Seguridad Pública, -Oaxaca, un caso de éxito-

0
71
Hablemos de violencia y paz; hagamos diagnósticos del “¿A dónde va Oaxaca en esos terrenos?
Oaxaca es sin duda una de las Entidades más emblemáticas de la REPUBLICA mexicana. Y uso solo mayúsculas en esa palabra haciendo homenaje al impulso que, allá por el siglo XIX, desde aquella parte del país se le dio a esa forma de “hacer Estado” más, acá quiero llegar a algo interesante.
No se ocupa mucho estudio para entender el supuesto abandono al que fue sometido esta Entidad luego de la caída de Porfirio Díaz Mori. -némesis del espíritu “revolucionario” y de la praxis política de los ganadores del movimiento (militar/político) conocido como “Revolución”-. Así entonces durante casi 50 años Oaxaca fue poco observada por el Gobierno Federal.
Habrá quien diga que mi análisis (que no del Tink Tank) está distorsionado y que la distancia de la realidad está tan lejana como Tijuana de Tapachula
Acá lo que quiero traer a la mesa son los avances sociales logrados por el pueblo y por ende la sociedad de Oaxaca; más aún, buscaré provocar opiniones y análisis trazados por quienes rodean la mesa y están dentro del Tanque de Ideas, recordando algo -el Think Tank que da vida a nuestra columna Patrulla de Papel está integrado por mentes inmersas en temas de defensa, seguridad Pública y Administración de Riesgos, quienes; cual si fuera una Logia de los siglos XVI guardan sus nombres tras la cortina de un seudónimo; por ello, si al leerlos ustedes lectores perciben sabores castrenses ¡están en lo cierto¡ haciendo la observación que lo castrense no forzosamente aterriza en lo militar-.
Regreso a Oaxaca, su vida encarrilada sobre usos y costumbres y, el tema de su Seguridad Interior. Recordemos que en 1995 la Administración Pública en materia de Seguridad tuvo un cambio radical, el Presidente Ernesto Zedillo impulsó la creación del Consejo Nacional de Seguridad y de ahí derivó en mayores controles (“”) en la administración y vida táctica de la Seguridad Pública en los Estados, sin embargo en la mayoría de los Gobiernos Estatales lo único que se logró fue la aparición del “negocio del rifle” es decir, gobiernos estatales y municipales hicieron de sus grupos policiales verdaderas empresas privadas.
Por todo ello la actividad criminal sobre las calles de las ciudades fue en aumento; acá viene el por qué mencioné a Oaxaca y sus usos y costumbres.
En tratándose este de un artículo de opinión y no un “ensayo” voy al punto. Resulta que la población hizo a un lado los discursos sofistas y corruptores de los Ediles e ignoró el ir y venir de Policías Preventivos que más van por arrancarle centavos al meón y al borrachín que realmente prevenir el delito; digo entonces, esa sociedad comenzó a tomar acciones más directas; una de ellas, quid de nuestro apunte es esta.
En decenas de colonias y barrios de la ciudad de Oaxaca han colocado enormes mantas que cruzan la calle de un lado a otro y, en un fondo amarillo con letras rojas dice – ¡ALERTA!; arriba de esa palabra se lee (en letras negras) VECINOS VIGILANDO… y un renglón debajo de la advertencia se lee – ¡delincuente que agarremos lo lincharemos! …! no te arriesgues! Sendas ratas dentro de círculos rojos cruzadas por una raya del mismo color escoltan los textos.
Las mantas igual se encuentran en la colonia volcanes que en San Felipe, y los resultados han sido vergonzosos para las autoridades, es decir, el índice delincuencial en los barrios y colonias donde están tendidas las mantas se redujo al 100%. Más, acá es el momento de “dar vuelta a la mesa”.
