Mamá la sandía…

0
235

Y unas manos más dulces que la fruta le acercaban una rebanada.

El niño sonríe y come.

Mastica las negras semillas que luego escupe por todo el lugar.

Mamá más sandía…

Y la mamá llora como la jugosa fruta que parte y parte sin parar.

Pero es muy tarde,

cuando le acerca otra rebanada el niño ha cerrado los ojos.

La fiebre ha vencido

y la muerte lo comienza a arrullar.

 

Comía el gis de las pizarras:

El Valiente.

Cuando nadie lo veía

se fumaba el azul del viento.

Era un diablo en bicicleta:

El Valiente.

Cuando quería, detenía el mar enfurecido

Que se agitaba en el fregadero.

Jugaba como nadie a la pelota:

El Valiente.

Y hacía que el mundo se rindiera a sus pies.

Risa de niño, silencio alrededor:

El Valiente.

Y en el pasillo, el olor a cocina de mamá.

La maceta rota se adelanta al regaño:

¿El Valiente?

Y en su cuarto, desolado, no puede dejar de llorar…

@OSKRgcm
Te invito a escuchar mi podcast: El Tren sin pasajeros
https://anchor.fm/oscarglez