Proyecto Pegasus destapa espionaje a miles de periodistas y opositores de gobiernos en el mundo

0
66
  • Especialistas aseguran que sistema se usó por gobiernos represivos que intentaron silenciar a periodistas y atacar a activistas.
  • Con el sistema se puede activar la cámara y el micrófono o acceder de manera impune a todo el contenido de conversaciones en distintas aplicaciones.

Una investigación global liderada por medios como The Guardian, The Washington Post y coordinada por organizaciones sin ánimo de lucro como Amnistía Internacional y Forbidden Stories reveló cómo el software espía Pegasus, producido por la compañía israelí NSO Group, se usó para  la comisión de violaciones de derechos humanos a gran escala en todo el mundo, con la intervención de más 50 mil números de teléfono de posibles objetivos de vigilancia. Entre ellos hay jefes y jefas de Estado, activistas y periodistas.

“El Proyecto Pegasus pone al descubierto que el software espía de NSO es el arma preferida de los gobiernos represivos que intentan silenciar a periodistas, atacar a activistas y aplastar la disidencia, poniendo en peligro innumerables vidas”, manifestó Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

“Estas revelaciones echan por tierra cualquier afirmación de NSO de que tales ataques son poco frecuentes y obedecen a un uso fraudulento de su tecnología. Aunque la empresa afirma que su software espía sólo se utiliza en investigaciones penales y de terrorismo legítimas, está claro que su tecnología facilita la comisión de abusos sistemáticos. NSO dibuja una imagen de legitimidad mientras saca provecho de violaciones de derechos humanos generalizadas”, detalló.

“Está claro que sus acciones plantean preguntas más amplias sobre la absoluta falta de regulación que ha dado lugar a un ‘salvaje oeste’ de ataques abusivos generalizados contra activistas y periodistas. Hasta que esta empresa y la industria en su conjunto puedan demostrar que son capaces de respetar los derechos humanos, se debe suspender con carácter inmediato la exportación, venta, transferencia y uso de tecnología de vigilancia”, enfatizó Callamard.

Ataques contra periodistas

Hasta el momento, la investigación ha identificado al menos a 180 periodistas de 20 países que fueron seleccionados como posibles objetivos de ataques con el software espía de NSO entre 2016 y junio de 2021. Entre ellos hay periodistas de Azerbaiyán, Hungría, India y Marruecos, países donde la represión contra los medios de comunicación independientes se ha intensificado.

Las revelaciones muestran el daño real que causa la vigilancia ilegítima:

En México, se seleccionó como objetivo el teléfono del periodista Cecilio Pineda apenas unas semanas antes de su homicidio en 2017. El Proyecto Pegasus identificó que al menos 25 periodistas mexicanos fueron seleccionados como objetivos durante un periodo de dos años. NSO Group ha negado que los datos extraídos del teléfono de Pineda contribuyeran a su muerte, incluso en el caso de que su teléfono de hubiera sido objeto de ataques.

Pegasus se ha utilizado en Azerbaiyán, país en el que sólo quedan unos pocos medios de comunicación independientes y donde, según la investigación, se seleccionó como posibles objetivos a más de 40 periodistas. El Laboratorio sobre Seguridad de Amnistía Internacional concluyó que el teléfono de Sevinc Vaqifqizi, periodista autónoma que colabora con el medio de noticias independiente Meydan TV, estuvo infectado durante un periodo de dos años hasta mayo de 2021.

En India, al menos 40 periodistas de casi todos los medios de comunicación principales del país fueron seleccionados como posibles objetivos entre 2017 y 2021. Los análisis forenses revelaron que los teléfonos de Siddharth Varadarajan y MK Venu, cofundadores del medio de noticias independiente online The Wire, estaban infectados con el software espía Pegasus en una fecha tan reciente como junio de 2021.

La investigación también identificó como posibles objetivos a periodistas que trabajan para medios de comunicación internacionales de primer orden, entre ellos Associated Press, CNN, The New York Times y Reuters. De este grupo, una de las figuras más destacadas es Roula Khalaf, directora del Financial Times.

“La cifra de periodistas identificados como objetivos ilustra con claridad que Pegasus se utiliza como herramienta para intimidar a los medios de comunicación críticos. Se hace con el objetivo de controlar el discurso público, oponerse al escrutinio y silenciar cualquier voz disidente”, manifestó Agnès Callamard.

“Estas revelaciones deben servir de catalizador para el cambio. Es preciso que los gobiernos con intereses creados en utilizar esta tecnología para cometer violaciones de derechos humanos dejen de brindar a la industria de la vigilancia un trato permisivo.”

¿Cómo funciona Pegasus?

Este sofisticado sistema fue catalogado oficialmente como un arma en octubre de 2012 por Israel, que es quien decide a cuáles gobiernos sí y a cuáles no puede venderse el software espía y bajo qué condiciones.

Según expertos, Pegasus puede instalarse en el teléfono móvil de sus víctimas mediante dos vías:

  • A través de una videollamada de WhatsApp, sin importar que la víctima a quien se quiere espiar responda o no a ella.
  • bien, a través de un mensaje SMS, iMessage y otras apps similares.

Una vez instalado, el poder de Pegasus sobre el dispositivo contagiado es casi infinito. De acuerdo con un informe de Citizen Lab, este software puede escuchar las llamadas, acceder a su historial de navegación, activar la cámara y el micrófono o acceder de manera impune a todo el contenido de conversaciones en aplicaciones como Gmail, Facebook, WhatsApp, Telegram y Skype.