El dedo elector de AMLO

0
150
  • Se perfila la encuesta para elegir al candidato presidencial
  • Su opacidad debilidad de Morena
  • No todos los candidatos morenistas están de acuerdo con el método

De manera sorpresiva el presidente López Obrador abrió de manera clara y contundente el juego sucesorio entre algunos de sus colaboradores, Claudia Sheinbaum, Marcelo Ebrard, Tatiana Clouthier, Juan Ramón de la Fuente, Esteban Moctezuma; aunque después amplio la lista, en un guiño democrático y más bien estratégico; justificando este hecho político sin precedentes por los tiempos tan adelantados, planteando que, a diferencia del pasado, “ahora no habrá tapadismo” y los aspirantes estarán a la vista de todos.

A más de cinco meses del arranque de la sucesión presidencial, han surgido diversas teorías sobre los riesgos de la administración de López Obrador al adelantar tanto los tiempos y en una coyuntura tan compleja y crecientes crisis multisectoriales, afectando la gobernabilidad, así como los niveles de polarización; donde Morena se ha radicalizado en el Congreso, sacando la ley de Ingresos y el presupuesto de egresos para el 2022, sin ninguna modificación y sin aceptar ningún cambio de la oposición; tensando al máximo el enfrentamiento político con la coalición PAN-PRI-PRD, así como con MC.

Yo estoy convencido que AMLO es un político muy experimentado y que adelantó el juego sucesorio, para proteger a Claudia Sheinbaum, que enfrentaba la tragedia de la Línea 12 del Metro, con riesgos para ella y la perdida de la mitad de las alcandías, donde las encuestas mostraban una brutal caída en su popularidad y la aprobación de su gobierno (1); por lo que resultaba urgente intervenir desde Palacio Nacional, así como para tener el tiempo suficiente para construir su candidatura y fortalecer su posición.

Ricardo Monreal, líder de los senadores de Morena y quien preside la Junta de Coordinación Política en la Cámara alta, quien no fue nombrado en la lista de candidatos por López Obrador, con mucha habilidad se apuntó como candidato a la presidencia y muchos grupos se han ido adhiriendo a su postulación; imponiéndose como fuerte contendiente.

 

Resumen de percepciones y encuestas:

  1. Claudia Sheinbaum, es la preferida de AMLO para sucederlo y más aún, con la declaración de que ella representa la “continuidad”
  2. Marcelo Ebrard, es el plan B de AMLO por si en el largo trayecto se descarrila su plan A
  3. Ricardo Monreal, va por la libre, con una larga experiencia política y sabiendo que AMLO no confía en él, para la continuidad al pie de la letra de la estrategia de la 4T

En este lapso, el presidente López Obrador esta tratando de fortalecer su base dura >15 millones< ya que las elecciones del pasado junio le mostraron que los otros 15 millones que votaron por él en el 2018, ya estaban en contra de su gobierno, la CDMX fue su más doloroso ejemplo; iniciando una narrativa en contra y de desprestigio de las clases medias >aspiracionistas y egoístas<, de la UNAM, científicos, intelectuales, empresarios, medios de comunicación, periodistas, entre muchos otros.

 

Se perfila la encuesta para elegir al candidato presidencial

El presidente López Obrador ha propuesto desde La Mañanera, que sea a través de una encuesta que se elija quien será el candidato de Morena en la elección del 2024, afirmando de manera enfática que es un método democrático, por excelencia.

El mandatario consideró que todos los partidos políticos y no sólo Morena, deberían utilizar las encuestas, es un método, que evita las imposiciones, que le da oportunidad al pueblo de participar, el pueblo sabe quien es quien y que el pueblo decida; es la forma en que podemos evaluar el nivel de conocimiento de un político, la “fama” que tiene y si a los ciudadanos les gustaría que los representara.

Por su parte, Mario Delgado líder nacional de Morena, defiende el método de la encuesta para la elección de candidatos y que esta consignado como obligatorio en los estatutos partidarios >en el inciso A del artículo 44<, tratando de frenar a los inconformes con este mecanismo.

 

La opacidad de sus encuestas, debilita a Morena

Las encuestas en Morena a través de sus siete años de existencia, son el mecanismo por excelencia que ha utilizado para elegir candidatos >presidencia, gobernadores y alcaldes< y también a su dirigencia nacional, pero sus resultados en la mayoría de los casos, han dejado inconformes, que han alegado, simulación, imposiciones, fraudes y violaciones a sus derechos políticos.

Es el dedo de AMLO, que utiliza a los órganos de Morena, como el quiere, imponiendo a sus candidatos, independientemente de los méritos partidarios o personales.

Poe ejemplo, en las pasadas elecciones se hicieron 15 encuestas para elegir sus candidatos a las 15 gubernaturas, se generaron 34 quejas de morenistas por violaciones a sus derechos políticos y partidarios, ante Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), lo que muestra el enorme potencial de divisiones internas y fracturas. Morena, reservó el contenido de las 15 encuestas para definir sus candidatos a gobernador.

Las encuestas que utiliza Morena para definir sus candidatos, son realizadas en casa, por medio de la Comisión Nacional de Encuestas (CNE), integrada por la economista Ivonne Cisneros, el escritor Pedro Miguel y el exintegrante de la Secretaría de Organización de Morena, Rogelio Valdespino Luna; quienes se encargan del diseño, metodología, levantamiento, procesamiento y publicación de sus resultados.

Pero la CNE de Morena, se niega a dar información sobre:

  • Elección de los participantes
  • Preguntas
  • Metodología
  • Muestra
  • Lugares de levantamiento

 

No hay ninguna legitimidad en las encuestas de Morena, es evidente su opacidad y es un juego perverso, donde el “dueño” de Morena, disfraza su voluntad.

 

No todos los candidatos morenistas están de acuerdo con el método

El senador Ricardo Monreal ha declarado en diversos foros, que él va a impulsar en los estatutos de Morena, que la elección de candidatos a puestos de elección popular, sea por la elección interna de sus militantes, como lo tiene el PAN o el PRI, con algunas modalidades; es el método de elección interna, que garantiza la representación y legitimidad del candidato.

Muchos morenistas apoyan el cambio de encuesta a elección interna para designar al candidato ganador, con mayor legitimidad, transparencia y evita designaciones, así como divisiones o rompimientos.

Según Monreal, la base fundamental de cualquier gobierno y partido democrático es la designación de candidatos a puestos de elección popular; por eso, Morena tiene que cuidar que la contienda interna se lleve a cabo de manera transparente y que deje satisfechos a todos los aspirantes, a fin de evitar cualquier división o ruptura.

Es de la mayor importancia, establecer reglas claras y explicitas para elección de candidatos a puestos de elección popular en Morena, vía elección interna, con el propósito de que no haya pretexto de fugas, de divisiones y de deserciones; en este mecanismo, radica la garantía de unidad del movimiento.

Coordinador de investigaciones políticas de La Crisis, Zona Zero e Indicador Político

rabascal51@hotmail.com

@rabascal

Notas:

  1. En una encuesta de El Financiero, mostraba que Claudia Sheinbaum perdió entre mayo y junio 22%, por el colapso de la Línea 12 del Metro y al haber perdido 9 de las 16 alcaidías en la CDMX, por parte de la alianza opositora.