AMLO responde ante denuncia de oposición ante la OEA por su intromisión electoral

0
144
  • PAN reclama que AMLO está haciendo uso y abuso de los recursos públicos y que pareciera más el jefe de campaña del partido de Morena que Jefe del Estado mexicano.
  • Todos tenemos que ayudar a que se convierta en realidad la democracia y quien lo desee puede presentar denuncias porque no hay limitación ni censura, responde AMLO.

El Partido Acción Nacional y Movimiento Ciudadano denunciaron al presidente Andrés Manuel López Obrador ante observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) por intromisión en el actual proceso electoral, en detrimento de la ley y medidas cautelares impuestas por instancias electorales.

De acuerdo la postura blanquiazul, López «funge como vocero principal de la campaña morenista y realiza desde Palacio Nacional una contra campaña hacia el PAN y la coalición Va por México».

«Todas las mañanas desde Palacio Nacional, haciendo uso y abuso de los recursos públicos, pareciera más el jefe de campaña del partido de Morena que Jefe del Estado mexicano y aquí en nuestro país eso no se puede, está claramente prohibido», puntualizó el PAN.

En respuesta, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó hoy que no tiene nada qué esconder ni de qué avergonzarse, luego de la supuesta queja ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por una presunta intromisión del Ejecutivo en las elecciones.

Incluso, el mandatario planteó que “todos tenemos que ayudar a que se convierta en realidad la democracia” y quien lo desee puede presentar denuncias porque “no hay limitación ni censura”.

En ese sentido abundó: “Y si se quiere ir a la OEA o a otro organismo internacional, todos podemos hacerlo”.

Dijo que la efervescencia política se presenta en vísperas de las elecciones, no solo en México. Lo que se debe procurar es que las elecciones sean limpias y libres, que los electores decidan sin presión, sin tener que recibir despensas o cualquier otra migaja a cambio del voto, abundó.

Cuestionó que esa era “la mala costumbre: la compra del voto y el fraude electoral. Eso manchaba el nombre de México, el país con más historias de fraude. Eso tiene que quedar atrás”.

Además llamó a que los gobiernos “no se utilicen para favorecer a ningún partido o candidato. Que no se compren los votos, que no haya acarreos, relleno de urnas, que no voten los finados como era antes, que no se falsifiquen las actas, que no haya trampas”.