La UE dice sí a Ucrania y a Moldavia

0
34

Fumata blanca de la Unión Europea (UE) en una sesión histórica para aprobar –por unanimidad– el estatus de Ucrania y de Moldavia como países candidatos para ingresar en el club comunitario. Puede quedar en algo meramente simbólico, al menos en el caso de Ucrania, porque su destino en medio de una invasión bélica es incierto como lo es su desenlace.

Por el momento, Georgia que también formó parte del territorio ruso hace unos años, desde 1991 es un país independiente y no ha conseguido tal estatus a pesar de llevar años insistiendo en su entrada en la UE.

Para el grupo de los Veintisiete, a Georgia le hace falta un largo recorrido de reformas para conseguir el estatus de candidato; ahora que lo han obtenido Ucrania y Moldavia se iniciarán una serie de negociaciones para que ambos países lleven a cabo reformas y transformaciones no solo en sus instituciones, sino también en sus políticas de Estado, para armonizarlas con los estándares de la UE.

Había júbilo en Bruselas porque el consenso entre todos los líderes de los países miembros –a pesar de las clásicas diferencias imperantes y tradicionales– fue unánime y antepuso a sus intereses, la necesidad de enviar un mensaje de coordinación, de unidad y de sentido de responsabilidad ante la amenaza que representa Rusia.

Para Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, es un “histórico acuerdo y una histórica decisión” lo dijo sonriente consciente del papel relevantísimo que la UE jugará en los próximos años para vender el proyecto europeo a favor de la democracia y de la defensa de valores esenciales como la libertad de expresión y la protección de los derechos humanos. Sabe que es el momento de que haya más Europa, de reposicionar y revitalizar, la unidad europea como un eje no solo de supervivencia futura, sino de modelo de sociedad.

En Ucrania hay una invasión militar y lo que está en juego no solo en el presente, sino en el futuro, son dos modelos de sociedad equidistantes: los regímenes como el chino, el ruso y ya en el extremo el norcoreano, contra los valores democráticos esgrimidos por Europa, Estados Unidos, Canadá y otros países.

La guerra lo ha cambiado todo, es un revulsivo. Esa amenaza, desde el Kremlin, ha hecho que los europeos tomen decisiones que en otro contexto no habrían sido posibles; por ejemplo, que en el día 120 de la invasión, el Consejo Europeo conceda el estatus de país candidato a una nación que está siendo atacada militarmente con un ejército ruso controlando el 20% de su territorio.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, tuiteó en su cuenta que “es un buen día” y habló de cómo estos tres países se acercan a la familia europea.

Y es que no hay nada mejor que Ucrania quiera ser más europea que nunca como lo anhelan Moldavia o Georgia o muchos otros países que consideran la pertenencia una oportunidad.

Ucrania lleva desde 2014 intentando acercamientos de asociación y de cooperación con la UE que se quedaron inconclusos de firmar; ya desde entonces se planteó en la mesa las intenciones de ser un país miembro.

A lo largo de estos años, desde el seno de Bruselas, fueron señalados una serie de elementos óbices para Ucrania como la corrupción, la consolidación de la democracia, los derechos humanos, la libertad de prensa y el poder de su oligarquía.

Ahora mismo, Volodímir Zelenski, presidente de Ucrania, pide una “adhesión rápida” un hecho que en sí mismo es una paradoja, ¿cómo podría la UE llevar un proceso fast track con un país invadido?

 

A COLACIÓN

Tampoco es un cheque en blanco esta concesión a Ucrania, no para una UE siempre condicionante y quisquillosa, muy seguramente en los próximos días pueda darse un nuevo acercamiento en los equipos negociadores para un alto al fuego entre ucranios y rusos con su retorno a negociar en territorio turco. Las pláticas están interrumpidas desde hace poco más de dos meses.

Para ingresar en el paraguas protector de la UE es necesario tener paz eso es imprescindible y Zelenski debe estar meditando con la ayuda de sus asesores cercanos qué es lo más conveniente para el futuro de los ucranios: aceptar en una mesa de negociación un estatuto especial para ese 20% del territorio dominado por los rusos, quizá una especie de autonomía a cambio de una paz, que le permita a su país ingresar a la UE y quedar ya bajo esa órbita de protección. ¿Qué es lo mejor para el futuro de los ucranios?

Eso sí hay que tener los pies de plomo porque pertenecer definitivamente a la UE no es un proceso fácil, rápido ni sencillo. Turquía tiene el estatus de país candidato para entrar en el club europeo desde 1999 y Croacia lo obtuvo en 2003 y diez años después, finalmente fue aceptado como flamante nuevo miembro. Y una reflexión: toda la destrucción causada por Rusia en Ucrania, su reconstrucción, podría salir del erario europeo con fondos creados especialmente desde Bruselas. La UE es muy valiente…

@claudialunapale