Desde el fondo del Tanque de Ideas un personaje nuevo en este pide la palabra, Juan siente que interrumpe a los militares que regularmente hacen uso de la palabra, más, la buena sinceridad de ese, las muestras de respeto y el ofrecimiento de amistad hacen click con los duros de las sillas verdes
Juan comienza diciendo. -En la actualidad, estamos viviendo un mundo al revés, un mundo en el que los que viven fuera del canon, los que trasgreden las normas de sana convivencia, violentan a sus semejantes, ensucian y/o destruyen su entorno y lo más preocupante, agreden, se burlan y hacen que se acobarden los responsables de dar seguridad a los ciudadanos y hacer que se cumpla la ley;- Juan, con su introducción se hace del foro completo -este tipo de personas (porque no se les puede llamar ciudadanos) son premiados por un sistema de justicia sobre-protector en donde bajo el argumento de la protección de los derechos humanos, se olvidan de los derechos de las victimas e incluso las re victimizan con su indolencia, apatía, colusión con los mismos delincuentes y/o corrupción sistémica de una parte considerable de estos servidores públicos-. los rostros de los presentes estaban en modo “ahchinga”. Juan continuó
-Este mundo al revés no fuera posible si no existieran los medios de comunicación modernos que además de rápidos y económicos, son muy eficaces para propagar noticias, rumores, miedo y tensión en la sociedad, pero sobre todo para dividirla-. Juan continúa. -Estos medios, prácticamente están al alcance de todos, un simple teléfono celular con un mensaje bien elaborado (¿o acaso mal?) es capaz de movilizar las conciencias de las personas y convertirlas en inútiles útiles, y digo inútiles porque no aportan nada a la sociedad con sus acciones no razonadas, pero al mismo tiempo son útiles porque simultáneamente hay individuos o grupos que desean que exista un problema que no pueda resolver la autoridad o incluso la ausencia misma de la autoridad. –los presentes ya estaban más que convencidos, entonces Juan siguió hablando
-Hablar de Oaxaca, es hablar de una larga lista de problemas sin resolver en los que por décadas se han echado la culpa unos a otros de su surgimiento y/o agravamiento; la pregunta es: ¿podemos echarle toda la culpa al estado?, tal vez no; porque gran parte de los problemas fueron creados por los mismos ciudadanos y agravado incluso intencionalmente para evitar su solución. Es una lástima que un estado que dio a México dos de los más grandes gobernantes sea uno de los de mayor atraso y con problemas de mayor complejidad-. Acá Juan entró a su gran finalle.
-Concluyo esta interrupción a las disertaciones de los señores de las sillas verdes, tocando con los dedos de mi mano el extremo derecho de mi hueso frontal ello en señal de respeto-, y ahondó -sé que no es un saludo militar, pero por mi cuerpo también corre sangre que ama a nuestro país y comparto su malestar ante los problemas de México. –no me crean, pero en los serios gestos de los presentes se dejó leer un poco de “dulzura comprensiva”-.
Paul von Hindenburg, desde su sillón toma la palabra, eso crea silencio en las voces y en el jaloneo de las patas de las sillas, -el ciudadano espera, o más bien, sabe, que uno de los “regresos” de sus impuestos, deberían venir en forma de seguridad pública-. Hindenburg ya tenía la atención de los presentes -como regresos son, o deberían ser también, los servicios de salud y educación pública. Pero ello, en la realidad, no sucede. El pacto social es letra muerta, si solo una de las partes honra su compromiso eso sería al revés. -Paul se detiene; todos sabemos que, con ello, el Mariscal prepara su mutis platicado -dice- en el caso de la evidente abdicación, por parte de los Municipios en favor de sus Gobiernos Estatales, y de este último en aras del Gobierno Federal, por el motivo que ustedes quieran, amigos del Think Tank, el resultado siempre será la “impunidad” impunidad para quienes delinquen- Hindenburg toma aire y cierra -pero lo más grave viene siendo … la total indefensión de la sociedad! ello siempre empuja a los pobladores a organizar sus propios esquemas de seguridad. La explicación es simple –dice Hindenburg –pero, esto es organizarse y armarse para reducir o evitar el crimen: ¿es moralmente aceptable? (aclarando que digo MORAL como un valor axiológico, no religioso) ¿es justo para quienes? ¿cumplen su parte, mientras los otros no realizan su tarea? ¿es legal? – acá Paul von Hindenburg despliega un hilo de sarcasmo al decir -tiemblo de solo pensar en las respuestas ¿ustedes no? pregunta a los de la mesa. Paul von Hindenburg sale del taller de ideas.
Me tocó concluir; lo cierto es que esas mantas de advertencia lograron mejores resultados que policías mal uniformados y obesos paseando por las calles; Oaxaca una tierra pletórica de emociones y carácter.
Ultimo patrullaje. – bendecido agosto.
Balazo al aire. – cuando el sentido común puede más que la gastadera de recursos.
Greguería. – un Indicador Político es un bastón para el ciego ávido de información
Oxímoron. – la parte más seca de la lluvia,
Haiku. – vivo en tu sonrisa.
                     Prisa de verte;
                     ansia de besar tu piel.