López Obrador rechaza versiones de que su gobierno esté militarizando al país

0
125
  • Aseguró que las acciones que ha llevado a cabo el Ejército se han realizado sin violaciones a los derechos humanos
  • No se ha ordenado a fuerzas armadas que hagan la guerra a nadie, que vigilen u opriman a la sociedad, insistió.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que las acusaciones sobre que está militarizando al país «carecen de toda lógica» y afirmó que las Fuerzas Armadas «son pueblo uniformado».

«Las acusaciones de que estamos militarizando al país carecen de toda lógica y de la más elemental buena fe. No se ha ordenado a fuerzas armadas que hagan la guerra a nadie, que vigilen u opriman a la sociedad, que coarten a libertades y mucho menos que se involucren en acciones represoras», dijo el mandatario.

López Obrador aseguró que las acciones que ha llevado a cabo el Ejército se han realizado sin violaciones a los derechos humanos, sin el involucramiento en masacres, sin cometer torturas ni desapariciones forzadas.

«Como ocurría antes. Ya no aplica el: mátalos en caliente», zanjó.

Destacó que tanto los soldados como los marinos han ayudado en los desastres naturales como inundaciones, temblores y han sido claves en el desarrollo el bienestar y la paz «es refrendo de libertad y pueblo».

Apuntó a que las Fuerzas Armadas únicamente han trabajado por lealtad a la ciudadanía y al Estado, así como para evitar que siga la desconfianza, la cual se generó «por decisiones erróneas y perversas» de gobiernos anteriores.

Recordó que el Ejército nació en la Revolución Mexicana y por ello afirmó que no es un grupo de élite «no pertenece a la oligarquía» y afirmó que al surgir del pueblo, las fuerzas armadas «son pueblo uniformado».

El presidente informó que pese a la violencia, él seguirá atendiendo las causas sociales y económicas que son las que causan los problemas de violencia.

Sentenció que para él es muy importante el desarrollo de los jóvenes, por eso la implementación de programas del bienestar para evitar que éstos se unan a las filas de los grupos criminales, de la mano con el gabinete de seguridad.