Por orden de Putin, inicia la invasión de Rusia en territorio de Ucrania

0
235
Rusia, Ucrania
  • Luego de semanas de amenazas, este jueves el presidente ruso, Vladimir Putin ordenó el inicio de una operación militar en territorio Ucraniano

El presidente ruso, Vladimir Putin, anunció al amanecer de Moscú el inicio de la operación militar en territorio de Ucrania, con el objetivo de “proteger” a los grupos separatistas de Donetsk y Lugansk que buscan emanciparse y eventualmente ser absorbidos por Rusia, en una operación que afectaría gravemente a Ucrania y sería un golpe en la mesa para mostrar a Occidente el poderío de Rusia.

«He tomado la decisión de una operación militar», declaró Putin en un inesperado mensaje donde se atrevió a solicitar a los militares ucranianos a «deponer las armas», que se encuentran en una visible inferioridad. También advirtió represalias a los países extranjeros que interfieran con esta operación.

Putin argumenta que su gobierno se esforzará «por la desmilitarización y la desnazificación de Ucrania y de llevar ante la justicia a quienes cometieron crímenes sangrientos contra civiles, incluidos ciudadanos de la Federación Rusa».

También alardeó que con el poderío militar que tiene Rusia, «ningún potencial agresor debería tener dudas de que será derrotado por completo. En cuanto a la esfera militar, la Rusia moderna, incluso después del colapso de la Unión Soviética y la pérdida de una parte significativa de su potencial nuclear, es hoy una de las potencias nucleares más poderosas y no permitirá que Ucrania tenga armas nucleares”.

El presidente ruso aseguró que la Federación Rusa no solo planea ocupar territorios ucranianos, sino que ejercitarán “una acción decisiva de Rusia».

Ucrania restringe espacio aéreo

“Los vuelos de aviones civiles a los aeropuertos de Kiev, Dnipro, Lvov, Simferopol y Odessa están limitados debido a un peligro potencial para la aviación civil», informó la autoridad ucraniana, advirtiendo que entrar en espacio aéreo ucraniano implica peligros en las rutas o en alguno de estos destinos en particular.

Por su parte, el gobierno ruso prohibió desde la noche del jueves que la aviación civil vuele por las fronteras nororientales de Ucrania.

Horas previas al anuncio, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, aseguró que Rusia tenía todo listo para lanzar una invasión a Ucrania. “todo parece estar preparado para que Rusia lleve a cabo una gran agresión contra Ucrania», tan pronto como esta noche.

Y aseguró que aunque «Rusia situó sus fuerzas en el punto final de preparación a lo largo de las fronteras de Ucrania», con una esperanza desesperada de poder evitar “una gran agresión».

Desde esta noche, se escucharon dos potentes explosiones en el centro de la capital ucraniana, Kiev, poco después del anuncio de Putin. Lo mismo ocurrió en la ciudad portuaria de Mariupol, la principal urbe controlada por Kiev cerca de la línea del frente en el este del país.

Parlamento de Ucrania decreta emergencia nacional

Horas antes, el Parlamento ucraniano declaró el estado de emergencia nacional, ante la amenaza de una invasión rusa, tras una medida propuesta por el presidente Volodimir Zelenski. «La situación es difícil, pero permanece bajo nuestro control», aseguró el secretario ucraniano de Seguridad y Defensa, Oleksiy Danilov.

Esta declaratoria tenía la intención de permitir a las autoridades regionales reforzar las medidas de seguridad, imponiendo controles de identidad más estrictos. Aunque no se aplicará en los territorios de Donetsk y Lugansk, reconocidas unilateralmente por Rusia como repúblicas independientes.

Secretario de la ONU intentó detener a Putin

También el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, envió un mensaje directo al presidente Putin desde el Consejo de Seguridad de la ONU, para «impedir que sus tropas ataquen a Ucrania».

La responsable para Asuntos Políticos de la ONU, Rosemary DiCarlo, había advertido el «cierre del espacio aéreo» en la frontera entre ambos países y que había presencia de «columnas militares rumbo a Ucrania», aunque aceptó que los datos precisos no pudieron ser verificados por la ONU.