Los riesgos de la reforma eléctrica

0
74
  • EU: más contaminación y costos más altos
  • UE: peligran inversiones
  • Coparmex: demandas por el T-MEC

La reforma constitucional para el sector eléctrico enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador a la Cámara de Diputados, pretende convertir a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), en un monopolio en el despacho >compra<, distribución y comercialización de la energía eléctrica, además desaparece a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) e incorpora a la estructura de la CFE al Centro Nacional de Control de energía (Cenace); de esta manera el gobierno es juez y parte, cambiando radicalmente las reglas del juego.

Hay que destacar que entre los artículos de la iniciativa se presentan varias contradicciones (1) y redacción poco clara, alejada de las sanas practicas legislativas, las cifras de la producción energética no son consistentes, pero determina el control de la CFE en el 54% de la producción >cuando actual sólo genera el 38%< y deja el 46% del mercado a los privados; pero en los transitorios dice que dará por terminados todos los permisos y contratos que están vigentes actualmente.

Asunto que, en la comparecencia para la glosa del informe de gobierno en San Lázaro, Manuel Bartlett, director general de la CFE, afirmó enfáticamente:

  • “Que, de aprobarse la reforma, daría por terminados inmediatamente los permisos y contratos, sin el pago de ninguna indemnización”

Dejando muy claro, que la administración del presidente López Obrador, no sólo esta cambiando las reglas del juego, sino esta violando los tratados de libre comercio que ha firmado el gobierno mexicano, así como acuerdos internacionales; asuntos que prendieron las alertas globales y nacionales, por lo que las reacciones no se hicieron esperar.

 

1.- EU: más contaminación y costos más altos

Un estudio elaborado por el Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL, por sus siglas en inglés) del Departamento de Energía, de Estados Unidos (EU), estima que las reformas en materia energética propuestas por el presidente Andrés Manuel López Obrador pondrían en peligro los compromisos realizados por México para combatir el cambio climático en el Acuerdo de París.

El análisis técnico estadounidense, afirma que hay un riesgo de que se incrementen las emisiones de carbono de México se dispararía hasta en un 65% y los costos de la electricidad también podrían aumentar hasta en 54%, si el país aprueba las reformas que otorgan al estado un mayor control sobre el mercado eléctrico, es decir, la contrarreforma constitucional planteada por el presidente Andrés Manuel López Obrador para modificar los artículos 25, 27 y 28 de la Carta Magna, según el (NREL) del Departamento de Energía estadounidense.

El cambio propuesto por el gobierno en la constitución para otorgar a la CFE una mayor participación en el mercado energético, imponiendo nuevas reglas, acotado de parques solares y eólicos de México, ya que no se respetaría el orden de prelación para la compra de energía, con base al menor costo, considera el análisis.

Lo anterior, según la investigación del Laboratorio Nacional de Energía Renovable, «Aumentaría las emisiones de carbono entre un 26% y un 65%, al tiempo que aumentaría los costos de generación de electricidad entre un 32% y un 54%».

De acuerdo con el documento, al que tuvo acceso Bloomberg News, la reforma tiene el potencial de distorsionar el principio de despacho económico de la energía >ya que se dará prioridad a las plantas de la CFE sin importar sus costos< aumentando los gastos de producción >ya que la mayoría de las plantas de la CFE queman combustóleo y carbón< y amenazando los compromisos de cambio climático a los que se ha comprometido el país.

En todos los escenarios modelados por los analistas del departamento de Energía de EU, las emisiones de gases de efecto invernadero «aumentaran significativamente», así como, estos cambios también podrían aumentar la probabilidad de cortes de energía entre un 8% y un 35%, plantea el NREL.

Vale la pena destacar, que la investigación se llevó a cabo en nombre de 21 Century Power Partnership, una iniciativa de la agencia de Energía Limpia, utilizando los datos de generación desde septiembre de 2020 hasta agosto de 2021, incluida la carga, la combinación de capacidad de generación e información meteorológica para el sistema eléctrico mexicano; además, considerando los costos de producción, las emisiones y la confiabilidad del sistema para generar varios escenarios bajo las reformas propuestas.

El estudio del Laboratorio Nacional de Energía Renovable también estima que las reformas pondrían en peligro los compromisos realizados por México para combatir el cambio climático en el Acuerdo de Paris (2).

Por su parte, la CFE  reitera que la reforma no forzará a los productores privados a salir >aunque el la reforma dice lo contrario<, que sólo servirá para nivelar el campo de juego, a pesar de que de manera explícita los generadores privados sólo podrán despachar el 46% de la demanda y tendrán que venderla a la empresa estatal >bajo nuevas reglas y condiciones que impondrá el gobierno federal<  que nuevamente se integrará de manera vertical, absorbiendo al gestor de la transmisión, el Cenace, y con un regulador como la Comisión Reguladora de Energía nuevamente dependiente de la Secretaría de Energía (Sener).

En términos reales, la reforma propuesta a principios del pasado mes de octubre cancelaría los permisos de generación de electricidad existentes y daría prioridad a las antiguas centrales hidroeléctricas de CFE, seguidas de sus centrales nucleares y de gas, que también queman combustóleo, así como carbón; por lo que la energía del sector privado ocuparía un lugar más bajo en la lista, con proyectos eólicos y solares renovables cerca de la parte inferior, superando sólo a la generación a gas y carbón de proveedores no estatales.

Lo real, es que la administración del presidente López Obrador >en los hechos< no respeta el cambio climático ni el Estado de derecho, que se ha comprometido en el T-MEC, con la Unión Europea y con los países del pacifico.

