Seis sobres bomba intranquilizadores en España

0
366

Si de algo sabe España es de terrorismo, que se lo pregunten a ETA y ha sido gracias a esta larga lucha por combatirlo que el país ibérico cuenta con un know how en materia de prevención del terrorismo. Por supuesto, no es infalible, recordemos el enorme daño en vidas humanas provocado por Al Qaeda, en los atentados del 11 de marzo de 2004.

Estos meses que el avispero mundial está muy agitado, no solo por la pandemia, sino fundamentalmente por la invasión de Rusia a Ucrania y el papel desarrollado por Estados Unidos en el conflicto, tal parece que cualquier cosa puede suceder  y en cualquier momento. Por supuesto, nada bueno.

No podemos obviar que la Unión Americana en  su liderazgo de la OTAN se ha erigido en  el principal suministrador de dinero, armas, apoyo logístico y de Inteligencia al gobierno  de Kiev.

Prácticamente se han puesto en la mira  mientras los estrategas militares calibran cómo terminará esta guerra a la que, al parecer le siguen quedando muchos meses por delante para nuestra desgracia y el sufrimiento de los ucranios que están padeciendo un asedio militar, sin agua, sin luz, sin calefacción, sin los suministros médicos acostumbrados y con escasos alimentos al alcance.

Quizá Occidente ya se ha olvidado de este dolor, porque la gente tiende  rápidamente a pasar de un asunto cotidiano a otro. Y mientras en Nueva York piensan en el árbol de Navidad, en Kiev lo hacen en su mañana siguiente.

Con el invierno ya encima y las temperaturas bajando, a mí me estremece el sufrimiento de los ucranios cuya vida es otra por culpa de un dictador ambicioso, imperialista y voraz.

Al mismo tiempo me parece que ni Estados Unidos, ni los países aliados, saldrán indemnes.  Esta guerra híbrida seguirá provocando mucho dolor, miedo, confusión e incertidumbre.

Las seis cartas bomba recibidas en distintos sitios en España resucitan el miedo de un atentado terrorista que pueda provocar importantes daños en vidas humanas.

Quizá lo más  llamativo sea que el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, no informó a las autoridades correspondientes ni al Congreso que el pasado 24 de noviembre llegó a Presidencia, en la Moncloa, un paquete bomba.

Ha sido revelado seis días después, luego de que otro paquete bomba fue recibido en la Embajada de Ucrania en Madrid  y dejó un trabajador herido en la sede diplomática.

Es decir, que sin este hecho, Moncloa no hubiese revelado dicha información. Llegado a este punto me pregunto si, ¿estos paquetes bomba se habrán recibido en otros países  que suministran ayuda a Ucrania? ¿Será el detonante?

 

A COLACIÓN

También el edificio de satélites de la base militar de Torrejón de Ardoz que comparte España con Estados Unidos recibió otro paquete bomba;  y en Zaragoza le pasó a la empresa Instalaza que, entre otras cosas, produce las granadas y lanzagranadas enviadas por España al ejército ucranio.

Para rematar, la Embajada de Estados Unidos en Madrid, también recibió otro paquete, un par de horas después, de que la sede del Ministerio de Defensa  desalojara su edificio por culpa de otro paquete bomba. Menuda casualidad de día: la ministra de Defensa, Margarita Robles, estaba en Odesa, Ucrania.

La Policía Nacional, la Guardia Civil, la Audiencia Nacional, los Tedax, el Ministerio del Interior y la Policía Científica buscan con minucia exhaustiva quién o quiénes están detrás de estas amenazas coordinadas. Si es un aviso, si está Rusia detrás lo que sería muy obvio (la propia Embajada de Rusia en España emitió un comunicado diciendo que no tiene nada que ver) o si es obra de un enfermo  mental de esos que el avispero siempre azuza.

@claudialunapale