El avión jefe, el avión

0
241

Los caprichos se pagan caro y más si desde la idea hay imposiciones absurdas y cuando, a razón de que se cumplan, se contrata a personal insuficiente, ineficiente e ignorante.

Intencionalmente y como un acto desafiante y atentatorio se ha convertido al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en un serio problema de seguridad, administración y operación.

Por ello el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales ordenó a Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano entregar la información sobre los controladores aéreos que no cuentan con título o cédula profesional requerida para el desempeño de ciertas actividades aéreas.

Así de delicado. De igual forma se tendría que solicitar a Marina una explicación del por qué los uniformados reiteran las maletas del área de entrega a los pasajeros para retardar el proceso (hay videos que lo comprueban en redes sociales).

Hasta el momento el Seneam ha evitado  localizar la información acerca de los nombres de los empleados con niveles 772-773, que no cuentan con título profesional o cédula  y perciben un sueldo de 63 mil 810 pesos.

Mientras las autoridades cumplen su obligación de proporcionar la información, los riesgos para los pasajeros en el aire y los habitantes en tierra son altos.

El rediseño del espacio aéreo, las presiones sobre los improvisados controladores, los decretazos para habilitar como sea al aeropuerto Felipe Ángeles y las instrucciones de entorpecer las operaciones en la terminar aérea, eso y muchas cosas más, han determinado que para el mundo seamos considerados una zona de peligro, por ello nos devaluaron a Categoría Dos.

En estos días el aterrizaje y despegue de aeronaves en el AICM se complicaron debido a que una de las pistas estaba en malas condiciones. El presidente López Obrador considero “exagerado” que algunas personas -entre ellos pilotos- calificaran de “cráter” el bache y hoyo que se reportó en una de las pistas del AICM y que fue reparado la noche del pasado domingo. La saturación en salas de espera así como las aeronaves detenidas en pista era impresionante.

Las horas-hombre perdidas suman más la desgracia en que han subido a la aviación mexicana. Con esto evidentemente el turismo viene en decadencia. Muchas aeronaves fueron desviadas a Querétaro como solución alterna.

Las autoridades están orillando al extremo de provocar una tragedia para luego concluir que todo se debe a la corrupción pasada. Todo esto debe presentar una solución pronta pero también un deslinde de responsabilidades.

AMLO está terco en que su faraónica obra en Santa Lucía sea, como dijo, un ejemplo mundial. Pero casualmente al AIFA está sin terminar, ya con hundimientos y sin la infraestructura necesaria para operar.

Conductor del programa VaEnSerio mexiquensetv canal 34.2 izzi 135 mexiquense radio

@cramospadilla