 

2.- Preocupa a escala global reforma energética de México

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), a través de su presidente, José Medina Mora, afirma que la aprobación de la reforma eléctrica en los términos planteados por el Ejecutivo Federal terminará en demandas por parte de empresas privadas, sobre todo de Estados Unidos y Canadá, que ya advirtieron planes de hacerlo si el Gobierno mexicano no cumple con lo estipulado en el T-MEC; estrategia a la que se sumaran otros países con tratados de libre comercio.

Destacaron, que el T-MEC obliga a indemnizar a las empresas socias de Estados Unidos y Canadá, como lo han afirmado en varias instancias oficiales, como el Congreso, el Departamento de Estado y Energía de Estados Unidos, así como la American Chamber of Commerce; es decir, las empresas privadas nos han manifestado que demandarán y van a ganar esas demandas.

En este mismo sentido, el líder de la cúpula patronal afirmó que “entre las múltiples repercusiones” de la propuesta, destaca el aumento en costos que representará para el sector productivo nacional y el aumento de las tarifas eléctricas.

Por otra parte, la senadora del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Claudia Ruiz Massieu, realizó varias declaraciones sobre este tema, que vale la pena destacar:

  • Los mexicanos no necesitan la iniciativa de reforma eléctrica de AMLO
  • Si bien algunas empresas podrán absorber de inicio los costos
  • Otras tendrán que trasladarlo al precio final del consumidor
  • Muchas de ellas, seguramente dejarán de invertir y se moverán a otros destinos

La senadora Ruiz Massieu, cito el ejemplo de la planta Tesla, ante el panorama en el sector eléctrico en México, en lugar de invertir en nuestro país, decidió hacerlo en Texas, EU.

Muchos de los empresarios y expertos aseguran, que de aprobarse en el Congreso la reforma eléctrica, que de “facto” es un monopolio, con lo que se estaría dando, es una especie de “expropiación intrínseca” a las inversiones que se han realizado desde 1992 y con otro fuerte impulso, en 2013, con la reforma de Peña Nieto; pero hay que recordar que el director de la CFE, afirmo, “que cancelarían todos los contratos y no pagarían, nada”.

La priista comentó, que de los 12 mil megawatts de capacidad instalada desde que se abrió el sector, 7 mil son para generación eólica y 5 mil para solar.

En este mismo sentido, el CCE estima que son 44 mil millones de dólares en inversiones los que están comprometidos, sólo amparados en el T-MEC.

La Coparmex plantea que han consultado a las empresas internacionales del sector eléctrico y han sido muy claras, no vamos a renegociar los contratos vigentes establecidos legalmente, de cambiar las condiciones, vamos a demandar, en las instancias competentes, que tiene previsto el T-MEC para estos casos de controversias.

El líder del sindicato de los empresarios comentó, que una de las principales estrategias del sector, es fomentar energías limpias y más baratas, a fin de garantizar tarifas eléctricas más bajas y la implementación de tecnologías amigables con el medio ambiente, como el sol o el viento, toda vez que la reforma eléctrica propone dividir el mercado de la electricidad en 54% para el Estado mexicano y 46% para las empresas privadas.

Agregó, que el gobierno de México va en contrasentido de la tendencia global de utilizar energías renovables para reducir las huellas de contaminación, y previó que se incrementen las tarifas de luz que pagan las empresas y hogares, por lo que advirtió que habrá empresas que abandonen el país o no decidan traer sus nuevas inversiones por falta de certidumbre y mercado competitivo.

Comentó, que vivimos en un entorno competitivo, de tal manera que si sube el costo >de la luz< para las empresas, unas podrán absorber estos costos, digamos el precio de los productos no se pueden subir sólo porque entra en ese mercado de competencia, de tal manera que habrá algunas empresas que con estos costos decidan ya no invertir en nuestro país.

 

3.- Preocupa a Unión Europea reforma energética de México

Una delegación del Parlamento Europeo se reunió con la presidenta del Senado, la morenista Olga Sánchez Cordero, y el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Ricardo Monreal, y en ese encuentro, el presidente de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea, el legislador italiano, Massimiliano Smeriglio, manifestó la enorme preocupación que hay en los países de la Unión Europea y empresarios de esas naciones por la reforma del sistema energético que impulsa el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El parlamentario europeo manifestó ante los lideres del Senado mexicano,

  • «Tengo que señalar, con el máximo respeto, los problemas que escuchan nuestras embajadas y que escuchan también las empresas europeas que han invertido en estos años en México, que es necesario discutir, profundizar y aclarar, porque nosotros también queremos entender qué va a suceder con la reforma del sistema energético, porque es un tema muy sensible para nuestros países y para la Unión Europea».

Los miembros del parlamento europeo, comentaron enfáticamente, que tenían un Acuerdo Global de la Unión Europea con México, así se definió, porque no es un acuerdo únicamente un acuerdo comercial, sino es un acuerdo global; un acuerdo económico, político, diplomático, con el propósito de poner en el centro de la discusión, estos temas que son prioritarios y estratégicos, sobre el cambio de reglas del juego y el respeto a los tratados internacionales vigentes.

Del autor: Coordinador de investigaciones políticas de La Crisis, Zona Zero e Indicador Político

rabascal51hotmail.com

@rafabascal

 

Notas:

  1. Además, vale la pena destacar, que la CFE y la secretaria de Energía (SE) dejaron de publicar cifras desde el 2018, por lo que no hay forma de verificar, lo planteado en la Iniciativa.
  2. Esperando que México refrende a ecualice su compromiso con el Cambio Climático, en la cumbre COP26 – ONU, en Glasgow, Escocia.