Que también renuncie la dirigencia del PAN

0
32

Tiene razón el panista Martín Orozco Sandoval (Gobernador de Aguascalientes), Marko Cortés Mendoza debe renunciar a la presidencia nacional del Partido Acción Nacional (PAN), “por dignidad”, lo cual también se puede traducir en tener ‘tantita vergüenza’.

Porque perdió las elecciones de gubernatura en tres de las cuatro entidades federativas que este año la renuevan: Durango, Tamaulipas y Quintana Roo, donde cogobierna con el PRD.

El PAN solamente retuvo precisamente Aguascalientes, cuyo gobernador, por cierto, traía (o trae aún) la más alta aceptación de los gobernadores de las seis entidades: Martincito.

En las elecciones la apuesta de los partidos políticos no debería ser nada más “retener”, sino ganar todos los espacios en juego. Trazarse metas de “carros completos” aun cuando en estos tiempos la misma competitividad las imposibilita, pero aproxima.

Ahí está Morena, su dirigente nacional, Mario Delgado Carrillo, habló de “carro completo”; no lo consiguió, pero se llevó cuatro de seis y con resultados contundentes.

Pero los aliados de “Va por México”, ni juntos ni separados pudieron dar una batalla llena de gloria, si no de “carro completo” por lo menos en cuanto a votaciones que le pisaran los talones a los más cercanos competidores.

Solamente en Durango y Aguascalientes dieron la pelea. Bueno, también en Tamaulipas, pero no les alcanzó para ganar con César Verástegui; ganó Américo Villareal de la coalición Morena Morena-PT-PVEM con más de 80 mil votos de diferencias.

En fin, vean los resultados del PAN en las seis entidades federativas donde el 5 de junio hubo elecciones de gubernatura:

ENTIDAD VOTACIÓN PAN PORCENTAJE EN PREP
Aguascalientes 199,395 42.9773%
Durango 100,158 16.1995%
Hidalgo 57,569 5.4259%
Oaxaca 42,616 3.7729%
Quintana Roo 59,982 12.0682%
Tamaulipas 543,129 38.1937%

En Oaxaca el PAN compitió solo, y en Quintana Roo fue en alianza con el PRD y con un partido político local; en las otras cuatro entidades federativas, Acción Nacional contendió en la coalición “Va por México”.

Por eso tiene razón Martín Orozco al declarar lo siguiente en sendas entrevistas en el diario Reforma y en W-Radio:

“El pronóstico que hizo Marko se cumplió; en efecto, se gana Durango, una más de lo que dijo, pero de todos modos es una chinga porque son dos de cuatro.” 

“Nos cuesta cada día más trabajo dar a la ciudadanía una idea clara del PAN. Marko no ha hecho nada por buscar alianzas dentro del partido antes de buscarlas por fuera. Hay un problema de dirigencia y de estrategia en el PAN.” 

Clarísimo.

ESTRATEGIA, ESTRUCTURA Y MEMBRESÍA 

Además de las razones del gobernador de Aguascalientes, es evidente que al PAN le hace falta estrategia electoral empezando por la estructura y la membresía en las entidades federativas. El partido no ha trabajado al respecto.

Incluso, el panismo está profundamente dividido en algunas de éstas, por ejemplo en Oaxaca, donde la militancia se fracturó más a partir de las elecciones municipales de 2021, sobre todo porque en la capital oaxaqueña el PAN fue en candidatura común con el PRI con un cuadro priista y el voto del panismo no se reflejó en el resultado a favor de ésta. 

Poco después, la aspirante panista a la presidencia municipal, Alejandra García Morlan, dimitió a las filas del albiazul para aceptar la candidatura de Movimiento Ciudadano a la gubernatura de Oaxaca.

Y de nuevo tiene razón Martín Orozco: “Hay un problema de dirigencia y de estrategia en el PAN.” 

Y no solo a nivel de dirigencia nacional, sino también en las entidades federativas. Aunque va junto con pegado.

Sin embargo, la mayor responsabilidad recae en los órganos nacionales del PAN, que al final de cuentas avalan decisiones locales o de plano, sin oír a los panistas de cada estado, hacen acuerdos cupulares sobre candidaturas y dirigencias estatales.

En fin, como dio a entender Martín Orozco, si Marko Cortés se aferra a continuar al frente del Comité Ejecutivo Nacional del PAN, por lo menos que tome en cuenta a los cuadros internos, “no cuates”, para revisar las estrategias rumbo al 2024.

Considerando que en 2024 hay elecciones a la Presidencia de la República y para renovar las cámaras del Congreso de la Unión, y que serán concurrentes con comicios locales para elegir casi la mitad de gubernaturas del país, congresos locales y ayuntamientos.

Ah, en la ruta electoral antes están las elecciones locales de Coahuila y el Estado de México para gobernador o gobernadora.

Correo: rosyrama@hotmail.com