos, las calles de Colombia se abarrotaron para protagonizar una protesta multitudinaria contra la reforma tributaria que el gobierno de Iván Duque impulsó.

El 28 de abril de 2021 comenzaron una serie protestas en Colombia en las que el tema central fue la nueva reforma anunciada el 15 de abril del mismo año.

Como respuesta a los manifestantes, el gobierno decretó un toque de queda y ordenó a las fuerzas militares salir a  las calles para dispersarlos.

Ante la respuesta por parte del gobierno, los colombianos convocaron a un paro laboral que incrementó las manifestaciones y sumó el número de personas involucradas en las huelgas. Aunque estas acciones tuvieron eco en ciudades como Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Bogotá y Manizales, el presidente Iván Duque Márquez anunció que “no cedería al vandalismo en Colombia”, por lo que mantendría la presencia de los grupos militares.

“La figura de asistencia militar seguirá vigente en los centros urbanos donde existe un alto riesgo para los ciudadanos y donde se requiere emplear toda la capacidad del Estado para proteger a la población”, mencionó.

De acuerdo a distintos analistas, el proyecto de reforma significaba una de las metas más ambiciosas del gobierno de Duque, sin embargo, ante el malestar colectivo, anunció que pedirá al Congreso no votar esta propuesta de Ley y crear, en su lugar, un nuevo proyecto consensuado por diversos actores políticos para seguir atendiendo las necesidades económicas del país.

La reforma pretendía, según analistas, subir los impuestos para recaudar más ingresos en favor del estado, acumulando un estimado de 6 mil 300 millones de dólares mediante el aumento del IVA en productos de primera necesidad, servicios públicos y funerarios.

Protestas en Colombia siguen acompañadas de paro nacional

Las multitudinarias marchas se volvieron a presentar en Bogotá, Barranquilla, Bucaramanga, Cali y otras capitales regionales en medio de cánticos, música, banderas de Colombia y blancas.

«No más impuestos», «Salud y educación», «Nos están matando a punta de hambre» se leía en algunos carteles que mostraban grupos de manifestantes en Suba, una de las localidades más grandes de Bogotá.

En el Parque Nacional, uno de los puntos de encuentro de los manifestantes, hubo muestras artísticas, batucadas y arengas por una jornada pacífica y de respeto a la vida.

En Barranquilla, capital del departamento del Atlántico, miles de manifestantes que vestían camisetas de la selección colombiana de fútbol coparon las principales calles para dirigirse a la céntrica de La Paz.

Los comerciantes del centro de esta ciudad del Caribe hicieron además un plantón en protesta por los saqueos y otros actos vandálicos de que han sido víctimas en la última semana.

Mientras tanto, en Bucaramanga, capital del departamento de Santander, la gente salió a las calles y la avenida que comunica con el municipio de Floridablanca se llenó con una caravana de automóviles que lucían banderas de Colombia.

Hasta el momento, según la Defensoría del Pueblo, una semana de protestas deja por lo menos 19 muertos, aunque organizaciones sociales aseguran que la cifra es mayor.

Preocupación internacional sube por la reciente actuación de las fuerzas del orden

La portavoz de la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Marta Hurtado, explicó que la Oficina en Colombia está tratando de verificar el número exacto de fallecidos y que busca determinar las circunstancias que condujeron a los incidentes en Cali.

“Hemos recibido información y hemos sido testigos del uso excesivo de la fuerza por parte de agentes de seguridad, uso de balas reales y golpes y detenciones, todo en un contexto muy volátil”, describió.

La vocera se mostró consternada por los sucesos ocurridos y resaltó su solidaridad con las personas que fallecieron, las que resultaron heridas y con sus familiares.

Por su parte, la representante de la Oficina de la Alta Comisionada en Colombia, Juliette de Rivero, explicó que mientras monitoreaban la situación de derechos humanos en Cali no se produjeron “disparos directos contra el equipo de ONU Derechos Humanos”.

La Unión Europea también pidió a las fuerzas de seguridad evitar una respuesta de mano dura, instó a la calma y condenó la violencia. El año pasado murieron 13 personas durante las protestas desencadenadas por la muerte de un hombre bajo custodia policial. Pese a las denuncias, la Policía Nacional insiste en que es respetuosa de los derechos humanos y de los protocolos internacionales para controlar las protestas.