Frenón económico y cae el empleo

0
78
  • El IGAE se contrajo 1.6%
  • Se perdieron 544 mil personas
  • Perspectivas del PIB con revisiones a la baja

Los recientes indicadores que se han publicado sobre el comportamiento de la economía mexicana, representan un frenon o desaceleración de esta actividad a escala nacional, marcando la caída del rebote que se venia dando, como producto del empuje de la economía estadounidense; cambiando las perspectivas positivas del PIB al cierre de este año.

Los datos del último informe que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) respecto de la economía durante agosto no dejan lugar a dudas, que entramos en una etapa de desaceleración, como lo muestra el retroceso de 1.6% (1) en el Índice Global de Actividad Económica (IGAE) de agosto respecto a julio; son pésimas noticias para el desarrollo económico de nuestro país.

Asimismo, el INEGI dio a conocer la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), en la cual se destaca que en septiembre hubo una contracción de la población ocupada, donde se perdieron 544 mil empleos; ello como producto de la fuerte contracción económica (2), especialmente en el sector servicios y por los cambios en el tipo de subcontratación >outsourcing<.

El número de ocupados en México reportó una caída en septiembre, por segundo mes consecutivo, ante la aceleración en los casos de COVID-19 que afectó a empresas del sector servicios y a la actividad informal. De acuerdo con la ENOE, el número de trabajadores disminuyó en 544 mil 350 en el noveno mes, a 55 millones 117 mil, desde los 55 millones 661 mil de agosto.

El frenón económico y la fuerte caída en el empleo, son muy malas noticias para México, especialmente en esta coyuntura tan complicada y más aún, cuando observamos la medición del INEGI de la inflación al 15 de octubre del año en curso, la ubico en 6.12%, poco más del donde del nivel fijado por el Banco de México, con una marcada tendencia al alza, debido fundamentalmente al incremento de los energéticos.

 

Con base a los datos del INEGI, durante la primera quincena de octubre 2021, tenemos:

  • La tasa anual de inflación fue de 6.12%.
  • El semáforo nacional de inflación está en rojo.
  • La inflación anual continúa por encima del objetivo de Banxico y su rango de variabilidad de 3% +/- 1%. El dato de la inflación en la primera quincena de octubre estuvo ligeramente arriba del consenso del mercado de 6.1%. La trayectoria de la inflación subyacente es muy preocupante, no muestra reacción a los 3 incrementos consecutivos de la tasa de referencia por parte de Banxico.
  • La inflación general y subyacente sumaron 15 quincenas arriba del límite superior de 4% del Banco de México.

La inflación que estamos enfrentando, se debe fundamentalmente al cambio en los patrones de consumo que trajo la pandemia y que se está reflejando en un incremento de precios y servicios, que no se revertirá en el corto plazo, se incorpora como un fenómeno estructural de la economía mexicana; por lo menos estará presente hasta finales del 2022 o durante el primer semestre del 2023. Por estas razones, los expertos la identifican, como: “Inflación Pandémica”.

Es de la mayor importancia destacar, que la inflación es una enfermedad social y golpea todos por igual >independientemente del nivel socio-económico, que se pertenece<, causando la pérdida significativa del poder adquisitivo, especialmente los más pobres, con insuficiencia de ingresos familiares.

La tasa anual del gas LP fue de 25.65%, mayor que el periodo anterior, por lo que, junto con la electricidad y las gasolinas, son los principales detonadores de la inflación, en los precios de alimentos básicos; este es un fenómeno global, que se presenta en Estados Unidos, la Unión Europea y Asia.

Por otra parte, el IGAE de agosto respecto a julio, tiene una contracción general del 1.6% de la actividad económica, donde el sector terciario o de servicios, muestra una caída del – 2.5% a tasa anual; lo que también empeoró la situación del mercado laboral, asociado también a efectos de la pandemia, por el reforzamiento de la distancia social y las restricciones a los establecimientos comerciales.

Lo anteriormente expuesto, muestra adicionalmente los efectos del cambio a la legislación laboral, con respecto al esquema del outsourcing, que se ha reflejado en perdida de empleos formales y un fortalecimiento de la informalidad, con puestos volátiles y de menor calidad, ya que la mayor parte >el 80%< son de un salario mínimo. La mayoría de los puestos de trabajo que se perdieron fueron informales, con 405 mil, mientras que los empleos formales sumaron 139 mil.

A todos estos factores nacionales que han provocado el frenón económico y la caída del empleo, habría que sumar las complicaciones y cuellos de botella, que, por efectos de la pandemia, ha causado desarticulación y escasez, en las cadenas de valor, a escala global; como, por ejemplo, la producción de automóviles, ha disminuido por la falta de materias primas y semiconductores >chips<así como en aparatos electrónicos, láminas de acero, manufacturas de vidrio, aluminio, entre muchas otras.

Pese a los avances en la vacunación, solo el 42% de la población tiene el esquema completo y el 55% al menos una dosis >sin tomar en cuenta el importante sector, de 5 a 12 años<, por lo que se mantiene el riesgo de un incremento significativo en los contagios, con sus implicaciones negativas para la actividad económica

Con toda esta información, sustentada en indicadores sobre el desempeño económico y la inflación, resulta obligado hacer revisiones de las perspectivas de crecimiento del PIB al cierre de este año, que según la Secretaria de Hacienda y Crédito Publico (SHCP) la ubica en 6.3%; que representa, a estas alturas, un escenario optimista.

Estas son muy malas noticias para la economía nacional y los mexicanos:

  • Un frenón económico
  • Perdidas de empleo
  • Inflación de 6.12% y la subyacente al alza

Ante estos problemas nacionales, que deberíamos estar analizando y discutiendo, el presidente López Obrador, persiste en su estrategia de polarizar, descalificar desde las mañaneras a instituciones, empresarios, periodistas o intelectuales; tendiendo cortinas de humo y tratando de apagar las criticas >aunque estén sustentadas en datos<, mostrando su rostro real, de un hombre autoritario, enojado y que siempre esta viendo al pasado.

No le importa en futuro ni los mexicanos.

Coordinador de investigaciones políticas de La Crisis, Zona Cero e Indicador Político

rabascal51@hotmail.com

@rabascal

Notas:

  1. Lo que significa, que la economía mexicana tuvo en agosto su mayor caída desde mayo de 2020.
  2. Registrando en agosto su mayor caída en 15 meses.