Corrupción en México sigue en aumento; policía es la peor evaluada

0
242
  • Los actos de corrupción han aumentado en 25 de las 32 entidades en el periodo analizado, siendo Durango, la Ciudad de México y el Edomex los de mayor índice.
  • La institución peor calificada es la Policía, sólo 20.6 por ciento de las personas que han sufrido algún acto de corrupción.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, el monto pagado en 2019 por las personas mayores de 18 años que fueron víctimas de corrupción al realizar pagos, trámites o solicitudes de servicios públicos ascendió a 12 mil 770 millones de pesos.

Es decir, las cifras del Inegi, establecen que el impacto de este delito en los bolsillos de la ciudadanía aumentó 68% en tres años.

Además, entre 2013 y 2019 la cifra de víctimas de corrupción aumentó de 12 a 16 por cada 100 habitantes. En promedio, actualmente a las personas, este problema les cuenta 3 mil 822 pesos por afectado, cuando en 2017 dicha cifra fue de 2 mil 273 pesos.

Además, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental del Inegi, entre 2013 y 2019 la cifra de víctimas de corrupción aumentó de 12 a 16 por cada 100 habitantes.

Los actos de corrupción han aumentado en 25 de las 32 entidades en el periodo analizado, siendo Durango, la Ciudad de México y el Estado de México los que tienen la mayor prevalencia de corrupción en el país para 2019. Es decir, un ciudadano de estos estados enfrenta el doble de probabilidad de ser víctima de soborno que en Nuevo León y el triple de probabilidades que en Colima o Zacatecas, entidades con las menores prevalencias a nivel nacional.

El instituto define corrupción como “el acto de abuso de poder público para beneficio personal. Sus manifestaciones incluyen soborno, apropiación o robo de bienes públicos, extorsión en procesos de contratos, licitaciones e impuestos”.

El Inegi califica el soborno como el principal indicador para medir la corrupción ya que implica la solicitud o recepción de dinero o dádivas a cambio de hacer algo “justo o injusto” relacionado con sus funciones.

La institución sólo detectó 7 estados donde la corrupción en 2019 fue menor que en 2013, en todos los demás aumentó. Destaca el caso de Durango donde pasó de 7.6 víctimas por cada 100 habitantes en 2013 a 25.4 en 2019.

En los distintos niveles de gobierno la incidencia de la corrupción también varía. Los gobiernos estatales son los más corruptos con 22.3 por ciento de víctimas en 2019, le siguen los gobiernos municipales con 15.6 por ciento y el gobierno federal con 2.1 por ciento.

El sector económico que es víctima de estos delitos con mayor frecuencia es la industria, le siguen los servicios y, al final, el comercio. En total, el soborno le cuesta a las personas cerca de 12 mil 770 pesos.

En cuanto al costo no contable, es decir, la pérdida de confianza en las instituciones públicas, el Inegi encontró que esta disminuye radicalmente una vez que alguien fue víctima de corrupción ante alguna autoridad.

La institución peor calificada es la Policía, sólo 20.6 por ciento de las personas que han sufrido algún acto de corrupción confía en los agentes de seguridad pública. Con los jueces es el 28.8 por ciento, con los Ministerios públicos es el 23.7 por ciento y, finalmente, con los servidores públicos, la cifra sube a 32.5 por ciento.